Clásicos Del Género; Boris – “Flood” (2000)

Alternative / Experimental / Drone

(MIDI Creative)

 

Desde mi humilde punto de vista, una banda como Boris la metería en el mismo saco que Melvins. Formaciones sumergidas en un experimentalismo sideral, dignas de tener una discografía sumamente poblada de diferentes lanzamientos, con un gran género  que disfrutar y siempre con ese factor sorpresa en cada lanzamiento que nunca deja indiferente a nadie.

Tan diversos en su sonido y tan referentes para muchos, bandas de culto como se les conoce al fin y al cabo. “Flood” es un disco que llevo mucho tratando de fondear un poco en su causa, una de las culminaciones en la carrera meteórica de Boris, del que posiblemente muchos encuentran como la gran gesta de su carrera. Es verdad hay otros que son más de “Pink” o incluso de la fuerza bruta de “Akuma No Uta”. A todo esto no me olvido de otras entregas como “Heavy Rocks”, “Amplifier Worship” o una de sus últimas entregas como fue “NO” (reseña aquí). Los gustos son como los colores, pero yo considero esa primera tripleta de lanzamientos mencionada, como su más sagrada trilogía.

Nos montamos en nuestra pequeña máquina del tiempo para viajar 22 años atrás y posicionarnos en el señalado año 2000, culpable de muchos cambios en nuestro planeta, con el miedo de algunos por un nuevo formato en la fecha, y la ambición de otros ante los nuevos retos de vivir algo tan histórico. Supongo que en este último caso es dónde hay que meter a una banda como Boris y poner en ese curso a todo un punto de desviación en lo que estaba por venir.

Realmente el infranqueable y original power trío de Tokio parte desde ese año 2000 a un denominado punto de inflexión en su carrera, y aunque su citada segunda obra ya había apuntado maneras dos años antes, digamos que “Flood” lleva a Boris hacía una nueva dimensión, conformando en esos primeros años de siglos los sucedáneos, “Heavy Rocks”, como su continuación y más tarde “Akuma No Uta”. Todo esto hablando de alrededor de un lustro de tiempo dónde se facturan esos cuatro trabajos; “Amplifier Worship”, “Flood”, “Heavy Rocks” y “Akuma No Uta”, como los 4 pilares de base al sonido reconocido por Boris hoy en día.

Sería a finales de aquel 2000, concretamente el 15 de Diciembre cuando el sello japonés MIDI Creative lanzaba al universo “Flood”, una obra conceptual con esa única canción principal dividida en 4 actos para superar la hora de duración.

Más de 40 lanzamientos y 20 años cumplidos por este portento del drone en este 2022, respaldan una de las causas más brillantes y empíricas del sonido pesado. La irrupción de “Flood” impera en toda su discografía, ya que la originalidad se encuentra en este como primer asalto descomunal en la historia de Boris. ¿Qué hace tan especial a este álbum? Insisto en que siempre se basa en mi percepción y gustos, que desde luego no son universales, pero “Flood” se ve y se disfruta como un álbum dónde sumergirte en la rareza más original de Wata y los suyos. Orquestada con un minimalismo como larga intro, un buen arranque propio de sacudir la cabeza, una vez ajustada la descomprensión y poder pasear por su atmosfera asfixiante, introspectiva y sobre todo, llena de enriquecedoras desconexiones ambientales al drone.

Evidentemente como todo álbum de Boris, siempre viene con esa premisa de que cuesta digerir en sus primeras escuchas pero acaba atrapándote irremediablemente conforme le das unas cuantas más. Sin embargo, el álbum no deja de ser uno de los lanzamientos más simples de Boris en toda su carrera, ya que la complejidad de sus canciones, aquí reina por su ausencia, pero es en ese equilibrio entre la templanza y la relajación de su primera parte, por el caos y la pesadez en bucle de su segunda, dónde se encuentra la armonía esencial.

Es la diferencia la que marca los tiempos en “Flood” para desmarcarlo del resto de la manada, puede que peque un poco de favoritismo hacía este disco y a muchos les parezca casi que surrealista que la trate como la gran obra maestra de ellos, pero supongo que al ser el primer álbum que escuche de ellos 20 años atrás, le tenga ese especial cariño. Poco o nada más que añadir camaradas, tan solo desearles un buen fin de semana y siempre en compañía de toda esa banda sonora que compartimos aquí con ustedes, para el resto del planeta.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *