“Admonitions”, el minimalismo de Endless Boogie

 

Tiempo ahora para la quinta entrega de la banda Endless Boogie, con más de 20 años de actividad y llegando así en los últimos días con su nuevo “Admonitions”, tan grasiento como nos tienen acostumbrados y llevando canciones que a pesar de que algunas de ellas llevan una duración extensa, no es otra razón de más por parte de Endless Boogie para que te sumerjas en su marca.

Con todo esto las pinceladas de blues, psicodelia, y muchísimo hard rock, navegan al mejor trote del país de las barras y estrellas, desplegados en un doble LP de más de 80 minutos y divididos en sus 7 actos.

Admonitions” tuvo un tiempo de gestación de dos años, pero también en esos dos años solo hubo dos sesiones para su posterior grabación. Una en la templanza de un archipiélago interior de Estocolmo y la otra en el estudio de Fort Greene, en los suburbios de Brooklyn.

Si ya conocen a una banda como Endless Boogie, entonces sabrán que las sobreproducciones, infinidad de capas y variantes para cristalizar cualquier producción, sobran dentro de su carrera y como es de esperar, pasa lo propio con un “Admonitions” que suena con la naturalidad de un buen clásico del rock.

La improvisación como buque insignia en la huella dejada por Endless Boogie y “Admonitions” no es más que otra de esas marcas en su discografía, perpetrando en la solidez del buen hard rock setentero pero también con ese afán de las extensas jam sessions. En este caso, “The Offender” se abre bajo una constante rítmica de 22 minutos como abridora que puede empezar a soltar las primeras opiniones dispares. Riffs contundentes, la peculiar voz gruñida de Paul Major y un bucle extenuante como apertura peculiar en “Admonitions”. Siguiendo este mismo patrón se encuentra la otra pista igual de larga en cuanto a su duración, pero desde un lado más melancólico como es “Jim Tully”, y aunque no deja de llevar su particular crecimiento a lo largo de su trayecto, no es más que otra meditación más marca de la casa por parte de Endless Boogie.

Por otra parte, los cortes “Bad Call” o “Disposables Thumbs” son más cortas y juguetonas, llevando cierta influencia a la primera etapa de AC/DC, o incluso o esos ramalazos a la esencia Beefheart. Más experimentación ahonda en la parte final del disco y pistas como “The Conversation” profundizan en lo más propio de un drone de la vieja escuela, definiéndose este movimiento al finalizar con “Incompetent of 1968”.

Ojo a las colaboraciones que también tiene “Admonitions”, desde la contribución de Kurt Vile y su slide guitar en “Counterfeit” o las de Matt Swenney en algunos de los momentos más sonados de un “Admonitions” que aunque no deja de ser una entrega del rock más minimalista y característico de la banda, su infusión para desconectar de todo y zambullirte en el en esos 83 minutos, nos dejan una espontaneidad que evoca rápidamente al trance de los grandes momentos que han deparado los temas más largos y extenuantes del mundo del rock desde las perspectivas más tradicionales.

 

Facebook Endless Boogie

Bandcamp Endless Boogie

 

Error: Embedded data could not be displayed.
Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *