Sonidos Del Ayer; Black Math Horseman – “Wyllt” (2009)

black-math-horseman-wylltPsychedelic / Progressive Rock

(Tee Pee Records)

 

Es curioso cómo pasa el tiempo pero sacándole el polvo a esas joyas que han marcado el rock psicodélico en este nuevo milenio, en las últimas horas le he dado varias escuchas a nuestros protagonistas en el día de hoy para el cierre de la semana con los “Sonidos Del Ayer”.

Esta primavera que está a punto de empezar, tendrá el lujo de cumplir la década de existencia para el que es hasta ahora el único disco de Black Math Horseman, “Wyllt”, y casualidades de la vida, cuando me doy una vuelta por su facebook veo imágenes que podrían alentar un posible regreso de la banda angelina con un mar de nubes negras que se abren entre los claros y la misma banda sombreada en lo que parece una sesión de grabación.

Estas imágenes las subió la misma formación durante el mes de Febrero, ¿estamos ante el posible regreso de Black Math Horseman? Sería todo un gustazo, pero nada mejor que darle una oreja a lo que verdaderamente dio cuerpo a esta banda, hace 10 años atrás.

Underground Records y Tee Pee Records se encargaron de sendas distribuciones en la primavera de 2009 para este “Wyllt” en sus ediciones de CD y LP respectivamente. Curiosamente este disco ya fue reseñado por nosotros en Julio del 2012, cuando éramos conocidos a la hora de la cena en casa únicamente. Reeditamos esta entrada y fondeamos más en uno de los proverbios del firmamento psicodélico-progresivo, que tantas alegrías nos ha dado en los últimos años.

black-math-horseman-band“Wyllt” es la inmersión a todas las influencias que componen Black Math Horseman. Infinidad de proyectos históricos tienen sus imágenes más cercanas en las evocaciones que despierta este disco, un disco en sí, que realmente muestra a unos Black Math Horseman, desde mi punto de vista claro, a medio gas, sin expresar todo su potencial y que evidentemente se hace corto. Aun así, las 6 pistas que lo componen, son oro puro.

La enigmática voz de Ides Of Gemini, aquí es nuestro guía, fundamental el papel de Sera Timms a las voces para aclimatarte al ambiente creado por Black Math Horseman en “Wyllt”. La producción de Scott Reeder hay que destacarla también para que todo funcione en su sitio. La voz de Timms es el componente ideal para atraparte entre secciones atmosféricas, que en muchos momentos sin mostrar la contundencia de Isis, sí que se refleja en sus acciones a través de sus melancolías melodías. “Origin Of Savery” vendría a ser el ejemplo perfecto sobre como la banda conecta rápidamente con un choque de estilos musicales, combinando los momentos aflictivos, con las partes inquietantes. Amén de esa “Torment Of The Metals”, propulsada por ese bajo hipnótico de la propia cantante, quién se come ella solita este pedazo de crecimiento instrumental, como una de las destacadas de “Wyllt”.

El principio del disco, los marcan más los riffs borrosos, tan sutiles como adictivos, de una fina marca tradicional para extenderse en “Tyrant” o “Deerslayer”, esta última otra de las importantes del LP, veneno del bueno. Estos momentos pueden traer rápidamente esa cálida brisa desértica, bien compaginada con segmentos más orgánicos dónde las guitarras, a pesar de la cautividad que despiertan en su magnetismo, es una clara influencia a la obra patentada por Yawning Man, uno de los puntos clave de las muchas fuentes que bebe Black Math Horseman.

El rock progresivo es otro de los estandartes fuertes de la banda. Son muchos los momentos en los que la banda presume de sus prestaciones como ese giro final en la mencionada “Torment Of The Metals”. “A Barren Of Cause”, como tercer corte, es otro ejemplar marcado por esa tónica general del disco basada en un ritmo medio y el juego entre los mástiles de 4 y 6 cuerdas. El suave e hipnótico ritmo en la batería de Sasha Popovic, guía a estos amantes de la psicodelia más oscura y mística a través de un valle de humeante acidez, dónde la belleza, la templanza y el clímax, son sus mejores cultivos. No nos olvidamos de ese cierre de más de 11 minutos con “Bird Of All Faiths And None – Bell From Madrone”. Aquí la banda alcanza su cima poniendo todo lo impuesto en “Wyllt” en este tramo final lleno de cambios de ritmo, marcado por segmentos paulatinos, dónde las voces de Timms se alargan por un cosmos lleno de divinidades sonoras, en una mezcla de perfecta entre Janis Joplin y PJ Harvey.

Disco fundamental para todo aquel que busque los proverbios más escondidos dentro de los últimos años. Un cruce de caminos entre el rock más clásico y las atmósferas cocidas en el post rock de muchas bandas actuales. Con un alma que simplemente destapa mesura y calma, Black Math Horseman, sin dejar de lado los momentos más fieros, entrega uno de los discos más cautivadores del siglo XXI. Seis pistas que desde mi punto de vista, llevan pidiendo una continuación y que esas imágenes proyectadas por la propia banda, hace tan solo unas semanas, dan motivo a la esperanza para la vuelta de una formación necesaria para todo seguidor del rock neo-psicodélico.

 

Error: Embedded data could not be displayed.

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *