Ecos De Sabbath; Highway Robbery – “For Love Or Money” (1972)

Proto Metal / Hard Rock

(RCA Records)

 

Con una antesala magnífica como fue la última entrega de Blood Ceremony, ahora si volvemos al núcleo de este sonido, o básicamente a esa revolución que vivió el proto metal en su génesis, con los tantos y tantos ejemplos vividos en el prodigio setentero.

¿Cuántos ejemplos habremos contado aquí de tantas bandas que dejaron un disco para la posteridad del género y desaparecieron como el viento? El caso de los estadounidenses Highway Robbery es el enésimo de esta calaña, pero un disco como “For Love Or Money”, sin duda es harina de otro costal, digno de entrar en esta mágica sección que reina a los ecos dejados, manifestados e influenciados por los siglos de los siglos, a las eternas huestes de Birmingham.

Como sabrán todos, la competencia por aquellos tiempos era muy dura, las grandes formaciones que fueron las que reinaron durante los años posteriores, verían como eclipsaban otras tantos que perfectamente pueden florecer todo este jardín de especies psicodélicas reinante en “Ecos De Sabbath”.

La historia de Highway Robbery comienza en la soleada California y una figura como la de Michael Stevens llegado de la banda Atlee. Con la RCA Records fichándolos para su roster, el año 1972 sería el de la publicación de este álbum con un largo repertorio que puede ir desde Mountain, Grand Funk o Humble Pie. Alabados sean sus muchos minutos de gloria proto metal, y la entrega de un Stevens desatado en las 6 cuerdas, más propio de llevar el mismo demonio interior que el sobresaliente Louis Dambra de sus paisanos Sir Lord Baltimore. El power trío en sí lo cierra el bajista John Livingston y el batería Don Francisco.

Como mencionamos más arriba, el disco se columpia entre su fuerza y su delicadeza. Es cierto que por contrato la banda graba dos temas que son las baladas “Bells” y “All I Need (To Have Is You)”. Cantos propios de un tórrido verano de los 70 con esas armonías familiares, que no dejan de tener su lado oscuro como en “Lazy Woman”, y ese puente que les lleva desde Black Sabbath hasta los propios Zeppelin. En otras palabras y bajo el fuerte de uno de los grandes riffs del álbum, auténtico proto metal de la época.

Los inicios de “For Love And Money”, dejan el rock más enérgico de la banda, y la furia de un Stevens totalmente inmenso. Con “Mystery Rider”, el estrépito de su sección rítmica se desboca en una solidez inmediata y de lo más pegadiza. “Fifteen” es uno de los picos del registro, un corte de menos a más, infeccioso trabajo de guitarra por parte de Michael Stevens y ese heavy psych que conecta velocidad de crucero desde su lado más fuzzeado y frenético.

El disco también invita a diversos momentos en su cara B como “Ain’t Gonna Take No More”, otra de esas esas estampas pesadas de los californianos, brindándonos con ese cabalgada de denominación de origen, desbordados de esa agresividad patente, o el contraste de este, marcado en ese heavy blues armonioso de “I’ll Do It All Again” o la mencionada “Bells”, con esa rareza que supone su parsimonioso viaje infectado de muchísimo ácido en su interior.

Así es, la vuelta de “Ecos De Sabbath” se complace en volver a ese origen primitivo en un contraste de elementos que golpea la sutileza de algunos elementos más cálidos de una ácida psicodelia balsámica, hasta los enérgicos tramos que formulan la magistral marca de Highway Robbery en este “For Love Or Money”, en este clásico de la larga caravana del underground setentero.

 

Facebook Twitter Plusone
Visited 142 times, 1 visit(s) today

 

Banner La Habitación 235

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *