Idlewar – «Rite» (2017)

idlewar-riteStoner / Heavy Rock

(Pledge / PHD Records)

 

Idlewar publica su segundo larga duración, tras su presentación con el EP “Dig In” (reseña aquí), publicado allá por el año 2015, y su posterior debut larga duración denominado “Impulse” (reseña aquí).

Si irrumpieron en el panorama con una fuerza inusitada con sus dosis de hard rock desde la orilla más pesada del género, con cada trabajo que nos presentan, se superan. El álbum publicado por Pledge Music, salió a la circulación el pasado 12 de Octubre, y debido a la proliferación de publicaciones otoñales no le había llegado la hora de ser reseñado. Como cada buen disco, bien merece una reseña…

Desde Fullerton (California), nos llega esta formación compuesta por James Blake (voz y bajo), curioso tipo, barbudo tatuado al más fiel estilo ZZ Top, de fiero aspecto, profesor de física y de artes marciales, Rick Graham, (guitarra) propietario de una tienda de brea, y Pete Pagonis  (batería); todos ellos fervientes seguidores de Zeppelin, lo cual se plasma en sus composiciones.

Bajo una clara influencia de los mencionados británicos y de la banda Clutch, el estallido que nos propone “Rite”, es digno, cuando menos,  de admiración en los tiempos que corren. El lado más plomizo del rock, con regusto añejo, bajo un latido que se apaga lentamente. Los poderosos y lentos riffs de “Sullen Moon”, abren el álbum dejando claro de que va esto. Un cadencioso blues que progresa bajo una hiriente guitarra, y un registro vocal lleno de sentimiento, como cualquier blues que se precie. “Break” incide con fuerza, sobre nuestras neuronas, a golpe de potente batería y esa voz desgarrada, el descanso del guerrero agotado tras la batalla, resonando los ecos de la cruzada. “Keep You World”, es un tema pesado, pero melódico a la vez. idlewar-band_optUn sube y baja constante, lleno de oscuridad.  La canción “Sing Loud”, parece darnos un cierto respiro en la intensidad del disco, pero ese respiro dura hasta que la voz nos recuerda a quien estamos escuchando. Pista con medios tiempos, explotando al ritmo que marca la batería, con ese paso a un frenético riff final. “Come To Save” y “Hold”, transcurren por el lado más metálico de la banda, recordándonos a Clutch por momentos o incluso a R.A.T.M.,  dejando un poco de lado los sonidos setenteros, y rememorando sonidos más típicos de los noventa. “Strain” nos somete bajo un incesante ritmo de batería como si de un ejército se tratara, se torna marcial, fiero… bélico. Con “Panic”, recorremos el lado más desértico de la banda, impregnada de un aura oscura, heredera de los mismísimos Black Sabbath, pero con su indiscutible toque personal, sigue sonando a Idlewar. En “Caught”, impera la voz sobre los potentes ritmos que subyacen bajo ella. Ritmos pesados, pero que son suavizados como el jinete que acaricia a su caballo desbocado para calmarlo. “Hang”, con una introducción de dial de radio, lentamente camina sobre fornidos sonidos con aires de misterio, llenos de desesperación y fuerte sentimiento vocal. El redondo se cierra con “You Are Gone”, bajo suaves sonidos a modo de balada (por decir algo), en la que la bestia se asoma por momentos, para volver a desaparecer bajo el hechizo de los registros vocales de James, y su estribillo.

Un disco agresivo, pesado, lleno de intensidad vocal, potentes riffs, y una batería milimétrica que a golpe de baqueta golpea sobre el pecho. La identidad de la banda queda manifiesta de una forma brillante, y que seguro, hará las delicias de los amantes a las armonías más pesadas y pegadizas.

 

Facebook || Web Oficial || Bandcamp


 

 

 

Facebook Twitter Plusone
Visited 11 times, 1 visit(s) today

 

Banner La Habitación 235

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *