Analizamos “Abysmos”, la segunda entrega de la más reciente trilogía de Pylar

 

La última profecía de los experimentales Pylar es nuestra última entrada de este miércoles, alargando esa enorme deuda que tenemos en una bandeja de entrada plagada de novedades a reseñar, y que de una manera u otra, va cogiendo algo de orden en el día de hoy.

El oscuro firmamento de Pylar avanza con un disco más musculoso y sobre todo más rítmico. Quizás estos sean los dos primeros condicionantes que notemos en sus primeros compases con la pista “La Caída (Descenso Definitivo A Través De Las Profundidades Mayores)”, uno de esos dos pilares a los que se agarra este nuevo “Abysmos”, adoptando toda esa metodología musical de la banda andaluza, dentro de un páramo dónde las rarezas y las cepas de un mundo asonante en plena facultad distorsionada, reina entre las sombras.

Así funciona “Abysmos” un registro anclado como segunda aventura de esa trilogía originada por estos misteriosos músicos con su anterior “Horror Cósmyco” (reseña aquí) lanzado el pasado 2019, llegando ahora con cuatro nuevas invocaciones dentro de esa penumbra sofocante tan característica en un proyecto que no deja de tener participantes de formaciones paralelas como Orthodox o Blooming Latigo.

Una desorientación del espacio y el tiempo servido en bandeja por este dúo agrandando su huella de ese noise relleno de diversa instrumentación en “Fervor Espiral”, como otro plato paras alargar esas exhortaciones tan comunes de ellos.

Abysmos” cumple con ese factor que hipnotiza como toda su anterior carrera. Todo lo mostrado en la discografía de Pylar sigue siendo un suspense lleno de una inventiva que puede dejarnos esas dimensiones en “Crepitación Solar”, añadiendo voces para la ocasión en medio de este ritual, violines inter-dimensionales, esas ceremonias clamando entre sus salmos escritos de libros prohibidos pero siempre desde una textura tétrica. En este punto y en concreto a esta mencionada tercera pista, hay que anotar la colaboración de Francisco JotaPérez, como narrador experimental de este nuevo ejercicio de incertidumbre sónica.

Lo cierto es que poco a poco, parece que este mundo se vaya desbocando hacia una órbita próxima a la columna ennegrecida levantada y plasmada durante todos estos años  por las doctrinas ocultas de Pylar, y esto hace que su música todavía sea mucha más visionaria.

La materia conceptual de Pylar sigue radicando en esa densidad sonora, a veces refugiándose en su drone diversificado, hasta las partes más progresivas, en los que ese surrealista mundo abre sus puertas al infierno más cercano. Gritos agónicos que llegan desde lo más profundo del pasadizo, sirven de tortura entre nuestra pérdida demencial, y de eso los bucles instrumentales de Pylar capitanean su naturaleza más mística.

Un disco como esta séptima entrega es para el regocijo de los más aventureros, de los que buscan algo que jamás hayas experimentado en las vertientes del sonido pesado, o si por el contrario eres de esos fans incondicionales de Pylar que quieren disfrutar hasta que nuevo extremo pueden llegar. El nuevo álbum abre una nueva compuerta hacía su ambición, rellenando momentos novedosos en su discografía, y esto hace que se complete aún más su faceta. Su auto-denominada nueva trilogía se rige ahora con este poderoso “Abysmos”, listos para hacernos vibrar con ese semblante lleno de profundidad y sórdida ambientación en nuestro viaje hacía los confines del universo conocido.

 

Facebook Pylar

Bandcamp Pylar

Facebook Humo

 

Error: Embedded data could not be displayed.
Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *