Sonidos Del Ayer: Viaje a 800 – “Estampida De Trombones” (2007)

viaje-a-800-estampida-de-trombones

Psychedelic Rock

(Alone Records) 

 

 

Con Viaje a 800 posiblemente entremos entre esa tesitura de quién marcó un antes y un después dentro del rock psicodélico estatal en este nuevo siglo, pero lo que lo hace más meritorio es como con tan solo con 3 LP’s, consiguieron cautivarnos a través de sus vastos paisajes multicolor y unas letras que entraban en la enajenación experimental de la banda.

Aunque su álbum debut, y espero no equivocarme en datos o fechas, llegó durante el año 2001 con “Diablo Roto De”, la idea de Viaje a 800 retrocede prácticamente 2 décadas más atrás, a finales de los 80, cuando la formación gaditana presentó su demo de 6 piezas denominada “Santa Agueda”.

Hoy, a nuestra sección de “Sonidos Del Ayer” y como primera entrada de la misma en este 2017, estallamos de rabia y demencia a través del que muchos consideran su gran obra maestra; “Estampida de Trombones”.

Lanzado 6 años después de su debut por su fiel sello Alone Records, ese 2007 sería el año dónde Viaje a 800 ganaría un peso mayúsculo dentro de aquella escena patria que vivía el final de la pasada década. Los músicos abrían su abanico de amplias influencias para expandirlas en este colosal disco de culto. Ese etiquetamiento que la banda aportaba en sus orígenes hacía un rock más pesado, cerraba muchas bocas ante un más complejo segundo álbum que trae consigo una divagación de géneros, dónde estallan todas y cada una de las destrezas de sus componentes.

Las letras están llenas de mucha tristeza y rabia interior, y esto se puede ver en sus iniciales “Los Ángeles Que Hay En Mi Piel” y “El Amor Es Un Perro Del Infierno”, ambas canciones traen esa explosión inicial que sirven como el perfecto cóctel de bienvenida. Un equilibrio que serpentea y te inyecta de su veneno. Cantos a la obra de Bukowski, momentos más atmosféricos y una firme puesta en escena que solo demuestra solidez e historia para el rock andaluz. viaje-a-800-live-bandA partir de aquí, “Estampida de Trombones” es dónde deja ese cierto aire más reconocido o comercial, para entrar en una conspiratoria espiral con instrumentales con “Dios Astrónomo” o la extraña ambientación de “Ossario”. Dos pistas que sirven como recarga de baterías y concentración para la explosión orgásmica que ofrece “Zé”, el cierre de esta cara A que cierran con su rock más enérgico y frenético.

“Luto” arranca la segunda cara del disco ofreciendo una de los puntos culminantes del LP, cargado de momentos acústico y una belleza elevada al cubo, los gaditanos prácticamente parecieran poseídos por el espíritu de los mejores Led Zeppelin. Amén de ese solazo de guitarra que contiene. “Patio Custodio” es otro desarrollo comandado por los mástiles delanteros en otro ejemplo de fuerza por parte de estos Viaje a 800, enfrascados en el hábitat del rock más duro en una pista que empieza a reflejar un mayor número de canciones instrumentales para este “Estampida de Trombones”. La misma que lleva el nombre del disco, es un as más que se sacan bajo la manga, esta vez el ritual tiene un alma más floydiana e instrumentos como el mellotrón entran en escena. Poco más de 3 minutos de lisergia pura que marcan la gran ambientación que recoge el álbum.

La parte final del trabajo no es menos importante. “Cabeza De Tungsteno”, vuelve a los momentos iniciales de “Estampida de Trombones”. Nuevamente las letras entran en juego y atestiguan la locura y vesania de las composiciones de Viaje a 800. Esta novena pieza es sin duda una de las más amenas en la discografía de la mítica formación, un desenfreno que entra en ese bucle desesperante final entre guturales. “Cáncer Bahía” es el enésimo giro de tuerca  de la banda que lo ofrece como colofón final a través de lo que yo entiendo como una bossa nova de lo más cálida que te abre las puertas del nuevo mundo.

Durante más de 12 años, tres fueron los trabajos que sacaron estos grandes dominadores del cielo de Algeciras que no corrieron la misma suerte que otros proyectos venideros de su misma estirpe, pero aunque su legado fuera corto, con discos como este “Estampida de Trombones” es dónde Viaje a 800 se hicieron eternos, dónde esa multitud de influencias se convierten en géneros ofrecidos en este gran estandarte a la psicodelia contemporánea. Una pena que el azar no estuviera de su lado. ¡¡Larga vida a estos fenómenos!!

 

Error: Embedded data could not be displayed.
Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *