Monolord – «Rust» (2017)

monolord-rust

Stoner / Doom Metal

(Riding Easy Records)

 

Monolord es de esas bandas tocadas por una vara mágica desde el día que acertaron con ese monolito llamado “Empress Rising” (reseña aquí) y más allá aún, desde ese tema de apertura del disco que los transformó en escucha obligada. Con un tema, fueron capaces de meterse el mundillo stoner/doom en el bolsillo sin asco, al decir esto y concentrar el peso en un corte no despreciamos el valor de un disco. Su opera prima de 2014 tiene hoy el valor de clásico del género, no es poco. Como tal se les exige y espera de ellos una obra que los consolide, no lo consiguieron con “Vænir” (reseña aquí) pese a ser un disco de impresionante clase, que tuvo a muchos con el alma de un hilo y que marcó el futuro de la banda.

2017: Después de ese corto, pero preciso aperitivo de 2016 los colmillos ya se afilaban para esperar este coloso llamado “Rust”, aún con el peso del debut a cuestas los de Gotemburgo fueron más allá, viraje fuerte para salir del terreno pantanoso y dispararse al espacio sideral. Una vez más por Riding Easy Records, el portento sueco toma riesgos y se saca un disco monumental, si después supera o no a su clásico debut es materia discutible y no es el objetivo de esta revisión, lo que si queda claro es que el camino quedó pavimentado con “Vænir”, el perfeccionamiento de los riffs y una evidente introspección donde no pretenden crear escuela o rebuscar en los juegos de cuerdas. Lo de “Rust” es una sofisticación del sonido y elevación profunda y cargada de un groove lento y asfixiante. En esta nueva obra existe mucha homogeneidad y cohesión entre uno y otro track, un impresionante trabajo vocal de Thomas Jäger que se marca unos cambios de maestro en “Where Death Meets The Sea” que erizan los pelos. Un corte que a diferencia de sus álbumes predecesores es breve pero sólido como un murallón imposible de atravesar que en sintonía con “Dear Lucifer” se convierten en los minutos más terribles que se pueden escuchar hoy, sumidos en un lodazal de riff densos que hacen crujir los huesos, la confirmación que el trío se hace cada día más fuerte y dominan el género a su placer. “Dear Lucifer” con su cadencia podría ser fácil otro clásico de los que Monolord parece que se empieza a acostumbra a crear.

Monolord Band

El disco transita por momentos de una perfección pocas veces escuchada, “Rust” comienza a enervarte con esos teclados mágicos aportados por John Gamino de Mondo Drag que sólo te hace bajar la cabeza para luego someterte con los latigazos que emanan de una guitarra que en este disco encuentra su mejor forma. Nada de esto sería posible si atrás de Jäger no estuvieran esos 2 energúmenos que proporcionan una de las bases rítmicas más sólidas del doom contemporáneo. Häkki y Willems levantan un muro infranqueable. Así es “Rust” una obra que se digiere a pedazos, tal y como vas quedando en la medida que avanzas con la escucha.

Muchas marcas dejará este álbum, el crecimiento, maduración del sonido, pero también la experimentación con otras texturas y matices. El uso de teclados o las atmosferas creadas con violín en “Wormland”, le dan un carácter de experimental a un género que se caracteriza por reutilizar los mismos recursos, nada de reciclar sonidos anteriores. Monolord va lento y derecho haciendo escuela, lo firman sus 2 últimos temas, “Forgotten Lands” y “At Niceae”, si alguien piensa que los suecos han tranzado su sonido, estos temas son la antítesis de esa reflexión. Agonía y desconsuelo graficados en los casi 28 minutos que suman estos cortes y que emanan de estos animales, pese a lo abrumador que pueden resultar los embates con los que te lapida Monolord estos parecen gozar con la tortura, la simpleza del flagelo y lo subyugado que puede uno quedar después de resistir tal paliza.

Monolord regresa con ”Rust”, con éste vuelven a resonar esos riffs oxidados y lacónicos, su disco más evolucionado y experimental, utilizando nuevos elementos hasta hoy ignorados que enriquecen su sonido y nos llevan a terrenos más desconocidos pero donde los suecos parecen gobernar sin aspavientos. Monolord vuelven y no fallan, uno de los acorazados más indestructibles de hoy, en su nuevo álbum toman lo mejor de “Empress Rising” y “Vænir” para llevarlo a niveles impensados, doom y psicodelia abrazados dentro de una gruesa nube de space rock, ejecuciones y progresiones que demuestran que los suecos no tienen rivales, pocos pueden ostentar 3 discos de tan alto nivel y en constante evolución. Monolord vuelven con furia y nos escupen su disco más completo a la fecha.

 

Facebook || Bandcamp || Comprar

Error: Embedded data could not be displayed.

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *