Slush – “Lizard King” (2019)

slush-lizard-kingProto Metal / Heavy Blues / Doom

 

 

Atentos a lo que hoy os presentamos, sin previo aviso de antelación, ni localizaciones anteriores de las que hayamos alertado, como hacemos normalmente a todos nuestros seguidores. A veces la experiencia en la escucha de un estreno que pueda ser sumamente revelador, es casi alcanzable al orgasmo cuando quedas atrapados en sus canciones.

Así es, hoy presentamos el estreno de esta banda norteamericana, de la que ellos mismos definen su estilo musical como sludge/blues. Rápidamente si profundizamos en ambos géneros, no nos costaría mucho encontrar el destino preferido del oyente, sumergidos en los pantanos de Carolina del Norte, pero no… esto no va por ahí. “Lizard King” podría ir incluido en cualquiera de nuestras secciones clásicas que cerramos cada semana en la jornada del viernes, pero no, este disco aunque les cueste creer, solo tiene unas semanas en el mercado y para este miércoles se convierte en nuestro flamante DISCO DE LA SEMANA.

Desde Nueva York, concretamente desde Brooklyn, surgidos bajo el alcantarillado de uno de los barrios con más nombre para la historia del género dentro de la ciudad que nunca duerme, penetran en los confines siderales de “La Habitación 235”, este perturbador power trío, Slush.

slush-bandPrimera toma de contacto con esta banda pero es la segunda entrega de los norteamericanos, sucesor de su álbum debut, “American Demons” del 2016. Para la ocasión, y dándole ese toque clásico, que son muchos en este álbum, puedes ir desde Hank Williams Sr, pasando por Howlin’ Wolf, Kyuss, Leonard Cohen o Black Sabbath. Una puñetera delicia auditiva para el más sibarita hacía el blues más pantanoso, el proto metal más crudo o simplemente el punk de la primera oleada.

Precisamente con “Graveyard”, una maravilla embadurnada en lodo, de puro corte clásico, es como si diéramos la bienvenida a aquellos primeros Marshall u Orange estrenados a principios de los 70, deseosos de rechinar la celestial distorsión. Un corte que manifiesta el amor de estos músicos por los suburbios engendrados en aquellas épocas vitales y de originalidad para el género en cuestión. Como si el maestro Lemmy Kilmister y sus Motörhead, se dieran de la mano en una desquiciante jam session con la ilustre JPT Scare Band.

Me encanta “Megalodon”, lejos de ser un cover de la pista del “Leviathan” de Mastodon, el power trio de Brooklyn nos da la mezcla perfecta entre Kyuss y Black Sabbath. No es nada anecdótico, ni mucho menos es metafórico, cuando subes el volumen y pones a prueba tus altavoces con esta pista de gran tonelaje. La ejecución de los neoyorquinos a través de diversos cambios de ritmo, variando su sección rítmica y con las virtudes del solita, dan paso a la descarga de su fuerza bruta, llevando por momentos los decibelios sonados en “Lizard King” a sus puntos más altos.

slush-live-bandAnte nosotros, somos conscientes del grandioso espectáculo, de muchos recuerdos que nos traen estos músicos por los que el género se ha recubierto de grandeza. El ADN de estos tipos está claro, es su firma la que se acaba convirtiendo en el atractivo, uno muy oscuro, lleno de rareza, con ese ingrediente en la lentitud del buen heavy blues a la vieja usanza, recreados en cortes como “Skeleton Queen” (Sleep por siempre jamás), o “Golden Seam”. Potencia adecuada para el momento con el seductor arrastre del blues más bestia como para empujarnos hacía el fango.

Lo mejor de “Lizard King” es que la búsqueda de Slush prosigue su camino con diversos resultados. La canción que lleva el nombre del álbum es un tramo acústico bastante atractivo con clara denominación americana. Mismo modus operandis para “Cortex The Killer”, algo más sombría, reflexiva y sobre todo experimental para servir en bandeja el brillante cierre del álbum. Los 12 minutos plasmados en “On The Silver Globe”, posiblemente sea la única excusa con aires de brillantez ruidosa underground, la que necesites para convencerte del valor de estos tipos, si sabes bien lo que quieres escuchar. Slush se transforma en un monstruo de diversas cabezas para deslizarse por las dunas desérticas, moribundos en sus lentos pasos, penetrantes en sus rugidos. Como una mezcla de melodías que nos llevan al firmamento de Sabbath y Jimi Hendrix, bajo una buena capa de LSD y el humeante verde que nos hacen flotar en esta atmosfera alucinógena. Buena entrega con cambios de ritmo en la que definitivamente son en estas jam sessions las que acaban bautizando la gran labor y mejores integridades de estos tres jóvenes músicos del corazón neoyorquino.

Lo curioso de todo esto, es que Slush no deja de ser un proyecto paralelo de estos artífices más concentrados en sus deberes con Hot Knives, su banda principal, pero sin olvidarse de sus feligreses a los que les han regalado una auténtica delicia para el más adicto. Lejos de las producciones refinadas con diversas capas de mezcla o de un público más mainstream, este “Lizard King” perfectamente refleja los verdaderos principios de esta casa; rock puro, crudo y mayúsculo directo desde el maravilloso mundo underground. Salvajes en sus métodos, tradicionales en su firma, difusos en sus riffs, enfermizos en su pesado blues, demenciales en sus rituales. Auténtica gloria bendita atemporal lista para cautivar tus sentidos más turbulentos.

 

Bandcamp Slush

Error: Embedded data could not be displayed.

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *