Drive By Wire – “Spellbound” (2018)

drive-by-wire-spellbound

Psychedelic / Heavy Rock / Blues

(Argonauta Records / Minstrel Music)

 

 

 

Publicado en su formato de CD por  (Argonauta Records), haciéndolo con el vinilo (Minstrel Music) y en formato digital por la propia banda a través de su propia página de bandcamp, la garantía de su productor Guido Aalbers, ha sido justamente la necesaria para que se plasmen las contundentes vibraciones que la banda ofrece en sus conciertos.

Si la banda parte de sonidos desérticos aderezados con ciertas dosis de heavy rock llenos de fuzz. En “Spellbound”, muestran más claramente su lado más cercano a sonidos blues/soul, fundamentalmente por el protagonismo que toma Simone Holsbeek, su prodigiosa vocalista.

El disco no está exento de registros que florecieron en finales de los 80 y posterior desarrollo a lo largo de la década de los 90. El hard rock y la psicodelia, se encuentran incluidos en los ecos que contienen sus surcos.

Estamos seguros que este trabajo va a hacer que la banda de un salto cualitativo dentro la escena del heavy rock más arenoso en la que  ya llevan diez años. Estamos hablando de músicos con años de trabajo a sus espaldas; Simone Holsbeek (voz y guitarra), Alwin Wubben (guitarra), Jerome Miedendorp de Bie (batería) y Marcel Zerb (bajo).

El pasado día 4, la banda hacía una fiesta previa en la tienda de discos Variaworld en la localidad holandesa de Deventer, ante un reducido grupo de seguidores. Tocaron como primicia varios de los temas contenidos en el álbum. En dicha fiesta se lanzaron con una versión acústica del single “Where Have You Been” (ver aquí).

Drive By Wire crea en este disco su propio universo, lleno de nebulosas en las que la noche gobierna el ambiente, y ellos mismos son los encargados de encender las antorchas que dan brillo a la misma, tal y como reflejan en el video que da presentación de “Spellbound”.

“Gilder”, el tema que abre el álbum, supone la primera parte del ocaso a golpe de enérgicos ritmos stoner, con una base rítmica insistente que precede la voz de Simone. Ésta, silencia los riffs tomando todo el protagonismo, custodiada por unos coros que precipitan en una espiral abrumadora en la que caos sonoro explota en la oscuridad llenándola de intensas luces. A continuación “Where Have You Been”, el single escogido para presentar el álbum, tras una introducción psicodélica el tema galopa misteriosos pasajes a golpe de vigorosos riffs stoner en los que la voz con registros bluseros le da el contrapunto perfecto. En los momentos más oscuros y psicodélicos, la exploración vocal recuerda a algunos pasajes recitados de Patti Smith. La fórmula es repetida en “Mammoth”. Aquí el nivel de energía es elevado un punto más. Un tema fresco en el que se mezclan enérgicos ritmos stoner con voces que nos trasladan a la California más floral. “Apollo” transcurre en ambientes sosegados de gratificante psicodelia, dónde la sensualidad toma partido. Aparentes ritmos pausados, describen lugares solitarios con sabor dulce. Un tema enigmático pero reconfortante a la vez. A capella se abre un dinámico tema en el que la luz trata de apoderarse de la oscuridad usando la herramienta que sale de una garganta que cada vez se torna más hacia los terrenos del blues/soul. Hablamos de “Blood Red Moon”. Repetitivos ritmos se suceden a lo largo del corte vistiendo el escenario de misterio.

drive-by-wire-band

Influenciada de los sonidos que se cultivaban por finales de los 80 o por los primeros 90, “Super Over Drive” mantiene la maquinaria rítmica de los holandeses, a golpe de hipnóticos redobles marciales de batería y riffs repetitivos. Nuevamente las influencias blueseras se vislumbran en “Van Plan”. Drive By Wire cabalga al trote en una composición que por momentos acelera para galopar sobre evidentes sonidos desérticos. Los susurros vocales y las melodías de “Lost Tribes”, nos dejan confundidos en un ejercicio en el que la contundencia y la calma juegan con gran acierto en un tema que, de dulce y suave, se convierte en arrollador.

El heavy rock de sus anteriores registros se presenta firme en ”The Devil Fool”. Uno de los temas más contundentes de “Spellbound”, en el que los sonidos pesados adquieren un mayor protagonismo. La sensualidad que transmite su vocalista Simone, hace acto de presencia en un exuberante tema con aparentes tintes soul. “Liffted Spirit” aparece como apacible y gratificante. Sus melodías crean un espejismo que se disipa a golpe de riffs que mantienen la tensión en un constante “tira y afloja”. Los giros vocales le dan gran vivacidad al corte.

Llegamos al cierre del álbum con el corte que le da nombre. Como no podía ser de otra forma se produce surcando enigmáticos terrenos en los que la sonoridad se oscurece para ser iluminada con una sensual voz, tornada de forma más incisiva y profunda a golpe de la contundencia de la orquestación. En “Spellbound” encontramos efectivos solos de guitarra que aparecen a modo de ariete para tirar abajo la puerta de lo oculto.

Drive By Wire y su nuevo “Spellbound”, trata de poner claridad a cielos tenebrosos a través de haces de luz que convierten esa oscuridad en rojizos tonos como los que vigilan los desiertos más arenosos. Si bien la banda, no renuncia al sonido que caracterizó sus anteriores trabajos, en esta ocasión le da un mayor protagonismo a los registros vocales de Simone. Ésta es capaz de pintar de otro color el sonido de la banda; ampliando la gama cromática gracias a una voz que bebe del soul, o el blues en ese ejercicio de caminar por los terrenos del heavy rock más arenoso. Los elementos psicodélicos están presentes en la mayoría de los temas, estamos ante un disco que perfectamente puede ampliar el horizonte de seguidores de la banda. La aparente dulcificación a buen seguro atraerá a otro tipo de oyentes que no degustan solo sonidos desérticos. Al mismo tiempo, algunos puristas podrían verse algo defraudados por esa dulcificación, pero esto es algo que el tiempo nos resolverá. Lo cierto es que el trabajo rezuma una gran frescura sin perder un ápice de pesadez. La base rítmica de la formación mantiene la contundencia y los riffs no decaen, a pesar del poderoso influjo de las buenas voces que contiene el disco.

Tendremos que estar atentos, ya que “Spellbound”, puede dar el empujón merecido a la banda, y hacer que salten al ruedo de la escena europea con mayor protagonismo, a lo que a buen seguro contribuirá el carisma de su vocalista Simone Holsbeek.

 

Facebook || Bandcamp || Web Oficial

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *