Variantes del sonido pesado en el estreno de Lords Of The Opium Church

 

En su mayoría de veces, las sorpresas siempre vienen en forma de debut, sobre como arrancar de una manera explosiva un proyecto y hoy en cuestión, en vísperas de recibir un peso pesado en el día de mañana, los músicos de Alberta, Lords Of The Opium Church nos presentan su homónimo debut lanzado el pasado mes de Febrero.

Su irrupción en los Doom Charts encendió una luz en mi cabeza. Está claro que de ese pozo de divinidad, de armonías siderales y riffs ancestrales, solo se puede sacar oro y esa esquina del cosmos internauta, siempre es garantía pura a la hora de proyectar diferentes lanzamientos.

Entremos en materia con este álbum de Lords Of The Opium Church, un título bastante peculiar para un proyecto, pero efectivo en su ejecución. Lo curioso viene cuando ha conseguido perpetrar en las preciadas listas Doom Charts con un meritorio puesto número 11, pero tampoco los medios se han hecho eco de su hazaña. Muy pocos de ellos a los que ahora, un servidor se une a la cruzada de estos devotos del buen riff, para descubrir aún más y maravillarnos en sus detalles sobre porque Lords Of The Opium Church es una de las grandes revelaciones de este primer trimestre.

Con un estilo polifacético, difícil de encasillar, pero plagado de humeantes riffs, tan fangosos como incisivos. Ante todo estamos ante un disco sin paradas de descanso, ni momentos para la reflexión, estimulante a rebosar por los cuatro costados llevando esa meca del doom más primitivo como tímida visión por momentos, o toda la esencia ochentera en sus muchas melodías pegadizas.

Pongamos por ejemplo las muchas perspectivas de Lords Of The Opium Church virando hasta la vertiginosidad de Motörhead con “Left Behind”, canciones narcóticas como “Trail &Terror” o “Electric Temple” y todo bajo esa mezcla derivados en las vertientes del rock pesado y el heavy metal de la segunda oleada.

Claro, uno ve el artwork plasmado en su carátula y rápidamente se nos puede venir una estirpe gótica sobre nosotros a través de sus lúgubres decorados. No exactamente es lo que tenemos ante nosotros, un debut que podría tener su punto negativo en los menos de 30 minutos que se te pasan en un suspiro, pero que también es verdad que Lords Of The Opium Church se llena de razones de mucho peso para darles una credibilidad admirable con los 8 actos de este redondo. Momentos como los de “Thunderhead” nos dejan un rock de puro músculo. Fascinados por la buena entrega de Jordo LeMoine, se ejerce un dinamismo notorio, apegado a una constante enérgica en su rítmica.

Con un buen olor a combustible incendiario en todo el espectro del álbum, es de entender que el poder de este portentoso power trío canadiense deje uno de los grandes recuerdos como mejores estrenos de estos primeros compases del 2021. Toda una visión abierta sobre como adoptar nuevas formas e incrustar más elementos a la estirpe del sonido pesado, consiguiendo un disco alentador y también inspirador para aquellos alumnos que asistan a su primer día de clase.

 

Error: Embedded data could not be displayed.

 

Facebook Lords Of The Opium Church

Bandcamp Lords Of The Opium Church

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *