Crónica Neurosis + La Bestia De Gevaudan; Liturgia del fuego que no se apaga… (Blondie, Santiago de Chile)

neurosis-live-band

 

Una esperada visita al país era la de los referentes americanos del post metal, Neurosis. Cumpliendo 30 años de carrera y presentando aún su más reciente entrega “Fires Within Fires” (reseña aquí), los chicos de Red House Producciones se la jugaron y cumplieron el sueño de los fans, de poder apreciar en toda su intensidad la liturgia que es Neurosis en directo.

La Discotheque Blondie fue el lugar elegido. Ubicada en un añoso y mal cuidado barrio comercial de Santiago, Blondie, un antiguo cine reacondicionado, es desde comienzos de los 90 uno de los templos referenciales de la subcultura en la capital chilena, donde la juventud de distintas tribus urbanas ha venido a disfrutar de fiestas temáticas diferentes, en las que no es raro escuchar post punk, gótico, industrial, EBM, o temáticos del pop de los 80 y el kitsch acompañados de performance visual en vivo.

la-bestia-de-gevaudan-live-band-1Como escenario ha albergado diferentes conciertos en su historia destacando The Mission UK, Umbria et Imago, The 69 Eyes, Hocico, Paradise Lost, Ministry, Coco Rosie, Napalm Death, Deafheaven y Satyricon, entre varios otros. Parecía un lugar idóneo para presentar a Neurosis, una banda que pese a su enorme influencia se mantiene en un plano underground tras tres décadas.

El público respondió a la expectativa de la organización llenando lentamente el lugar hasta dejarlo en un 80% de su capacidad, durante la presentación de 40 minutos de los locales La Bestia de Gevaudan, una aplanadora que recoge muchísima influencia de los cabezas de cartel.

En una presentación casi impecable (faltó escuchar más y mejor a la voz de Diego Yáñez) y muy profesional en formato de trío, esta banda chilena demostró con creces por qué fueron los elegidos para abrir el show, recibiendo una cálida acogida por parte del público y entregando como antesala un sonido de enorme intensidad y fuerza.

la-bestia-de-gevaudan-live-bandLuego del show de apertura y el desmontaje de su backline, sucedió una de las escenas simbólicamente más impactantes de la noche: Los propios Neurosis montando cuidadosamente su escenario, muy concentrados, sin ayuda de roadies, con el oficio de años atentos a todos los detalles y casi como parte del show, reforzando ese estatus “con los pies en la Tierra” que el grupo ha tenido desde sus comienzos más ligados al hardcore, aunque no faltaron los clásicos odiositos en el público buscando con insistentes requerimientos la atención de los miembros de la banda, infructuosamente.

Eran las 21:40 horas y tras la escena de montaje, los sonidos de “Lost” dieron con todo la partida a un rito de altísima intensidad que no amainaría jamás, nuevamente problemas con el volumen de las voces como el único desperfecto sonoro, rápidamente solucionado.

neurosis-live-band-2Durante los siguientes 100 minutos, los californianos se pasearon por lo más selecto de su extensa discografía brindando una liturgia que así como te lleva al trance te aplasta con un peso telúrico. El sonido de la base rítmica de Dave Edwardson y Jason Roader era de dimensiones colosales, las capas sonoras y atmósferas de Noah Landis aportando los matices para colorear los riffs brutales de Scott Kelly y Steve Von Till, a todo volumen, al igual que las voces de los tres cuerdas, con los rabiosos gritos de Kelly y Von Till, y el gutural cavernario de Edwardson.

Como ya les había adelantado, el set fue un paseo por hitos de la discografía del grupo con énfasis en el último álbum “Fires Within Fires”, equilibrando con cortes de los discos “Souls At Zero” (1992), “Enemy Of The Sun” (1993), “Through Silver in Blood” (1996), “Times of Grace” (1999), “A Sun That Never Sets” (2001) y “Given To The Rising” (2007). Temas como “The Web”, “Water Is Not Enough”, neurosis-live-band-1el infaltable “Locust Star”, “Takeahnase”, “At The End Of The Road”, “Stones From The Sky” y el cierre del show “The Doorway”, alternaron con las más recientes “A Shadow Memory”, “Fire is The End Reason”, “Broken Ground” y “Bending Light” con naturalidad y de forma continua, generando un ambiente denso y solemne pero también de enorme intensidad. La comunicación entre banda y público no existió hasta el final del show, cuando con gestos los miembros del grupo saludaron a su fanaticada, algunos esperando más, otros sabiendo que no volverían, sensación que se generalizó al encenderse las luces y el comienzo de una música envasada.

Sin lugar a dudas creo que fue un tremendo concierto, brutal, litúrgico, atmosférico y catártico, Neurosis se presentó en muy buena forma por primera vez ante público chileno, dejando tras de sí esa estela de poder incontenible que los caracteriza. Red House cerró 2017 con broche de oro.

 

Crónica: Pedro Ogrodnik Canales

Fotos: Pablo Selknam

Promotora: Red House Producciones

Sala: Discoteque Blondie

Fecha: 10-12-2017

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *