Crónica Vodun + Bones Of Minerva (Wurlitzer Ballroom, Madrid)

vodun-bones-of-minerva-cartel-madrid

 

Día 28 de Junio anotado en el diario de exploración. Cruzamos la frondosa jungla arco-iris emergida en la capital madrileña para llegar al punto de encuentro, una vez más, la sala Wurlitzer Ballroom. El segundo campo base de los londinenses Vodun en su primera expedición por tierras españolas ha sido una fecha marcada a fuego en el calendario, posible gracias a la valiosa labor melómana de Nooirax Producciones. Asistencia abundante para un miércoles que prepara esta visita especial, contando como anfitriones a un grupo nativo que empieza a sonar por Madrid. Bones of Minerva enciende la llama del campamento, convocando a una noche bajo las estrellas de África profunda.

Bones of Minerva, un proyecto joven cuyo primer trabajo ha visto la luz en Febrero de este mismo año, con el nombre “Blue Mountains” (reseña aquí), llega así para engordar un grueso de nuevas propuestas de nuestra escena nacional, un proyecto cincelado en cánones de rock pesado, toques alternativos y una esencia grunge. bones-of-miverva-live-bandLa oda construida magnificando a la diosa romana de las artes y la sabiduría, se ve principalmente sostenida por una voz femenina que sabe cómo captar la atención en el primer momento. Bones of Minerva nos regala una contundencia en su repertorio, con unos planteamientos que huyen de lo simple, tratando de escalar a entornos mucho más progresivos. No estoy hablando de que Bones of Minerva resulten una efigie del tecnicismo musical, pero sus temas están construidos con creatividad y parece que están justo a las puertas de texturizar su sonido ecléctico. Definido como un grupo por especificar, con bastante camino hecho por sus integrantes, pero empezando a dar sus primeros pasos en esta formación consolidada. Aún tienen mucho que trabajar. Comenzando por la voz, en mi opinión. Optaría por una línea vocal más moderada, arriesgando sobre técnicas más depuradas. De todos modos, la música que sudan es interesante y joven. Esta actuación pertenece a un momento muy seminal del grupo, aun así dejando entrever una identidad que va forjándose a través del denso humo de la dedicación.

Para la formación londinense Vodun esta es la primera vez que visitan nuestro país. Es una presentación que ha ido ganando adeptos y que ve su nombre incluido en las programaciones internacionales de la vanguardia rockera. Maquillaje tribal, escenario decorado para la ocasión, disfraces tarzanescos y una performance con fuego e interacción con su público. Ingredientes que dan sabor al caldero y desde luego hace que Vodun se diferencie en la escena desde el primer momento. Pero vayamos a lo importante, a la paletilla de zebra o explorador apresado, el ingrediente central… su música. Vodun es uno de estos grupos que o te gustan mucho, o no te gustan. Digamos que existe un salto bastante importante entre una voz de soul intensa y rabiosa, y un dúo de guitarra batería que mete mucha potencia. Sin embargo, desde mi punto de vista, hay algo entre la instrumentación y la línea de voz que falta. vodun-live-bandExiste un vacío misterioso que hace que a mis oídos llegue algo que le falta mucha redondez. A ver, la propuesta es totalmente novedosa, yo no había escuchado algo así nunca. Cómo no destacar la pedazo batería de Vodun, más bruta que un arao o que una tribu entera de Ghana. El trío nos lleva por las secciones que invocan a las deidades de la jungla, tratan de poseernos en el hipnotismo de percusiones africanas. Bien cierto es que los cortes ganan mucha riqueza en directo, permitiéndose incluso una mágica sección en la que repartieron maracas, cencerros y panderetas a los asistentes, para que fluyese la magia del vudú por la Wurlitzer Ballroom. Y no solo eso, los platos de la batería comenzaron a arder como viene siendo ya costumbre en los shows de Vodun. Pero eso no consigue compensar la sensación de que falta más variedad en la estructura de los temas, que al final acaban haciendo sonar un set muy homogéneo. Aun así, la performance está muy currada, es uno de esos grupos que respetan, conocen y tratan al público como se merece, haciéndolo parte de su show. Cierran una actuación que resulta inspiradora, que rezuma mucha originalidad, pero se queda lejos de ser el ritual al que esperaba asistir.

 

 

Crónica: Aston Wirz

Fotos y vídeos: Káiron Vinicius

Promotora: Nooirax Producciones

Sala: Wurlitzer Ballroom

Fecha: 28-06-2017

 

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *