Clásicos Del Género: Free – “Fire And Water” (1970)

free-fire-and-water

Hard Rock / Blues / Classic

(Island Records / A&M)

 

Con dos ex-componentes de la banda de blues rock inglesa, Black Cat Bones, y un  ex componente de la banda de John Mayall, ahí es nada… el rey de la escena británica del blues. Free, tenía el germen del género en sus venas y todos los atributos para ser una enorme formación.

Habiendo publicado dos discos anteriormente, la banda formada por Paul Rodgers (voz), Paul Kossof (guitarra), Andy Fraser (bajo) y Simon Kirke (batería), rondando la veintena todos ellos, publicaba en junio de 1970 el que fue el disco de su consagración. “Fire And Water”, contenía unos de los temas míticos de la historia del rock. “All Right Now”, un tema que desde entonces no ha dejado de sonar en las emisoras de radio y televisiones de todo el mundo.

El tercer disco de la banda después de su creación dos años antes, desde su título nos da pistas de su contenido. El antagonismo entre lo ardiente y lo húmedo seguramente defina a la perfección el contenido del mismo; el equilibrio, la calma frente a lo tormentoso, la dulzura frente a la acidez. Temas variados en cuanto a su enfoque musical y a su ritmo. Baladas frente a un blues rock lleno de vida.

free-band

Probablemente haya muchos seguidores de la banda que prefieran otros discos por su esencia de blues ácido lleno de psicodélica en contraposición con la tranquilidad de alguno de los temas que contiene “Fire And Water”. Por otro lado, hay quien asegura que el mejor disco de Free en realidad se produce cuando la banda no tiene ese nombre. Me estoy refiriendo a la formación creada tras su disolución en el año 1973, después de haber editado su último trabajo “Heartbreaker”, Bad Company. En la misma, junto a Paul Rodgers y Simon Kirke, se unen el ex Mott The Hoople, Mich Ralphs, y al ex King Crimson, Boz Burrel. Todos ellos, editaron su disco homónimo ese mismo año, y obteniendo el número uno de las listas americanas, circunstancia que no habían conseguido con ninguno de los trabajos de Free. Con “Fire And Water” se habían quedado en puertas, alcanzando un número 2 en las listas británicas.

Sin duda alguna, gran parte de aquel éxito se debe al germen de “Fire And Water”, y especialmente al tema más mítico de los ingleses, “All Right Now”, gracias al cual consiguieron triunfar en el Festival de la Isla de Wight ante más de medio millón de personas. Todo es opinable.

 

“Fire And Water” contiene otro tema mítico de la banda, “Mr. Big”. Sólo por estos temas el disco merece un lugar alto dentro la escena musical, no sólo británica, sino mundial. La banda había nacido a la estela de formaciones como Cream. Una apuesta por el blues rock de tintes ácidos. El hard más nítido aparece en los primeros acordes del tema que da título al disco. “Fire and water”, iniciando un contundente riff de  bajo a cargo de Fraser. Los platillos de Kirke en un segundo plano, van introduciendo los estudiados ritmos de Kossof a la guitarra que se convierten en auténticos cuchillos cuando toma el protagonismo. Mientras, Rodgers, a su aire, ensombrece la gran ejecución de sus compañeros con su particular vibrato, poniendo el sentimiento y la garra al tema.  El propio Rodgers confesaba que pensaba en Wilson Picket cuando la escribía.

Sus lamentos siempre serán recordados. Estamos ante uno de los mejores cantantes de la historia, codeándose con la flor y nata del olimpo vocal del hard rock. Las lágrimas y la tristeza sigue siendo la temática del siguiente tema, “Oh I Wept”. Dulce y triste balada a suave ritmo, donde la calidad vocal de la voz, contagia al resto de los instrumentos. Aquí no hay riffs destacados, sino una simple y dulce cobertura a las voces. Una oda a la amada ausente se describe en “Remember” con registros más floridos, en la que la guitarra blues de Kossoff se permite unos brillantes solos, describiendo la nostalgia por la amada.

La banda retoma el estilo que mostró en sus dos primeros trabajos, pero suavizándolo. La acidez previa se convierte en madurez y clase ejecutando el tema. La introducción del piano, es una nota a destacar en “Heavy Load”. La dura partida del hogar, descrita con una profunda melancolía por Rodgers. Es uno de los puntos de los detractores de este álbum. La profusión de baladas en detrimento de la acidez blues rock. Pero FREE ya nos había descrito con el nombre del disco la contraposición y antagonismo de su contenido. La placidez y la tristeza, la describen los tenues solos de guitarra, y el toque del piano en alguno de los momentos, con unos registros vocales que alcanzan cotas insospechadas trasmitiendo sentimientos.

La cara B del disco se abre con uno de los temas más conocidos de la formación. De nuevo el blues rock coquetea con el hard, a lo largo de los seis minutos de “Mr. Big”. La acidez regresa a la banda con un blues que camina a paso lento pero firme. El trabajo de Fraser al bajo es especialmente destacable, no quedándose atrás un Kossof, que en esta ocasión se muestra algo más liberado para mostrar todo su potencial. La psicodelia hace acto de presencia con una repetición de solos en un supuesto desorden sonoro, pero que en realidad cobra todo el sentido del mundo. La banda amortigua su energía, como si pusiera el limitador del potencial de la canción. La entereza ante el poderoso, queda definida sin complejos por los registros vocales. Nadie va a amedrentar a la banda.

free-live-bandSe retoma el desamor en las estrofas de “Don’t Say You Love”. Una nueva balada  en la que los sostenidos corales juegan un papel importante. La armonía vuelve a quedar en un segundo plano ante el poderío vocal de un Rodgers con aires incluso soul. Únicamente cuestionado por los finos solos de Kossof.

Poco he hablado de Simon Kirke hasta ahora, pero en honor a la verdad, en ese segundo plano en el que siempre se encuentra el batería, logra pasar desapercibido para los focos como un buen arbitro en un partido.

Es complicado cerrar un disco de la forma en la que concluye “Fire And Water. Un estribillo que pocos pueden alardear de no haberlo tarareado alguna vez en su vida. “All Right Now, la seducción de una conquista que acaba bien. Lo pegadizo de unos solos de guitarra, en los que, ahora sí, Kossof se suelta la melena. Un ritmo alegre, divertido, el desamor quedó atrás, -esta noche he ligado-  El repetitivo estribillo lleno de vitalidad y una perfecta cobertura rítmica, hace que estemos ante uno de los temas más importantes de la historia del rock. La conjunción del desorden fingido de los instrumentos cobra vida en cada uno de los solos que en ella aparecen.

Unos temas que por momentos pueden parecer simples, anodinos en algún caso, pero que se trasmutan en cuanto el virtuosismo de alguno de sus miembros, apareciendo en forma de solo. Por breve que sea, eleva la calidad del tema. No nos damos cuenta pero va poco a poco cautivándonos y atrapándonos en sus garras con sutileza. Unos riffs que pueden presentarse como simples, lo que curiosamente les hace más grandes. Sin demasiados alardes para el auténtico potencial que muestran estos músicos, consiguiendo el objetivo de llegar a la gente con mayor facilidad.

Lo sencillo muchas veces es grande. Lógicamente si anteriormente he calificado, (a mi modesto entender), a Paul Rodgers como uno de los mejores cantantes de la historia del rock, tal derroche y poderío, no puede ser eclipsado. Esta es una de las grandezas de Free, la definición de “menos es más” cobra sentido en este impresionante trabajo en el que el peso de la música se soporta sobre un bajo sobresaliente, que como mencioné con anterioridad, parece incluso estar con limitador puesto, pero, a pesar de eso, es portentoso.

Free, una enorme banda que no obtuvo todo el reconocimiento que merecía al lado de hermanos mayores como Cream o Led Zeppelin, llevándose estos, toda la gloria.

 

 

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *