Sonidos Del Ayer; Snail – “Blood” (2008)

snail-blood

Stoner / Doom Metal

(Meteorcity Records)

 

 

Corrían el principio de los 90, cuando los sonidos alternativos hacían explosión y muchas miradas centraban sus ojos a la provechosa escena surgida en Seattle, una ciudad que se convertiría en un icono de aquella última década del siglo XX que gritaba en rebeldía, tal cuál como fueron los 70 durante dos décadas más atrás y la adolescencia crecía sumergida con discos de bandas como Faith No More, Acid Bath, Nirvana, Mudhoney, Melvins, Soundgarden, Screaming Trees, Alice In Chains, Pearl Jam y tantas bandas norteamericanas que ocupaban las portadas de muchos medios musicales por todo el globo azul.

Evidentemente, tal y como ha pasado durante todo este tiempo de décadas y décadas de música rock y las muchas sonrisas que nos han sacado, los momentos tristes en los que nos han acompañado y la forma de vida que supone para algunos, siempre existirá un underground dónde las bandas se restregaban por los suburbios desconocidos, arrastrándose prácticamente como caracoles por las alcantarillas. Aquí es donde entra en juego una de nuestras bandas fetiches; Snail, músicos que llegaron en 1993, en pleno estado de ebullición grunge con su primer homónimo disco que recogió críticas positivas y llamó la atención por aquellos tiempos de formaciones del calibre de Fu Manchu o Nebula, pero que tristemente entró en una fase de decadencia poco tiempo después, hasta su regreso triunfal 15 años después, mucho más establecidos, con unas ideas mayormente ambiciosas y un coloso que llevaría por nombre “Blood”.

snail-band-1El segundo LP de los músicos establecidos en Seattle, significó el punto de inflexión prácticamente necesario en la vida musical de Snail, la sangre que corría por las venas de estos veteranos, saltó esparciendo grandes dosis de hemoglobina en el año 2008 y con el empuje de la mano maestra de un reconocido sello para el estilo como era Meteorcity Records, quiénes en aquel 2008 distribuía el primer trabajo de unos desconocidos Black Pyramid, ahí es nada.

A todo esto, el power trío inicial compuesto por Mark Johnson, Matt Lynch y Marty Dodson, añadió un cuarto elemento a la ecuación con la llegada del guitarrista Eric Clausen, quién haría florecer aún más las mágicas estructuras que campan en este gran “Blood”, protagonista en esta semana de nuestros “Sonidos Del Ayer”.

Repetido un millar de veces en esta web por un servidor aquí presente, no puedo negar que me rindo al encantamiento de estos Snail, su música prácticamente es como entrar en el sueño de las voces limpias de Pink Floyd, la demencial espacial que suponen las nebulosas de Monster Magnet y las tormentas sónicas iniciadas por Sleep, que tantas bandas a día de hoy, se rigen a su legado haciendo calcomanías. De esto a Snail evidentemente no se le puede tildar, ya que hay muchos años de trabajo detrás, la experiencia siempre tiene un grado, y en este caso, esa frase en cuestión cobra mucho valor para los músicos norteamericanos.

El mismísimo Henry Rollins se rindió ante el poder que despertaba esta bestia en medio de la gran cosecha del 2008. Muchos medios a su vez lo coronaban entre los mejores discos de aquel año y como tal, se confirmaba uno de los regresos más grandiosos para la estirpe del sonido pesado en esa primera década del siglo XXI.

 

Aunque fueran 15 los años que estuvieron en el dique seco, un disco como “Blood” sería el encargado de revivir todo ese tiempo de hiato para plasmarlo en sus 11 canciones. “Not For Me”, “Sleep” o “Underwater”, beben mucho de los orígenes de Seattle, la revolución del grunge y más posicionado a los métodos musicales por los que nos guiaba el desaparecido Kurt Cobain con sus Nirvana. El festival de riffs que se abre en ”Mental Models”, es el ejemplo perfecto a seguir para el dominio, la autoridad y el imperio que es capaz de levantar este pequeño caracol cuando sus intenciones más bien son hostiles. “Via” es un alarde para sus guitarras, “Relief” recuerda mucho a los Soundgarden de “Superunknown”, incluso la contundencia del stoner rock californiano entra en escena en piezas como las que lleva el nombre del disco, la notable “Not For Me”, o su cierre en dos partes denominado “Blacklight”.

“Blood” es un disco de los 90 metido de lleno en pleno siglo XXI, sus ideales se centran en los orígenes de tiempos anteriores y así lo manifestaron estos Snail, trayendo consigo en aquel memorable 2008, uno de los retornos más gloriosos de los últimos tiempos. La llegada de uno de los hijos pródigos del underground más desconocido de Seattle, perdidos en el camino a mediados de los 90 y recuperados de vuelta apuntando unas maneras que alcanzaban grandes cotas. Damos gracias por rescatarnos a estos grandes músicos y sobre todo, se las darán todos aquellos que crecieron en esa prestigiosa década que a día de hoy sigue escondiendo enormes secretos como Snail. Por enésima vez se los recomendamos y si aún no has escuchado nada de ellos, es imposible que tengas un mejor punto de partida que este pedazo de “Blood”.

 

Error: Embedded data could not be displayed.
Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *