Clásicos Del Género; Spirit Caravan – “Jug Fulla Sun” (1999)

Stoner / Doom Metal

(Tolotta Records)

 

Finales de los 90, de las cenizas de unos The Obsessed que con el paso de los años los han devuelto a la vida, siendo otro de esos proyectos dónde la clara inspiración compositiva de un dinosaurio como el señor Scott “Wino” Weinrich, sería la misma el que escogiera a algunos amigos acompañantes en su vida musical para acabar dando forma a un proyecto como Spirit Caravan.

El debut de los norteamericanos registrado por Tolotta Records en 1999 (sello de Joe Lally de Fugazi creo), es nuestro invitado de lujo para los “Clásicos Del Género” de hoy. Un trabajo que sin duda contiene ese amor y debilidad por el doom de la vieja guardia, pero que también a través del aire espectral derrochado en el mismo, ese neblina desértica opera fantásticamente bajo la labor de una auténtica veteranía, la voz mítica de “Wino”, casi que como el hijo perdido de Ozzy y con nombres ilustres como Dave Sherman o Henry Vásquez a su lado.

De esta manera, y completando el cuarteto con el batería Gary Isom, saldría a la luz los planos más fantasmagóricos de un “Wino” en estado de gracia, conformando una carrera sublime en su vida musical, haciendo especial a un grupo de corta discografía como es Spirit Caravan, pero recordado por grandes discos como este “Jug Fulla Sun”.

Su voz conmueve, la sección rítmica de este álbum bombea con un grosor en el mástil de cuatro cuerdas de Sherman y un fulminante “Wino” a la guitarra, impartiendo esa cátedra al stoner desde tiempos remotos.

Tan oscuro como triste y empírico en sus letras, tan sucio como pesado, “Jug Fulla Sun” se agarra a estos condicionantes para alcanzar una de las obras incondicionales en su estilo más pesado, haciendo que los de Maryland imperen su fuerza sobrenatural del riff, sobre una base estilística para la historia del género y el conglomerado de ideas y conceptos que abarcan estas 13 pistas, arraigando toda esa clase maestra de “Wino” recogida en años anteriores por carretera.

Desde luego el disco viaja a velocidad de crucero, haciendo que esas partes decadentes se unan con las emociones, pasajes de blues espectrales, y sobre todo esa ideología cósmica que persigue al grupo en un alineamiento astral traducido en sus propias letras. Los medios tiempos dominan los páramos de “Jug Fulla Sun”, y a partir de aquí las notas disonantes dan juego a la creatividad de Spirit Caravan en sus muchos desarrollos. Un efecto inmediato desde la primera escucha que gana a las masas a través de la ejecución de “Wino” en la guitarra, con una definición excelente en su papel, enervante de llevar esa carga psicodélica, que eleva este pedazo de titán a los altares del género.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *