“Piecework”, la oscura carretera de Kowloon Walled City

 

Entramos de lleno en este martes con lo último de Scott Evans y sus Kowloon Walled City que regresan tras 6 años de vacío tras la exposición en 2015 de su hasta ahora último “Grievances” (reseña aquí).

Para la ocasión, el lado más personal de los músicos de Oakland y sobre todo en las vivencias del propio Evans, “Piecework” irrumpe hacía la vertiente más delicada en la vida del cantante y guitarrista de la banda, quién confeccionó este nuevo álbum en memoria de su abuela, una trabajadora de la vieja escuela de Kentucky, con más de 40 años en la industria textil y la crianza de sus 5 hijos. Madres guerreras como tantas, de esas que hacen leyenda y aquí obtiene un papel protagonista en “Piecework”, dotando de esa oscuridad que caracteriza ese sludge/noise de los norteamericanos y que hemos visto golpear con fuerza en otros encuentros suyos como fueron “Container Ships” (reseña aquí).

Nuevamente a bordo de Neurot Recordings y Gilead Media, desde el pasado 8 de Octubre se encuentra disponible “Piecework”, cuarto larga duración de los de la costa oeste, con 15 años de carrera a la espalda, mostrando ese enfoque ruidoso y matemático en sus esquemas, que aquí en “Piecework”, vuelve en su mejor esencia. Con los dominios de una naturaleza dominante de tus sentidos, inquietante en muchos aspectos, ese juego titubeante familiar en los tiempos lentos de Kowloon Walled City gana mucha fuerza en este nuevo encuentro, proporcionando luego esa conjunción de melodías sonoras y momentos in crescendo que hoy en día, ya se puede considerar como puentes bastante familiares en la discografía de Kowloon Walled City.

A todo esto, hay que añadirle el valor personal de Evans en los escritos de “Piecework”, arraigado no solo por la fuerza emprendedora de su abuela, también por la muerte de su padre como otro de los exponentes en la consecución de “Piecework”, y así, los oídos se empapan de esos riffs martillantes que penetran de una forma exponencial en nuestras cabezas.

Durante los 30 minutos de “Piecework”, Kowloon Walled City juega con sus frágiles momentos, con el suspense del mismo en todo su itinerario, pero también con diversos eslabones retroalimentados por esas atmosferas peculiares en las canciones de los de Oakland. El simple hecho de apreciar su portada, nos lleva a la misma soledad del propio Evans, confinado en plena pandemia para la rúbrica de “Piecework”; sensaciones de aislamiento, momentos orquestados por el sonido del silencio, pero también por la cantidad de vertientes hacía las que mira la banda, lejos de encasillarse en un solo estilo.

Por lo demás, la experiencia enriquecedora de su propia narrativa, profundiza nuevamente en todas sus emociones, para unos Kowloon Walled City que cada paso demuestran una mayor madurez en sus canciones, atravesando este oscuro viaje en carretera que es “Piecework”.

 

Error: Embedded data could not be displayed.

 

Facebook Kowloon Walled City

Web Oficial Kowloon Walled City

Web Oficial Gilead Media

Web Oficial Neurot Recordings

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *