Goat – “Requiem” (2016)

goat-requiem

Psychedelic Rock / Folk / Experimental

(Sub Pop Records)

 

Goat es una banda sueca que si bien es joven, han sabido ubicarse en lo más alto de la escena psicodélica mundial convirtiéndose así en uno de los proyectos más interesantes que nos ha brindado la industria musical en varios años.

En el 2012 publicaron su afamado “World Music”, un estallido de colores que dejo perplejo a muchos críticos y aficionados que simplemente no tenían palabras para describir tan buen álbum. The Guardian lo ubicó como uno de los mejores álbumes de ese año y colocó el nombre de la banda muy en alto para después publicar “Commune” en el 2014, dónde se mostraban más maduros pero siempre bajo ese sello y único sonido que combina los diferentes aromas de diferentes culturas y fusionarlas con el rock. Este 2016 nos presentan su “Requiem”, 63 minutos de pura perfección artística y sonora.

Al comenzar el álbum nos encontramos con “Union of Sun and Moon” y “I Sing In Silence”, dos canciones que van muy bien juntas y que nos muestran un paisaje casual y llamativo donde las guitarras y los vientos circulan muy bien por el ambiente creado por la percusión y los cantos. “Temples Rhythms” sigue como tercera pieza, una alabanza a los dioses tribales del folclore mundial, una pieza única en su clase que nos introduce en algún trance misterioso y ritualista del ayahuasca. “Alarms” y “Trouble In The Streets” continúan este maravilloso viaje en lo profundo de la historia humana, ofreciéndonos danzas exóticas y monolíticas que nos empujan hacía un abismo floral donde la botánica suelta su aroma psicodélico y nos hace amantes de ella. Casualmente “Psychedelic Lover” es la siguiente pieza, casi 4 minutos de agua bendita para nuestro espíritu animal; psicodelia, folclore, acidez y muchas más etiquetas que nos brinda esta pieza maestra.

goat-band_opt

En la segunda mitad del álbum “Goatband” y “Try My Robe” nos envuelven en una manta sagrada de nombre religioso. Humo y cantos tabús, se acercan en carga espiritual a nuestros oídos para hacer sonar “Its Not Me y All – Seeing Yes”. “Goatfuzz” suena como onceaba pieza, riffs cabalgantes por esa famosa distorsión y cantos al aire que gritan fuerza y naturalidad. Retumbante y aniquilador como pocas canciones que vamos a encontrar. “Goodbye” suena ya como la penúltima pista y su mismo nombre lo dice, se acerca el final pero eso no significa dejar la buena música. Esta casual pieza se convierte rápidamente en una hermosa melodía acústica y casi minimalista que sin duda alguna dejara huella en algún futuro, pero para culminar este álbum vemos a “Ubuntu” que para este servidor fue la canción que más le gusto, minutos de música vanguardista y experimental que a lo lejos nos hace notar sus inicios…. Es asombroso todo el ambiente que puede transmitir esta canción que ya al final nos hace sonar muy alejado de nuestros oídos a lo que sería su primera canción “Diarabi”, aquella nota de pocos minutos que abría su “World Music”.

Sin duda alguna, Goat ha sabido superarse y madurar musicalmente, transmutando y acogiendo más influencias para darnos este “Requiem”, una obra maestra que ya se ubicó dentro de los mejores álbumes de este año y que dejara hablar en los próximos meses ya que supo combinar la ingenuidad y la improvisación del rock con las melodías folclóricas de diferentes culturas y a la vez supo cómo manejar la producción y toda la magia de un estudio para darnos sin duda alguna una nueva proeza musical.

 

 

Facebook

Blogspot

Comprar

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *