Milkbrother; La psicodelia tiene un peso

milkbrother-st

 

Atentos al álbum con el que debutan los alemanes Milkbrother, si conocen a una banda como Aleph Null, de la que hemos traído algunos de sus discos destacando su obra “Nocturnal” (reseña aquí) o su más reciente “Endtime Sisters” (reseña aquí), entonces deberíamos adelantarles que esta nueva banda esconde a dos de esos componentes.

En realidad estos Mikbrother es la definición que llevan el guitarrista y vocal Philip, y el bajista Carsten, trabajando junto durante décadas. Hasta ahora, uno de sus proyectos más conocidos eran esos Aleph Null bajo unos principios que cruzaban los estilos más pesados; stoner/sludge/doom. Al contrario de lo escuchado hasta ahora, Milkbrother abre una puerta contigua para ofrecer otros condimentos en el largo fondo de armario de estos músicos.

El nuevo proyecto se caracteriza por llevar una rama mucho más psicodélica, con mejor estética y sin apenas impurezas. Más allá de los patrones que marcaban sus anteriores proyectos, con Milkbrother tienen barra libre para descargar todas sus virtudes. Su homónimo debut es un arranque bastante prometedor y si porque no decirlo, revelador. Sorprende la cantidad de influencias que recoge o por los muchos detalles que maravillarlo, y que mejor que un tema inicial como “Pigweed” para darte todo lo que puedan estos Milkbrother en poco más de 9 minutos. Enjambres bañados en complejas estructuras, dónde los músicos de Colonia, milkbrother-bandtirando de sintetizadores y esa vena clásica, se desmarcan con composiciones mucho más progresivas, suficientes como para alardear de su talento. “Scent Of Shrouds” continúa conmocionando ante tal desconcierto fascinante y recogiendo algunas semejanzas a los últimos Wolf People. Al igual que los ingleses, y siendo solo dos en esta ocasión, Milkbrother destaca por nadar como peces en el agua en el exótico y complejo mundo del progresivo/psicodélico.

Las dos primeras canciones del disco son las más largas y detallistas, pero no por eso el resto del álbum deja ser menos interesante, al contrario, aquí es dónde se inicia la experimentación de Milkbrother con un cúmulo de alabanzas al reinado setentero y las delicias a la guitarra de Philip. Cualquiera diría que era aquella mala bestia que perturbaba nuestras cabezas con canciones como “Roman Nails”, “Comrade” o “Stronghold”, por citar algunas. “Orchid Eye” goza de un mayor protagonismo en los sintetizadores llevando crecientemente ese enfoque progresista y conectando con “The Clearance Between”, los minutos más pesados del disco y los que mayormente nos recuerdan, aunque algo más sutiles, a los Aleph Null más cercanos. Con el creciente y tenebroso “T.I.E.R.” se cierra el homónimo trabajo de Milkbrother más teatrales al ritmo de redobles y notable percusión, la canción funciona como un nuevo choque de géneros con las melodías más clásicas.

Tal y como mencionamos, prometedor arranque con este EP de presentación por parte de Milkbrother, quienes van más allá de las funciones más directas y fangosas de Aleph Null para declararnos un trance multiplicado de estilos que cruzan estas 5 piezas con invenciones fraudulentas. Un laberinto lleno de caminos por el que difícilmente encuentres una salida, lo mejor es perderse en su interior hasta que no exista un mañana y es que la psicodelia que emanan los alemanes, tiene mucho peso.

 

Facebook || Bandcamp

Error: Embedded data could not be displayed.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *