Clásicos Del Género: Cactus – «One Way… Or Another» (1971)

Cactus - One Way... Or Another

Psychedelic / Blues Rock

(Atco Label Records)

 

 

Tan importantes como infravalorados Cactus son un ingredientes especial y totalmente necesario en nuestra sección histórica “Clásicos Del Género”, su “One Way… Or Another” es el capítulo que hoy nos acompaña.

Para conocer un poco los orígenes de los neoyorquinos tenemos que remontarnos hasta finales de los 60. Precisamente en el año 1969 en la humeante Nueva York de aquellos tiempos y de las cenizas de Vanilla Fudge, dos grandes como Tim Borget y Carmine Appice unen fuerzas para una banda que inicialmente llego a contar con grandes hombres para la historia del rock como han sido el ilustre Jeff Beck o el incombustible Rod Stewart.

En realidad y tal y como la historia ha mostrado, Cactus fue siempre un proyecto paralelo de las andanzas del bueno de Jeff Beck ya que tanto Borget como Appice acabarían volviendo a su banda, aún así, los primeros años de los 70 fue una prioridad dentro del rock setentero y reclamado como otra de las súper bandas de la época. Un cúmulo de idas y venidas entre guitarristas y bajistas, entre las vueltas que daba Jim McCarthy y el reclamo de la banda 34 años más tarde para volver al ruedo con un quinto álbum de estudio y volver todo a los orígenes en el 2008 volviendo a sonar la banda Vanilla Fudge. Todo un despropósito que al menos consiguió un caballo ganador; “One Way… Or Another” que en mi humilde opinión asoma la cabeza un tanto por encima en esos tres grandes primeros trabajos.

Después de su homónimo debut un año antes, este segundo trabajo entraría en escena en el año 1971 bajo la alineación compuesta por Tim Boggert (bajo), Carmine Appice (batería), Jim McCarthy (guitarra) y Rusty Day (vocal y armónica), cuarteto que entregaría ocho mágicas piezas incluyendo los covers de Little Richard con la inicial “Long Tall Sally”, y de Chuck Willis en “Feel So Bad”.

Cactus Band

“One Way… Or Another” es una de las piezas más brillantes de los gloriosos 70, uno de esos discos de obligatoria escucha antes de palmarla. El segundo y tercer disco de los norteamericanos vendría firmado bajo la misma alineación y como tal, la confirmación de un imprescindible para aquella época. El tiempo no ha jugado precisamente a favor de estos Cactus que evidentemente han ido perdiendo peso dejando sus primeras obras absolutamente caídos en el olvido de muchos.

Con un sonido bastante similar a su debut se nota un trabajo más elaborado a la guitarra en este segundo álbum por parte de McCarthy, hay de todo y para todo, no solo la gran contribución de sus fundadores Bogert y Carmine, es la voz de Rusty Day, ronca y feroz, más la aportación con su fiel armónica. Magia en cualquier segundo del álbum.

Cactus siempre fue un prodigio pero en su versión más reconocida; áspera, cruda y directa. Grandes homenajes como “Long Tall Sally” o “Feel So Bad” dan paso a enormes momentos con “Big Mama Boogie” con una primera parte acústica, cálida y complaciente para su trueno posterior en una segunda parte totalmente electrificante.

Mucho habría que contar en este disco si tu intención es deshuesarlo pieza por pieza, pero eso ya lo hacemos a diario, lo mejor es nuestra gran recomendación si jamás les ha echado el guante a estos ilustres de los 70. Un disco que ofrece una colisión dinámica de blues rock bajo una de las secciones rítmicas más pesadas de la época.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *