Sonidos Del Ayer: Fu Manchu – “King Of The Road” (2000)

fu-manchu-king-of-the-road

 

Stoner Rock

(Mammoth Records)

 

 

Y ustedes se preguntarán… ¿Por qué ponemos “King Of The Road” en nuestra sección de “Sonidos Del Ayer”? Pues aparte de la inminente llegada de estos veteranos del stoner californiano que llegarán mañana a Madrid, no es por otra cosa por la cuál este sexto álbum de estudio de los geniales Fu Manchu, sigue sonando tan fresco como el primer día.

Con tal discazo gestado desde la costa oeste norteamericana, que menos que coger tu caravana stonerniana y salir de ruta por el viejo continente para enseñar las mejores armas que mostraron las huestes de Scott Hill en aquel año 2000.

Dieciséis años han pasado ya desde que este pedazo de titán de sonido arenoso saltará a escena. El mismo que cerraba unos seis primeros años de estos pioneros del género con grandes discos para la gloria de los 90 como “In Search Of…” (reseña aquí), “The Action Is Go” o “Eatin’ Dust”. Todo un período inicial que alcanzaría su cumbre más alta con este “King Of The Road”.

Atrás quedaban aquellos Virulence, primer nombre que adoptaron estos Fu Manchu como proyecto inicial cuando tan solo se encontraban su mencionado frontman y Rubén Romano a la batería que tiempo después del memorable “In Search Of…” abandonaría filas junto con el solista Eddie Glass para formar Nebula.

Fu Manchu Band 1996Los 90 fueron una época de mucho provecho para los californianos y unas de las tantas bandas surgidas del primerizo estilo marcado por Kyuss, de hecho de esa disolución sacaron tajada estos Fu Manchu, al contratar a sus servicios al mítico Brant Bjork que se encargó de los parches tanto en este “King Of The Road” como en el anterior “The Action Is Go”.

Amantes como cantan sus letras de las furgonetas, las largas carreteras, muscles cars,  el surf, los ovnis y el mejor skate. Todo de un plumazo es la temática que traen estos Fu Manchu y los ponen de manifiesto en la lírica de todos sus discos. Incombustibles como muy pocos, su legado ha ido creciendo cada vez más y más hasta los días del presente, dónde se le reconoce como uno de los dioses del stoner.

Sonido fuzzeado a la enésima potencia, pedal a fondo, amplis que rezuman celestiales vibraciones y un prodigio y guiño a su manera, a los profesores que inculcaron las primeras páginas de esta biblia del rock en los 70. De esto saca mucho pecho Fu Manchu en su “King Of The Road”, quién dejaba de lado ese ramalazo más denso y bluesero y se orientaba por una pegada más directa mostrada desde su predecesor “The Action Is Go”.

Fu Manchu eran la banda sonora en los vaivenes por los que se columpiaban los skaters en las tantas piscinas vacías que habitaban en muchos lugares de la soleada California y zonas como Palo Alto. Piezas como la propia canción que lleva el nombre del álbum, la inicial “Hell On Wheels”, prácticamente una hermana gemela de “Evil Eye” que también comenzaba el trabajo anterior, “Grasschopper”, “Breathing Fire” daban ese enérgico y frenético stoner que los postulaba prácticamente como pioneros de este estilo de fabricación casera.

Los norteamericanos siempre han sabido llevar esa ética por el rock’n’roll y el mejor respeto por los dioses del pasado ya que de aquí recogen bien esas tareas encomendadas y saben plasmarla como bien hicieron los barbudos tejanos en sus primeros discos. Fu Manchu les rinde su homenaje en ese canto a las “furgos” customizadas que trae “Boogie Van”. El groove siempre es marca de la casa en el seno de la banda, de ahí que una pieza como “Over The Edge”, sea otra de las destacadas de este sexto redondo. Tema a medio tiempo con fuerte carga de riffs repetitivos y la característica voz de Scott Hill que aquí se le escucha desde los mismos anillos de Saturno. “No Dice”, trae un rollo delirante en sus letras, muy típico de los Fu que tampoco dejan de lado esos momentos dónde ofrecer una larga subida de decibelios en el groove de “Blue Tile Fever” recordando más a la época del “In Search Of…”.

“King Of The Road” se convirtió en el primer lanzamiento de la banda por el sello Mammoth Records y demostró no solo el posicionamiento y lanzamiento hacia el éxito de Fu Manchu, sino que toda esta epopeya espacial como entonación al mejor stoner, se convierte en una fantasía de rock’n’roll hecha realidad y que tal y como mencionábamos al principio, envejece de inigualable manera como el buen vino.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *