Ruda – “Cyclogenesis”; La distorsión y sus muchas dimensiones…

Grunge / Alternative / Noise / Stoner

 

 

Importantísimo lanzamiento así como nacimiento que tenemos en este jueves para el ocio y disfrute de nuestros seguidores y es que después de un final de primer semestre en este 2020, dónde el ámbito estatal pareció entrar en un pequeño sueño, ahora con la entrada de la segunda parte del 2020, empiezan nuevamente a resurgir con nuevos lanzamientos y sobre todo, con nuevas formaciones que llegan al alero de “La Habitación 235” presentando sus álbum debut.

Pongan especial atención a este power trío registrado en la misma capital del Madrid, con fuerte amor por los estilos de los 90 y siempre desde la visión más underground. Todo merendado, compuesto y producido por la misma banda, grabado desde su mismo local de ensayo y 3 componentes como son Dorian Vian, Andrés Sabio y Dioni Vizcaya, quienes deciden embarcarse en esta nueva aventura a principios de este mismo año.

Así pues, con apenas unos meses de composición para este “Cyclogenesis” con el que debutan, largo en su duración, con un distintivo sonido fangoso, una mezcla entre el noise y el buen grunge recordado desde los sitios más recónditos de Seattle, sería en los meses de Junio y Julio dónde darían forma a una visión completa a la definición de este más que sorprendente debut.

Hay que entender que el deslizamiento de su instrumentación pesada, entra en un estado de catarsis completa para definir a una banda como Ruda, expertos en las largas jam sessions, profundizando sobre su propia materia. Un trance metido entre la distorsión y la demencia, que sin duda se convierte en el auténtico manjar de este enorme “Cyclogenesis”.

La esencia del ambiente underground se respira por los 4 costados de este debut. Todo es mugriento, trazas al stoner tan psicodélico como primitivo, o las tormentas del sludge, aquí se conjugan formando un solo estilo, una fortaleza digna de encumbrar un disco para el seguidor más determinado a estos sonidos del subsuelo terráqueo.

La satisfacción y el amor por el género circula en todo el álbum, se nota sobre todo en unas composiciones retorcidas, acordes con el estilo en cuestión, alargadas en muchos aspectos,  véase los casos del cierre con “Paranoid Epiphany”, en un marco algo más progresivo debido a los giros de guion del mismo.  Su antecesora “Sunset Eyes” aguarda un parecido, entrando en esa fase reverberante y dando juega a las melodías en medio de la desgañitada voz del guitarrista Dorian. Todo un demonio poseído en muchas de las fases por las que transita “Cyclogenesis”. La rudeza de “Pure & Intoxicated”, muestra ese músculo y sus mejores ingredientes de máximo fuzz. Otras pistas como las de “Mystic River Once Again” dotan de un ADN noventero, haciendo que la nostalgia haga acto de presencia en muchos casos.

Ante todo es un macizo bien mimado en todos sus detalles, porque aunque estemos bajo la presión de grandes murallas de distorsión, eso no quita que el oído más hecho, sepa degustar sus muchos matices. Con canciones como “Hold On”, Ruda acaba por conquistarte sabiendo llevar sus armonías a un nuevo nivel, más allá de la dureza de sus muchas composiciones.

Evidentemente la sección rítmica juega un papel fundamental en “Cyclogenesis”, temas como “Firefly”, “Psychedelic Dream” o su inicio en “Digital” hacen que tipos como Andrés Sabio alcancen un mayor protagonismo en el mástil de 4 cuerdas, pero definitivamente cuando llegamos al final del álbum y disfrutamos de la grandeza de sus últimas canciones, es dónde se ofrece la versión más rocosa de Ruda. Un ejercicio propio de meterlo entre aquellos Marshall de los 70, entre los altos amplificadores que creabas olas de distorsión. A todo esto hay que sumarle, el desgarre de su enajenada compositiva.

Vienen para quedarse, construyendo canciones de psiquiatría para nuestra terapia a los mejores viajes sonoros. Auténtica carne fresca llamada al nuevo despertar entre las bandas estatales, cargada de la distorsión de los 70, y las trazas alternativas en su mezcla más profundo del underground noventero. Un cúmulo de los estilos más fangosos, perversos y laberínticos en 10 mágicas pistas como pocas veces has escuchado antes en el nacimiento de una banda, sobre todo cuando es nacional. Una maravilla que el soñador de la vieja escuela, adorador de la celestial distorsión, verá como el mejor de los presentes para este año.

 

Facebook Ruda

Bandcamp Ruda

Soundcloud Ruda

 

Error: Embedded data could not be displayed.
Facebook Twitter Plusone

3 comentarios

  • Norma Mosqueda

    Esta banda tiene mucho potencial, sonido excelente, me encanto. No le perdere la pista. Ruda Mexico te espera.

  • El placer es nuestro amigo… he disfrutado inmensamente con cada escucha. A lo mejor es escupir demasiado alto, y todos sabemos la mierda que se mueve en el underground y el esfuerzo sobrehumano que muchos artistas deben hacer, pero discos como este piden a gritos una edición física. Espero que me tengan informados, aquí un primer interesado… Un saludo Dorian!

  • Dorian

    Una maravilla de analisis, tan certero en todas sus dimensiones, como bien explicado. Desde Ruda, mil gracias…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *