Clásicos Del Grunge: Mudhoney – «Superfuzz Bigmuff» (1989)

Grunge / Alternative Rock

(Sub Pop Records)

 

 

Volvemos a nuestra sección de Clásicos Del Grunge con una pieza clave de finales de los 80 y por consiguiente del inicio en la movida de la música de Seattle. “Superfuzz Bigmuff” es un disco básico dentro de la escena del grunge y que tiene todo el merecimiento de retrasarnos más de tres décadas atrás para recordarles en el día de hoy.

Los norteamericanos Mudhoney se formaron de las cenizas de Green River, banda en la que estaban dos ilustres como Stone Gossard y Jeff Ament de Pearl Jam. El frontman Mark Arm forma esta banda junto con Dan Peters a la batería, Steve Turner a la guitarra y Matt Lukin en las funciones de bajo.

El disco en realidad es un EP, y el primer trabajo de la banda norteamericana. Dos años más tarde aparecería en un compilado con el nombre de “Superfuzz Bigmuff Plus Early Singles” y al que hoy pretendemos desglosar. Dicho primer trabajo se vendió fatal gracias a las normas del sello Sub Pop Records, pero que a día de hoy no lo dejan más que en meras anécdotas ya que no ha hecho más que ganar peso y más peso con el paso del tiempo para convertirse en un inconfundible.

El nombre del disco viene en honor a dos de los pedales de guitarra favoritos de la banda, el Super Fuzz y el Big Muff, y que gracias a los mismos el combo es reconocido por ese sonido sucio desprendido y que tan característicamente le han marcado.

Las banda es una de las pioneras del estilo y el disco no llegó a las tiendas hasta 3 años después de su producción debido a los problemas surgidos en la discográfica con el segundo trabajo de ellos “Every Good Boy Deserves Fudge”, el cual contiene un sonido más punk por parte de la banda.

Mudhoney toma todas esas referencias del rock clásico más sucio y las convierte en hilo propio con un ingenio oscuro y seco como se muestra en su primer single “Touch Me I’m Sick”. O dicho de otra manera la primera patada que salió de Seattle en el verano de 1988 y por así decirlo, el nacimiento de una moda.

Este discazo postula a la banda como ilegítimos rebeldes del garage rock rodeándose de barro en la floreciente escena del underground norteamericano. Tenían un gran don, la forma de componer sus canciones y se grabó en conjunto bajo la mano maestra del productor Jack Endino, el cuál más tarde también se encargaría de producir “Bleach” (reseña aquí) el primer disco oficial de los vecinos Nirvana.

Este trabajo no tiene más que himnos dentro de su género.”Touch Me, I’m Sick” es una de esas canciones que difícilmente se pueden olvidar. Momentos que definen a Mudhoney y sus distorsionados sonidos. “Sweet Young Thing Ain’t Sweet No More” es un áspero blues distorsionado con una excelente aportación por parte de Dan Peters a la batería.

Tampoco se puede olvidar los pesados riffs de “Hate The Police», la genial “Burn It Clean” y sus excelentes trazos de guitarra, el gran solo que contiene You Got It (Keep It Outta My Face)”, “Halloween” y ese pequeño homenaje a Sonic Youth o los momentos más lentos en “If I Think”.

Las semejanzas al Nevermind de Nirvana se dejan ver en “Need” y que creo que no hay mejor forma de cerrar un gran disco que no sea con “Mudride”. Me gusta mucho esta canción, suena como verdaderamente debe sonar una canción en un disco grunge. Guitarras distorsionadas, gran trabajo a la batería y unas voces que trituran.

“Superfuzz Bigmuff” es legendario. Los años y todos sus seguidores lo han puesto en el merecido puesto que debe de estar y eso que la banda tuvo cierta infravaloración con el paso de la década de los 90 por formaciones más mediáticas del género y cayendo para muchos en el olvido, los que a día de hoy se les considera pioneros. Todo un reconocimiento y homenaje que le hacemos a esta banda desde esta página por si todavía hay alguno que no haya escuchado esta joya.

 

 

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *