Motörhead – “Aftershock” (2013)

 

Con el estandarte publicitario de que sería una vuelta a sus orígenes, el nuevo disco de Lemmy Kilmister y los suyos es pura furia hacia el rock and roll. “Aftershock” no solo es el mejor disco de los últimos 20 años de la banda, es la mezcla perfecta de sus primeros discos, recogiendo una pizca de cada uno y convirtiendo su nuevo trabajo en algo que sólo se puede escribir con mayúsculas.

Su nuevo trabajo es ni más ni menos que el vigésimo primer álbum de estudio de la banda británica. Desde aquel 1977 cuando sacaron un disco puramente de rock macarra pero realmente bueno, aportaron esa savia nueva que necesitaba el género y a partir de ahí vendrían ilustres como “Overkill”, “Bomber” o “Ace Of Spades”, auténticos discos fiel al estilo de la banda que encumbrarían a estos Motörhead.

Más de 36 años llevan esta banda en la carretera y que no cesa en su empeño de tener siempre a su legión de fans la mar de contentos. Si os fijáis en su larga discografía, el mayor tiempo que ha tenido la banda en el lanzamiento de un disco a otro ha sido de tres años, cuando en la mayoría de los casos, las cuentas salen casi a disco cada año y medio, dos años. Verdaderos currantes los señores Kilmister, Mikkey Dee y Phil Campbell.

Hace tiempo ya que no disfruto de sus directos, de hecho recuerdo que la última vez fue en el famoso Monsters Of Rock de la edición de 2007 celebrada en Zaragoza, en uno de los carteles más bestiales que han pisado nuestras tierras. El espectáculo ofrecido por la banda de Londres, fue enorme, siendo ellos los que cerraban el festival entrada ya la madrugada del sábado al domingo. Todo un deleite de imagen y sonido por parte de estos tres tíos que sin importarles un carajo la edad que tienen, no quita el empeño y las ganas que ofrecen en cada uno de sus directos.

Curtidos en mil batallas, reconocidos en las 4 esquinas del mundo y como bien dije antes después de la friolera de 20 discos, y no sé cuántos homenajes y directos. Motörhead recompensa, una vez más, a los suyos con un gran “Aftershock”.

Decir que es el mejor disco de los últimos 20 años puede sonar exagerado pero en ese tiempo sí que es cierto que los británicos no han hecho nada que sobresalga como sus primeros trabajos. Esta es la gran excepción que prevalece por encima de toda regla en su nuevo trabajo.

Ponerle el título de “Aftershock” a este disco les ha venido que ni pintado. Cuando escuches la casposa voz de Lemmy, sabes que sus problemas de afección cardíaca ya es agua pasada. También es cierto que todo el que siga la banda cerca, sabe lo que le ha pasado al grupo en los últimos meses.

El propio sello Motörhead Music lanza esta monada el próximo 21 de Octubre. En su interior encontraremos temas que rezuman ese aroma clásico de la banda como ocurre en “Queen Of The Damned”. Los latigazos a las cuerdas del bajo del señor Kilmister nos hacen retroceder a las épocas de un grande como “Ace Of Spades”.

La cosa no queda aquí este disco no para de hecho, se inicia de la manera más fulgurante. La cruda “Heartbreaker” nos da la bienvenida a esta fiesta del rock más gamberro por parte de estos tres tripulantes a bordo de un tren sin frenos llamado Motörhead, bombardeando los altavoces a las primeras de cambio.

“Coup De Grace” bien podría entrar en cualquier parte de un clásico como es “Bomber”. Más oscura pero más densa. No tiene el ritmo vertiginoso de muchas otras, pero sí que es cierto que la chispa de la sección instrumental de la banda funciona a la perfección. “Lost Woman Blues” es uno de esos temas que como bien nos muestra su título, invita a la reflexión, el degustar de un gran tema y una buena jarra en mano, pero tampoco se relajen mucho, al final del tema vienen curvas. Una de las grandes del disco, que la banda nos regala como agua de otoño.

El motor V12 de Mikkey Dee vuelve a ponerse manos a la obra en la electrizante “End Of Time”. Hay que recordar que el bueno de Mikkey cumple a finales de este mes medio siglo a sus espaldas, pero cuando escuchas la estampida de tambores que suelta en este corte, parezca que tal vez tenga solo 20 tacos.

Phil Campbell sigue en sus trece, que grande es este tío y que infravalorado está como guitarrista. La calidad de la banda está expuesta gracias a este tío, no menosprecio ni a Lemmy ni a Mikkey, ambos enormes, pero en los directos de la banda este tío es el que le pone el carisma con su plaga de punteos inmensos y siempre presentes. Cortes como “Do You Believe” están hechos para él.

“Dust And Glass” es otro de esos temas que invitan a la reflexión y el buen beber. Pero con “Going To Mexico” volvemos otra vez a los Motörhead incisivos a esos clásicos que todo el mundo siempre recuerda con sus verdaderos cañonazos para encumbrar las grandes noches.

 

El corte “Silent When Speak To Me” nos mete en la vena de los Motörhead de los últimos años, más lentos, más pausados y de melodías pegadizas. Se puede decir que sobra en el trabajo, pero los británicos hacen que hasta lo que nos es rápido en su música también acabe gustando.

Lo mismo pasa con “Crying Shame”, sigue el estilo algo más calmado como la anterior canción, siendo este uno de los temas que se adelantaron hace ya unas semanas de este “Aftershock”. Una vez acabado este tramo medio del disco algo más pausado, la letal “Queen Of The Damned” viene cargada de toda su furia para quitarnos el sueño. Puro Motörhead al servicio de estos tres macarras.

De la parte final del disco, destaco el corte “Paralyzed”. Tema final de este inmenso trabajo que sigue con la velocidad de crucero empeñada en prácticamente todo el disco. Ritmo vertiginoso, el omnipresente bajo de Kilmister, Mikkey Dee a toda mecha y la guitarra de Campbell lista para rizar el rizo maquillando la música de los británicos a ritmo infernal.

Sobresaliente raspado para los británicos que dejan a un servidor anonadado con su nueva obra. “Aftershock” es un disco que en muchas de sus partes se le puede colocar como seguidor en la discografía de un clásico como “Iron Fist”. Si ahora mismo retrocediéramos tres décadas atrás y escucharemos este disco, la gente lo haría pasar como desapercibido pero con el tiempo recordado como un grande como todas sus primeras obras.

“Aftershock” nos sigue dejando la fórmula mágica de los Motörhead más clásicos. Todo el que escuche este disco, debe sentir nostalgia de sus clásicos. Un grande como Lemmy Kilmister está a punto de cumplir 70 años, pero aquí vuelve a estar en estado de gracia como siempre ha sido y será recordado. Este tío es un dinosaurio y solo a él se le puede dar las gracias de que esta banda no solo siga en pie, sino que regalen una obra como esta. Hay una frase por ahí que dice que no se engaña al reloj, la pregunta que yo me hago es que dicho reloj debe sentirse vacilado cuando escuche “Aftershock”.

 

 

Motörhead – Aftershock
Motörhead Music 2013
Tracklist:
 
1. Heartbreaker
2. Coup De Grace
3. Lost Woman Blues
4. End Of Time
5. Do You Believe
6. Death Machine
7. Dust And Glass
8. Going To Mexico
9. Silence When You Speak To Me
10. Crying Shame
11. Queen Of The Damned
12. Knife
13. Keep Your Powder Dry
14. Paralyzed
 
 
 
Facebook ->https://www.facebook.com/OfficialMotorhead
 
Web Oficial ->  http://imotorhead.com/
 
 
Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *