“Dead Again”, la emotiva carta de despedida de Type O Negative

Type-O Negative

Despidamos la semana a lo grande, recordando la figura de un monstruo del doom y el largo legado que nos dejó atrás, tras su repentina muerte en el año 2010. Ahora, en pleno 2020, no está demás celebrar el décimo aniversario de la pérdida de Peter Steele, recordando en nuestros “Sonidos Del Ayer”, su último testamento, “Dead Again”.

De las casi 90 entradas que hemos vivido en “Sonidos Del Ayer”, si nos fijamos bien, muchas de ellas recaen en un año como el 2007. Una gran cosecha la que se vivió en ese curso con un pletórico “Dead Again” del que nadie jamás hubiera pensado que sería la última de las baladas que plasmarían estos reyes del mejor gothic metal.

Hablando de etiquetas está claro que en ese aspecto, esa auto-denominada inventiva puesta en el párrafo anterior, siempre fue uno de los mejores caracteres que los medios lo enfocaban a estos genios si vemos una discografía colosal como la del infranqueable cuarteto de Brooklyn.

En los poco más de 20 años de vida podemos encontrar grande gestas, y si yo soy un fiel devoto de su álbum debut, “Slow, Deep And Hard” por su versatilidad y su crudeza, digamos que “Dead Again” es el espejo al que miraron los neoyorquinos a la hora de ofrecer su versión más madura.

type-o-negative-dead-againAtrás quedaba el empuje que les había dado “Bloody Kisses” como reconocimiento definitivo, la oscuridad aflictiva de “October Rust” (reseña aquí), como su gran obra maestra o la infravaloración de un disco que perfectamente puede completar el podium en la discografía de Type O Negative, “World Coming Down”. Desde este punto de vista, “Dead Again” es su inmediato perseguidor, un puente con pasaje de primera clase al pasado anterior de la banda, y los guiños de aquellos Carnivore primerizos de Peter Steele, quiénes curiosamente y un año antes del lanzamiento de “Dead Again”, el gigante neoyorquino había vuelto a sacarlos a pasear en una de las giras más esperadas.

“Dead Again” es sinfonía para nuestros oídos, todo un itinerario que sirve como la gran despedida del maestro Steele, ofreciendo un largo reportaje a su carrera como músico y figura para el ocultismo, el humor negro, el sexo o la muerte. Todo concuerda en el marco más característico de la banda y “Dead Again” se completa en este aspecto por tener un poco de todo esto, siendo el álbum más influyente de la banda en toda su discografía.

Es como si nos remontáramos a los principios de los 90 y aquella masterpiece llamada “Unsuccesfully Coping With The Natural Beauty Of Infidelity”, volviera a nuestras cabezas mediante un cañón como “Tripping A Blind Man”. Todo un atropello de la mejor marca de Type O Negative que seguirían esta epopeya con uno de los iconos de “Dead Again”, “The Profit Of Doom”, un título que perfectamente los declara progenitores por antonomasia de esta depresión instrumental más oscura que los cojones de un grillo. Versos subliminales lanzados a los 4 jodidos vientos sobre un Peter Steele que advertía su visionaria sobre lo que estaba por venir, en otras palabras, una de las poesías como mejor declaración de principios para el bueno de Steele y sus Type O Negative.

Type O Negative Band

Hablábamos de las influencias que se recorren en todo el espectro de “Dead Again”, que son muchas, más allá de ese empuje punk que vuelve a mostrarnos los orígenes de Steele en “Halloween In Heaven”, o de ese cúmulo de emocionalidades que la aportación de Josh Silver (guitarra) y las teclas Kenny Hickey (fiel súbdito de Steele) muestran su brillantez en “These Three Things”, hasta llegar a la melancólica “She Burned Me Down”. El guiño a los Sabbath, porque tenía que haber un guiño a los Sabbath, se ve claramente en “An Ode Locksmiths”, con uno de esos riffazos que nos hacen más que evidenciar la grandeza de estos tipos.

Diez años dan para mucho, lo suficiente como para reconocer la gran sombra del corpulento Peter Steele y no encontrar un final en su tétrica figura. De la misma manera, la carrera de Type O Negative, siempre ha llevado ese rumbo a la eternidad, y aunque el destino siempre es caprichoso borrando de la ecuación a una banda necesaria para los sentimientos de la humanidad, no así podrán hacer lo propio con la representación que les llevaron a 20 años para convertirse en los auténticos profetas del doom. Esta es su emotiva carta de despedida…

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *