Clásicos Del Grunge; Temple Of The Dog – “S/T” (1991)

Grunge / Alternative Rock

(A&M Records)

 

 

Llegamos a nuestra penúltima parada en estos “Clásicos Del Grunge” que nos hemos dado el gustazo de iniciarlo a principios de año y dónde prácticamente en 8 meses hemos tocado algunos de sus principales pináculos.

La novena entrega de esta autoproclamada sección sigue a un denominador común si presenciamos nuestra entrega anterior con “Apple” (reseña aquí), como único álbum de los desaparecidos Mother Love Bone. Una de esas formaciones de un talento innato que se las prometían felices y que en muchos medios de aquellos tiempos, verían en sus ojos como un nuevo despertar para la comunidad del grunge. No fue así y de sus cenizas salieron otros dos grandes proyectos; Pearl Jam y la elaboración del único redondo de Temple of The Dog. Revisado todo lo anterior, hoy toca echar un vistazo a esta súper banda, consiguiendo otro de esos hitos para el alternativo rock de Seattle.

Concebidos por un tal Chris Cornell que por aquel 1991 ya había sacado a la luz toda la mugre de Soundgarden en sus 4 primeros trabajos de estudio, y se disponía a tener su monólogo con la presentación de “Badmotorfinger” en ese mismo año, Temple Of The Dog siempre partió como un proyecto con el único fin de homenajear a su buen amigo Andrew Wood. Para esto, el también desaparecido Chris Cornell, se reunió de nombres mayúsculos en dicha escena; Jeff Ament, Stone Gossard, Mike McReady, Matt Cameron y hasta Eddie Vedder como segunda voz. Todo un prodigio de artistas en una de esas formaciones soñadas para fabricar, lo que muchos consideran una de las culminaciones del grunge.

Desde su esencia, hasta la finura de sus composiciones, Temple Of The Dog, al igual que tantas, tardó en llegar a un reconocimiento masivo con este único, homónimo y honorífico lanzamiento. Aunque la banda se fundará en 1990, su auto-titulado no llegaría hasta unos meses después, siendo el 16 de Abril de 1991 cuando A&M Records lo lanzaría al mercado.

La voz de Cornell es única, de una presencia incuestionable con la suficiente solvencia para creer profundamente que es uno de los grandes iconos del grunge. Una cosa está clara, proyectos como este o similares como los vividos en este ciclo con aquel inolvidable “Above” (reseña aquí) de Mad Season, te dan a entender que esta familia de músicos, están todos tan unidos como conectados en un sentimiento único a su labor musical. Más allá de la cantidad de lanzamientos con sus respectivas e históricas formaciones, son los muchos proyectos paralelos, giras conmemorativas, discos póstumos y una decena de ejemplos más para creer que la música de Seattle, más allá de crear un estilo musical, creo una de las mejores estirpes de artistas que puedan volver a repetirse.

Con prácticamente os 30 años de provechosa existencia a la vuelta de la esquina, “Temple Of The Dog” como álbum atraviesa generaciones de rock a su espalda para convertirse en una de las mejores firmas logradas por el rock norteamericano en líneas generales de los años 90. Un estilo alternativo como la metodología de sus artistas así lo han escrito a lo largo de su carrera y con pistas que denotan esa misma sensación en el caso de “Your Savior”, y esa colección de riffs que nos transportan a tiempos anteriores, pero que claramente atraviesan esas mencionadas generaciones. Es verdad que Mike McReady se erigía como el guitarrista líder de este proyecto, y su marca queda en canciones como “Reach Down” y un solazo de vértigo para la posteridad. En esta pista en concreto, Temple Of The Dog experimenta en unas exploraciones que también pasan por cierta suciedad reverberante. Y es que en sus 11 minutos, está claro que es una de las pistas a destacar.

En lo que se refiere a sencillos, Temple Of The Dog sacaría a lucir sus mejores galas con los videoclips de “Hunger Strike”, y ese inmenso duelo vocal entre Cornell y Eddie Vedder. Una de esas canciones que pueden pasar décadas desde su fabricación y sigue sonando tan fresca como desafiante. Por otra parte el Chris Cornell más afligido podría verse en una abridora inmortal como es “Say Hello 2 Heaven”, el canto más recordado a su gran amigo Andrew Wood, quién escribió esta misma pista junto con la mencionada “Reach Down” antes de su partida.

Historia indispensable para la música de Seattle en este cierre de semana en la puerta número 235. Temple Of The Dog y su homónimo trabajo, no tendría muchas expectativas a la hora de su lanzamiento, pero al igual que tantas, ignoraban el peso que les devolviera el tiempo, con todo el merecimiento del mundo. Bajo el prisma de un hipnotismo derrochador, esta familia de músicos construiría otra de esas piezas maestras siguiendo los patrones de la fuerza que les caracteriza al grunge, y la claridad refinada de un talento incuestionable a todos y cada uno de ellos.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *