Clásicos Del Género; Monster Magnet – “Spine Of God” (1992)

Psychedelic / Space Rock

(Caroline Records)

 

Precisamente en el presente curso este clásico imperecedero de la banda norteamericana Monster Magnet, cumple 30 primaveras de provechosa influencia para muchas bandas. Desde entonces, la reputación de la formación liderada por el polifacético Dave Wyndorf, han sido una ristra de éxitos para colocarles merecidamente como una de las piedras angulares del rock espacial y sus alianzas con el stoner rock.

Los 90 fueron su década, sus grandes discos se esconden en esos últimos años del siglo XX, pero rápidamente, quedo muy claro que lo de Monster Magnet no era una cuestión de éxito pasajero, ni de una serie de discos, hablamos de una constante exultante, es lo que yo llamo una discografía tan envidiable como rentable, tan sólida como influyente y hoy, hablaremos de los orígenes de los músicos de New Jersey con el mítico “Spine Of God”, aquí, en nuestros “Clásicos Del Género”.

Caroline Records era una de esas discográficas poco conocidas por aquel entonces, pero fueron los que pusieron la mano en el fuego por sacar a flote todo el contenido de “Spine Of God” en aquel 28 de Febrero de 1992 cuando saldría oficialmente al mercado. Con la dupla atacante entre Wyndorf y John McBain, quién sería expulsado unos meses después dando entrada al ilustre Ed Mundell, como uno de los ingredientes explosivos del siguiente “Superjudge”, la naturaleza de “Spine Of God” realmente trae todo ese psych alucinógeno que ya rinde culto desde la propia cubierta del álbum.

Este primer larga duración de los americanos, ya venía bien respaldado por las buenas críticas presentadas en su primer y homónimo EP de 1990, pero este disco es clave desde muchas perspectivas para ver como al final está fórmula de los Magnet, brillaría con luz propia años después con la trilogía sagrada; “Superjudge”, “Dopes To Infinity” y “Powertrip”. Los cimientos están aquí, la mutación se inicia bajo los estados más psicotrópicos en un trabajo con un contexto puramente ácido desde sus visiones hasta sus principales conceptos. Una triple visión de variedad estilística que abarcaba términos que podrían ir desde el proto metal de los 70, elementos garage y la psicodelia omnipresente en las canciones de los Monster Magnet más primitivos.

A partir de aquí podemos mirar las influencias de la banda, con un John McBain como gran mano derecha de Wyndorf, tanto en la composición como el virtuosismo del mismo, un devoto del garage rock de la época , mientras que su sección rítmica conformada por Jon Kleiman y Joe Calandra vendrían de los bajos fondos del hardcore neoyorquino. Todo esto se junta en una sangría de ideas que tienen su choque sideral como resultante en la definición de “Spine Of God”.

Lisérgico en todos sus aspectos, la mantra primigenia de Monster Magnet sonaba puramente atemporal por aquellos inicios de la década que vería despedirse al siglo XX, la misma que pondría su grito en rebeldía, tal y como hicieran los 70, en una confrontación de estilos que dejaba de lado el heavy metal, el thrash y el glam de los 80.

Siempre me ha parecido que los 90 es el hermano pequeño de los 70, y creo que Monster Magnet podría ser perfectamente uno de sus principales portavoces. No serían la influencia generalizada que son, de no ser un por un disco como “Spine Of God”, el principio de una época, uno de los grandes guerreros de esa primera oleada stoner de los 90. También es verdad que la entrada de Wyndorf a la banda, presenta mucho más ambición y mayor experimentación al proyecto tras la salida de su vocalista original, el bajista Tim Cronin.

No hay canciones para recordar, solo un disco con el que soñar, el que nos haga volar hasta el alba de los 90, el dramatismo que supuso aquella primera etapa de Monster Magnet con diversos cambios de formación, hoy en día lo vemos como incluso algo necesario para dar forma a un auténtico álbum del culto para el género. Un conglomerado de ideas que sonaban fabulosamente atemporales, resucitaron 20 años después de su origen en forma de jam sessions hipnóticas y ácidas, bien intercaladas con elementos punk, como guinda de este gran pastel multicolor que es “Spine Of God”.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *