Armazilla – «Terlingua» (2014)

Armazilla Terlingua

Psychedelic / Stoner Rock

(Ziggy Sawdust Records)

 

Primera toma de contacto que tengo con esta banda que a día de hoy no conocía. La verdad que estas semanas que llevamos de año serán bastante recordadas por los grandes discos que nos han deparado y los que están por llegar. Algunos han sido perros viejos de la escena y otros han sido sorpresas o bandas prometedoras que te traen un disco bajo el brazo de proporciones épicas. Este último caso, es el enésimo que venimos a presentar hoy…

Desde los bosques de pino de la ciudad norteamericana de Atlanta vienen este power trío para vomitarnos su stoner metalero influenciado por infinidad de bandas e indagando en varios géneros haciendo más apetitoso este cañonazo llamado “Terlingua”.

Los de Georgia llevan ya su tiempo en la escena musical norteamericana, “Terlingua” es la continuación de su primer álbum de estudio llamado “Texasweed”. Dos largas duración, un EP que sirvió de presentación a la banda en el año 2005 y un split de 7” sacado el mismo año. Esto es básicamente la discografía íntegra de estos americanos.

Formados por el frontman y bajista Randall Baird, el guitarrista Ron Cook, y el batería Brian Malone, la banda entrega en su nueva obra, un festival de rock pesado caracterizado por un elenco de riffs carnívoros que te triturarán el cráneo de la forma más despiadada. Ziggy Sawdust Records, sello financiado por la propia banda, son quienes se han encargado de la edición de ambos trabajos de estudio.

Armazilla Band

La continuación en las labores de grabación para estos 3 músicos de Atlanta, viene con una fuerte influencia de aquellas que demostraron tiempos atrás que el señor riff ha sido un legado y una tarea esencial para las bandas actuales.

La vertiente más metalera del sonido arenoso viene acompañado de momentos más heavy y macarra, véase el caso en las primeras iniciales como son “Down By The River” o “Quicksilver”. Ambas parecidas muestran una de las versiones más furiosas de Armazilla, un perfecto cóctel de bienvenida plagado de grandes momentos dónde la estrella del show se llama Ron Cook.

Pasados estos primeros compases de “Terlingua”, la banda entra en un estado colosal de profundidad musical llevando al oyente a un paraíso mágico de sonidos gloriosos que te harán quedar en estado de trance. El hipnotismo musical de los norteamericanos te atrapa en la enigmática “Prairie Duster”. El señor riff es el amo y soberano de este corte, una inyección de adrenalina por parte de los norteamericanos a ritmo de vértigo. No sé que tiene más mérito en este corte, si la desgarradora voz de Randall, los latigazos que le da a las cuerdas del bajo, la exhibición de Ron Cook, o que un tío como Brian Malone parezca poseído a los tambores a la hora de llegar a este punto culminante del disco.

Si la tercera canción de “Terlingua” te atrapa, lo que viene a continuación te catapultará al infinito negro universal. “Cinnamon Sky” es la belleza personificada en este disco, más de 12 intensos minutos dónde la banda indaga en sonidos espaciales en uno de los titanes de “Terlingua”. Grandiosa indagación por multitud de géneros en uno de esos temas que por la descripción que tiene y el poderío que ofrece, suele estar al final en este tipo de discos. Prácticamente se divide en dos partes, siendo la primera más melódica y acústica, mientras que el segundo tramo de canción, la intensidad y electricidad de Armazilla hace acto de presencia, en el que posiblemente sea una de las mejores canciones del álbum.

Armazilla Live

Sin dejar esas maravillosas intrusiones al space rock, “Morning Star” regresa con todo el poderío y furia de estos norteamericanos. Tema adictivo, cañero, para los que creen de verdad en esta música y lo que puede sacar de ti cuando la escuchas. “Foglifter” es una delicatessen instrumental que nos regala la banda y que precede a “Dead vs Children”, un tema de mucha improvisación que bien pasa desapercibida en el trabajo.

La parte final del disco llega con “Cemetery Lord”, tema más denso y más oscuro para los de Atlanta a estas alturas de disco. A partir de la mitad de corte la banda se desmelena dejándonos un final de canción abrasador. Sin perder su estilo caracterizado en todo el trabajo, Armazilla se desmarca aquí con otro gran corte plagado de riffs machacones. La traca final se cierra con “Souls Of Terlingua”, un tema de cierto aroma blues en su primera parte hasta llegar al punto de cerrar con un final de canción que recuerde al disco de una manera más memorable y esa armónica dentro de ese clímax emocional.

Fantástico trabajo y mayor sorpresa para otra de esas bandas que hay que apuntar a la lista de favoritos. Toda una revelación por mi parte y otro grupo que te regala una experiencia musical dotada de todos los colores y sabores. Desde mi punto de vista no les perderé el ojo de ahora en adelante.

 

 

Facebook || Bandcamp

Error: Embedded data could not be displayed.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *