Clásicos Del Género: Dust – “S/T” (1971)

dust-st_opt

Proto Metal / Progressive / Blues Rock

(Kama Sutra Records)

 

Me pregunto cuántas bandas de los madrugadores setenta se formaron a finales de los 60 con una corta existencia que no pase de sus dos o 3 primeros discos, pero que independientemente de su corta actividad, son muchos los que esos pocos LP’s editados en la época dorada, hoy en día los llamamos auténticas piezas de coleccionista. Pues Dust, son otros de esta prolífera camada setentera dentro de nuestro denominado ciclo a los grandes historiadores del proto metal.

Realmente con esta banda norteamericana, asistimos a otra nueva pérdida en aquellos tiempos tan preciados para la historia del rock y siempre quedará la duda del potencial de estos músicos bajo el techo que da nombre a Dust y todo su linaje a la hora de haber extendido su camino editando algunos discos más. Lo curioso en el caso que nos trae hoy, es que Dust solo publicó dos trabajos, su epónimo debut y el posterior “Hard Attack”, que más de 40 años después se unirían ambos para una posterior edición en vinilo por parte de Record Store Day bajo el nombre de “Hard Attack/Dust” lanzada el 20 de Abril del pasado 2013.

Norteamericanos, directos desde el corazón neoyorquino y vecinos de otra banda en auge por aquellos meses como eran Sir Lord Baltimore, Dust se formó en el año 1969 de la mano de Richie Wise, Kenny Aaronson y Marc Bell, al que tiempo después se lo conocería como Marky Ramone), unos asiduos a aquel primitivo heavy metal que empezaba a hacerse un nombre erigiéndose entre una larga prole de formaciones que formaban esa primera tirada formada por híbridos del rock/heavy más duro.

dust-bandEnriquecidos por una estupendas y finas composiciones idóneas a la producción y estética de aquella época, el homónimo debut de Dust es uno de esos trabajos que todo enchufado al género no solo debe escuchar, también lo debe venerar. Futuros componentes de bandas como Ramones o Kiss, se encuentran en su interior, bandas más elogiadas y con un mayor peso llevado en el tiempo que tiene su origen reducido a una sola palabra; Dust, un power trío capaz de sacudirte las ideas y bañarte de nostalgia por los grandes clásicos del género con temas como “From Dry A Camel”, los mejores minutos que rellena este trabajo y por los que, dentro de muchas de ellas, vale su peso en oro. Esta es una buena razón del álbum, diferenciadas ante las demás por ser la más larga y dónde a través de esos casi 10 minutos, nos dan un baño de vigor, delicadeza, potencia y toda la improvisación reinante en ese segundo acto. Diferentes estados de ánimo que Dust reduce como la verdadera obra maestra del disco y posiblemente de su corta carrera, un monólogo por parte de cada uno de estos 3 componentes que guarda sus mejores momentos en esta masterpiece.

Evidentemente esto no queda aquí, este disco no sería historia viva de no ser por todo su contenido. Hay mucho blues rock depositado en él y de eso hablan mucho en piezas como “Goin’ Easy”, con ese guiño al gran Neil Young, un puente perfecto hacía este como es la cálida “Often Shadows Felt”. Divertidísimo y frenético final con “Loose Goose”, una de las tantas exhibiciones de Marc Bell a los parches, así como en en la inicial “Stone Woman”, una apertura que manifiesta la labor de un Wise a las voces perfectamente acomodado demostrando, fuerza e inmejorable presencia. “Chasin’ Ladies” creo que fue su primer single por aquella época y dónde destaca Kenny Aaronson a las cuatro cuerdas, que extiende su magnífica labor en el resto del disco, siendo este homónimo, uno de los discos de aquella época que sirve como una clase maestra para cualquier bajista que se precie.

Dust era uno de los ingredientes que levanto la primera oleada de tendencia al rock más contundente. Con una portada histórica que haría de esta banda como un disco inconfundible con esa atmosfera oscura que atrapa en su interior. No llega a los 40 minutos, pero estas 7 canciones del debut de Dust se ganaron la eternidad del rock y por supuesto ser otro de los pioneros del estilo creando un sonido único y con unos jóvenes músicos que no llegaban a los 21 años de edad. El tiempo los pondría a todos y cada uno de ellos en el sitio que merecen.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *