Mephistofeles – “Whore” (2016)

Mephistofeles - Whore

Psychedelic / Stoner / Doom

 

Son incontables los proyectos musicales que emergen en nuestra vecina Argentina, muchos de éstos de un altísimo nivel. Así como se vienen dando las cosas, se vienen ganando el cartel como el nicho más prodigioso, en cantidad y calidad, de bandas del cono sur americano, sólo circunscribiéndonos a sonidos relacionados al stoner, doom o la heavy psicodelia.

Generalmente las miradas se centran en la cosmopolita Buenos Aires y sus noches interminables de rock, de aquí provienen la mitad más uno de las bandas que a muchos nos quitan el sueño, léase Picaporters, Montaña Eléctrica o Humo del Cairo, algo similar a un par de peldaños la cautivante Córdoba de donde surge una de las mejores bandas que hemos escuchado el último tiempo, los grandiosos Hijo de La Tormenta. Sin embargo, esta vez tuvimos que sincronizar bien los radares y apuntar los oídos hacia Paraná, ciudad ubicada a 500 km de la capital, lugar donde tienen su centro de operaciones nuestros amigos de Mephistofeles, banda que está acaparando la atención de los medios por su gran propuesta musical.

Mephistofeles nace en 2013 con Gabriel Ravera grabando todos los instrumentos de lo que es su primer registro llamado “Master Doom Split”, 2 cortes de funeral doom cercano al drone con melodías repetitivas y un insinuante sonido oscuro. Después de desaparecer un tiempo más bien largo y de, aparentemente, haber pasado una temporada en la oscuridad del averno,  reaparecen en 2015 ya en formato trío, incluyendo, además de Gabriel Ravera en guitarras y voces, a Iván Sacharczuk en la batería, a ellos se sumaría más adelante Ismael Dimenza  en las 4 cuerdas, dando forma definitiva a la banda, y generando además un giro hacia el stoner/doom más oscuro y visceral, con letras que principalmente invocan temas relacionados con drogas, violencia, sadismo y muerte.

Mephistofeles BandYa con un repertorio de temas se lanzan a grabar su álbum debut, el que fue registrado en los Estudios Fuzzy Lab (Paraná, Entre Ríos) por “Colo” Miretti entre diciembre de 2015 y enero de 2016. Las mezclas fueron trabajadas por Julián Millen y oficialmente lanzado en mayo de 2016.

“Whore” es un disco de pocas florituras y luminosidades técnicas, es más bien un disco crudo, una propuesta lo-fi de baja definición que goza de un tono sombrío y ritualista. Los primeros acordes de “Black Sunday” tienen esa reminiscencia Black Sabbath del primer disco, sonido muy proto, un doom gordo, de gran peso y cargado de un groove sinuoso y oscilante. Pegado viene “Whore” que me recuerda a Witch y ese doom garagero. Las voces sin duda te van a traer a la mente el registro de Jus Oborn de Electric Wizard, una frenética y áspera cadencia rodea este corte, la sorpresa es mayor al sentir que el disco no decae y sorprende más minuto a minuto que avanza su escucha. Es fácil ser presa de este doom bluesero sucio pero altamente cautivante.

La cercanía a la banda de Dorset, UK, se evidencia en “Kill Yourself”, un tema breve y de intensidad media en donde los riffs resuenan tan monstruosos como los ejecutados por Oborn en sus primeros discos con los Wizard. “Drug Addict” es quizás el tema donde alcanzan su pináculo compositivo, me atrevo a poner aquí a Uncle Acid como referencia más cercana, no sólo firman ese sonido lo-fi, sino también te lapidan lentamente con un alto poder adictivo sólo influenciado por las ingestas de descontroladas dosis de thc. “Evil Beauty” vuelve a vacunarte con ese sonido Sabbath con líneas más sinuosas y de ritmo lacerante que te acaricia y envuelve hasta hipnotizarte con su cautivante forma. “Wizard of Meth” está más ligado a las armonías frías de Salem´s Pot, unos que podríamos proponerlos como influencia estética principal junto a Uncle Acid. “Cursed to Death” cierra con alta temperatura este abreviado disco que pide a gritos una rápida continuación. Este corte tiene todo lo que podríamos pedirle a estos chicos, ejecuciones a ritmo medio, riffs envolventes que te atrapa y martillan la cabeza incesantemente, la voz de Gabriel desprende los mejores vocales del disco, un solo cargado de ácido que termina con el desenlace perfecto del disco.

 “Whore” huele a azufre por todos lados, se respira la maldad y los desmadres que puede ocasionarte una sobredosis de drogas, un disco peligroso que amenaza con poner a Mephistofeles como una de las más gratas sorpresas y uno de los mejores debut del año 2016, un álbum que sin ambicionarlo siquiera ha sido capaz de sonar puro, natural y liberado de complejos. Muralla de riifs stoner doom crudo y elemental pero altamente  insinuante y provocador. Sorprendente!

 

Facebook

Bandcamp

 

Error: Embedded data could not be displayed.

 

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *