Sonidos Del Ayer: Pyramidal – “Dawn In Space” (2011)

Pyramidal - Dawn In Space

Psychedelic / Space Rock / Progressive / Instrumental

(Krauted Mind Records)

 

 

Solo han necesitado dos discos de estudio para llenar de entusiasmo a media Europa, la misma que es consciente de llevarlo al festival por antonomasia del género como es el Roadburn, simplemente de quitarse del sombrero. Si a todo esto podemos gritar con orgullo que se encuentra dentro de nuestras fronteras es aún mejor, pero por encima de todo, es el mayor ejemplo a seguir, de ver una continuación evolución, un mar de proezas musicales que un día tuvo un origen que atravesó el cinturón de asteroides para posarse sobre el cielo de Alicante. Hoy, en nuestra sección “Sonidos Del Ayer”, toca hablar de un nuevo amanecer, toca hablar del debut de Pyramidal.

Más allá de las fronteras establecidas dentro del rock espacial mostrado en el nuevo milenio, con una influencia directa por los mejores Hawkwind, pero siempre a su manera, los alicantinos debutaron en el año 2011 con su embriagador chute alucinógeno llamado “Dawn In Space”.

Muy pocas veces conseguirás volar tan rápido en tan solo 50 minutos, este es el mayor cometido que tiene “Dawn In Space”, su título es una declaración de intenciones y al cuarteto no le hacen falta voces para indicarte el camino a seguir a través de las estrellas. Una odisea espacial como si fuera narrada por el mismísimo Stanley Kubrick.

Pyramidal tiene una reputación a sus espaldas, podría estar escuchando sus discos durante horas y al acabar pedir otra ración. Incansables e insaciables en su mágico hacer, “Dawn In Space” supuso el big bang que estalló hace tiempo y hoy en día sigue dejándonos esos rastros que siguen flotando por el abismo universal.

Siempre se suele decir que los primeros discos en la discografía de una banda son los que dejan un recuerdo eterno. Pyramidal se suma a esa lista para dejar una huella imborrable, la creatividad de estos psiconautas deja una lógica aplastante. Como verdaderos artesanos de sus composiciones creando verdaderos lienzos musicales llenos de místicas pinceladas de lo más experimentales. Música hecha con el corazón de sus influencias dispuestas a llegar hasta lo más profundo de tu conciencia. Es en esto es dónde más hacen hincapié a la hora de llevar esos extensos segmentos instrumentales a través de una travesía amena, como si se tratará de una ruta espacial por los mismos anillos de Saturno. En este ejemplo se pueden citar dos piezas que específicamente lo resumen; “Dawn In Space” y “Tempel Iauru”, progresión, fuerza y definición. Todo de una sentada, el resultado de los Pyramidal más en forma.

Pyramidal BandPero esto no es todo, no hemos llegado ni a destripar un cuarto del disco, “Dawn In Space” es una profunda galaxia de secretos, de gigantes gaseosos pero por encima de todo de una profundidad que no parece encontrar fondo alguno. “Plastikleuten (Part I & II)” es como atravesar Gargantúa, dónde te pierdes y no sabes dónde está la realidad y la ficción, dónde la enajenación entra en juego y empiezas a sufrir de demencia espacial. El monstruo aquí nace, crece y se reproduce hasta su explosión final, te rebanan a base de solos de guitarra que no  pertenecen a esta atmósfera. Sino la más, desde luego mi favorita seguro, una de las piezas estelares en la discografía de Pyramidal.

Todo un amoroso desorden del rock más producido de la ingesta de psicotrópicos, convertida en una obra maestra final. Los músicos saben cómo encajar este rompecabezas pieza por pieza. ¿Sabéis lo que es juntar lo mejor de los primeros Floyd con la extensa procreación de los Hawkwind de principios de los 70? “Black Land”, así de simple. El comienzo del álbum no deja lugar a dudas y para entrar en ambiente nosotros también hacemos el destripe al revés. Pyramidal es capaz de ponerlo todo boca abajo y hacer que tenga un sentido de la música pocas veces escuchado. No puedo decir que “Kosmik Blizzard” es una pieza a destacar porque todo en “Dawn In Space” lleva un sentido uniforme, pero sí es cierto que pueden dejar las partes más pesadas de Pyramidal hasta la fecha que te dejan sumiso en esa parte final que entra en un bucle de repetitivos riffs y te acaban volatilizando lentamente. ¿Y qué se puede decir de ese final de álbum? “Mars Lagoon”, delicia auditiva marcada por un alto índice de rock progresivo propulsado por el jefe de máquinas Lluis Más a los tambores. Su aportación es de fenómenos llevando ese traqueteo final, mientras los mástiles posicionados en la zona delantera hacen las delicias del oyente, unos minutos de vacío perdidos en el limbo y aparece una pista secreta igualmente refrescante y evocadora que todo lo escuchado anteriormente.

Si en el mayor de mis sueños fuera el vagar por el espacio flotando hasta la eternidad, seguramente el hilo musical que llevaría en bucle sería “Dawn In Space”. Banda sonora estimulante lista para extasiarte, como si el cuento de Alicia aquí alcanzará el surrealismo infinito y nunca quisieras salir de esa madriguera de conejo por la que te dejaste caer una vez. Más allá de los confines del universo, Pyramidal te abre una nueva puerta hacía otra dimensión desconocida.

 

Error: Embedded data could not be displayed.

 

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *