Clásicos Del Género: Corrosion Of Conformity – “Deliverance” (1994)

corrosion-of-conformity-deliverance

 Crossover / Southern Metal

(America’s Volume Dealer)

       

Hablar de una banda como Corrosion Of Conformity es hablar de un grupo con mala suerte, una carrera musical asaltada por todo tipo de anécdotas y numerosos cambios de formación. Haber facturado trabajos con el mismísimo James Hetfield o girado con pilares de la escena thrash metal como Megadeth, Slayer o Metallica, no le ha servido de nada pero sí que es cierto que como proyecto musical, inmortal para muchos, la etiqueta “banda de culto” le viene como anillo al dedo.

Entrando en esta última semana dónde el pasado viernes cumplió la friolera de 25 años de provechosa existencia, y siendo nuestro pequeño homenaje como cierre de la semana, rescatamos esta reseña original, lanzada en su día para la web amiga Cancha General, profundizando en otro de esos tesoros mejor escondidos de una década como la de los 90, “Deliverance”.

Doce años después de su fundación y siendo durante la década de los 80 como uno de los pioneros de un género tan característico como fue el crossover thrash, sería con un trabajo como “Deliverance” por lo que pasaría a ser recordado como uno de los más grandes de la formación de Carolina del Norte y siendo el más vendido de toda su discografía gracias a sencillos como “Clean My Wounds” o “Albatross”.

El cuarto álbum de estudio vendría con la inclusión de Pepper Keenan como nuevo cantante, guitarrista y principal compositor de este álbum. La sensación que trajo este disco para la banda, deja un estilo mucho más lento y explosivo dentro del sonido de Corrosion of Conformity con respecto a su anterior “Blind”. Al mayor uso de efectos vocales se suma una producción mucho más notable que permite percibir la distorsión de la banda de una manera más transparente.

Mientras buena parte de su discografía anterior se basaba en géneros mucho más extremos y acelerados, sería con “Deliverance” dónde empieza a ver un punto de inflexión dentro de la ilustre formación. No hay dudas de que un álbum como este se convierte en la ruta turística perfecta para degustar los sonidos de los últimos años del pasado siglo. Muchos de los himnos más recordados de dicha década se encuentran aquí.

Las cosas más curiosas y a la vez desastrosas se han cebado con CoC, sus tres discos anteriores estuvo caracterizado por llevarlo con tres cantantes diferentes. Aquí llegaría el turno de Pepper Keenan el cuál, hace suyo una de los mayores atractivos del álbum. Los norteamericanos dejan sus guiños más hardcore o thrash de los 80,  para depositarlos por un estilo más sabbathiano, añadiendo algunas intromisiones al blues y al rock más duro. La influencia a una banda como Thin Lizzy se ve perfectamente en canciones como “Clean My Wounds” o toques de los Skynyrd en “Albatross” y “Shelter”. Son los mismos componentes de esta formación los que en su día dijeron que una de las mayores influencias que tenía “Deliverance”, fijaba sus retinas en clásicos como Grand Funk Railroad, una de las grandes inspiraciones de este “Deliverance”.

Magnífico arranque con “Heaven’s Not Overflowing” y esa colección de riffs contagiosos con un Pepper Keenan haciendo su entrada estelar en medio de un estilo provechoso para la banda como fue el hardcore fusionado con una marca más sureña e incendiarios solos de guitarra. “Albatross” suena a Sabbath, fue uno de los singles del disco y trae esos coros memorables llenos de letras profundas y la posterior entrega total de la banda.

Simplemente con escuchar ese riff recogido en el primer verso, los acompañamientos, o la armonía de sus guitarras, solo podemos hablar de la justificación de CoC fijando sus ojos a la hora de componer “Clean My Wounds” a los mencionados irlandeses capitaneados por Phil Lynott. “Without Wings” o “Mano De Mono” dejan la resonancia acústica más bella y recordada de Masters Of Reality. Uno de los momentos más cargados del disco llega con “Broken Man”, dónde por momento recuerde mucho al universo de Alice In Chains y ese aroma demoledor que trae consigo. “Señor Limpio” avala al tempranero stoner más funk que empezaba por aquellos tiempos a tener su momento de explosión inicial. “Seven Days” trae uno de los puntos más culminantes de “Deliverance”, la eufonía de sus guitarras hace que se te erice la piel transformándola en uno de los temas más finos en toda la discografía de CoC.

corrosion-of-conformity-bandCuando escuches un tema como “My Grain” solo puedes pensar que este hecho para una banda como CoC en su diversificación de géneros, hace mantener a los norteamericanos más sueltos que nunca y se manejan como pez en el agua bajo esas mezclas stoner, blues, hardcore… ¿Se puede pensan en los mejores Megadeth? Por supuesto, sobre todo en esos momentos más rápidos, dónde la furia de los norteamericanos se dispara a los cuatro vientos. Gritos de Pepper y Mike Dean totalmente descontrolados llega la misma “Deliverance”, armada con un riff hinchable de lo más distorsionado. Algo parecido ocurre con “Shake Like You”, otro de los temas pesados del álbum dejando una versión de los Soundgarden más musculosos.

El tramo final deja cortes mágicos como “Shelter”, la melancólica balada acústica que hace eterno el legado de CoC y cerrando esta proeza con “Pearls Before Swine” y la posterior exhibición final de Mike Dean al bajo, surcando en tramos de canción más pesados dentro de la gran consonancia de sus guitarras. Una outro de lo más destacada con ese silbido final cavando nuestra próxima tumba.

La impresión que puede despertar “Deliverance” es que se facturó en el mejor momento de la carrera de Corrosion Of Conformity. Evidentemente muchos fans de la primera época de la formación estarán en total desacuerdo con estas palabras, pero al igual que muchas otras formaciones grandemente reconocidas pasan por algún momento de inflexión en su discografía en el que suele levantar las críticas más dispares,  es con “Deliverance” lo que convierte uno de esos tantos discos que hace recordar a Corrosion Of Conformity por los grandes que fueron. Así al menos es la impresión que dio y como se refleja en el redondo a la hora de componerlo. Como un rey Midas que hace oro todo lo que toca, catorce canciones resumidas en gran variedad de géneros, una de las pocas gestas que a día de hoy se hayan conseguido. Pepper y los suyos lo lograron de una manera mágica y por trabajos como este, será por lo que siempre serán idolatrados.

¿Lo mejor? La próxima edición del Kristonfest, les espera con los brazos abiertos y esta joya acaba de cumplir un cuarto de siglo madurando como el buen vino. Solo tienen que sumar 2 y 2.

 

 

 

 

 

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *