“And Those Who Were Seen Dancing”, un torrente de emociones en la triunfal vuelta de Tess Parks

 

Al igual que nuestro primer entrante que supuso la primera de las reseñas de esta jornada, otros 10 actos conforman el afrodisíaco universo lleno de un clímax descomunal que impera en el firmamento de Tess Parks y su nuevo “And Those Who Were Seen Dancing”.

Esta canadiense asentada en los bajos fondos de la capital británica, tuvo su reconocimiento masivo con la aportación en el LP homónimo de la formación Brian Jonestown Massacre del 2018, pero es que la labor con el propio Anton Newcombe, les llevo a otra dupla atacante en propuestas como The Libertines o My Bloody Valentine.

Un marco para el cierre enigmático de este martes, desde el plano caleidoscópico, y los zumbidos que proponen las sensuales voces de la canadiense en su nueva oferta, dentro de los dominios del sello británico Fuzz Club y la co-edición con Hand Drawn Dracula.

Desde muy joven, siendo todavía menor de edad, Tess Parks cruzó el charco Atlántico rumbo al este que le llevaría hasta el viejo continente. Poco a poco esa sensación psicodélica, de claros condicionantes sombríos les ha ido llevando peldaño a peldaño hasta una obra ilustre para destacar este año como es “And Those Who Were Seen Dancing”.

Todo un baño de cálidas sensaciones para alterar los sentidos, erizar la piel e inundarnos de esas trazas lo-fi. En un viaje que nos lleva hasta la psicodelia más sensual, resulta curioso que la lograda marca de Tess Parks, fijándonos desde su carrera en solitario, regrese en este 2022 casi una década después de su último “Blood Hot” del año 2013. Es verdad que la nativa canadiense se ha enriquecido y multiplicado en ideas en sus tiempos con el mencionado líder de Brian Jonestown Massacre y sus diversas colaboraciones, y tal vez el nuevo “And Those Who Were Seen Dancing”, sea el receptor de todo este cúmulo de emociones reconstruida en un disco que bien puede abarcar toda la carrera musical de Parks.

Los estados de ánimo que cruzan el nuevo álbum, nos llevan a un manjar de sentimientos proyectados por la encantadora voz coral de Tess Parks. Presentando por una propuesta de lo más perezosa, el disco es pura espiritualidad para entrar de lleno en las ecuaciones más reconocidas del sonido de Tess Parks. El mismo lleva una inquietante observación desde los planos generales que lo ven desde lo más alto y facturando una óptica general, totalmente arrebatadora de tus sentidos.

Uno de los discos que conservan una de las atmosferas más letárgicas de este 2022, como imperial regreso de Tess Parks, prácticamente una década después. “And Those Who Were Seen Dancing”. Una tórrida reverberancia extendida por el inmenso cosmos, sin límite de emociones, en una travesía únicamente de ida capturando lo mejor del universo de Parks hasta la fecha. Sobresaliente retorno…

 

Error: Embedded data could not be displayed.

 

Facebook Tess Parks

Web Oficial Tess Parks

Web Oficial Fuzz Club Records

Web Oficial Hand Drawn Dracula

 

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *