Comacozer – “Kalos Eidos Skopeo” (2017)

comacozer-kalos-eidos-skopeoPsychedelic / Space Rock / Stoner / Instrumental

(HeadSpin Records)

 

 

El rock espacial de Comacozer vuelve a entrar en la órbita de la 235 como segunda reseña de este lunes, iniciando el agitado mercado que nos prepara el mes de Octubre, fiel a sus instintos de traer esa ristra de lanzamientos que lo colocan al alza como uno de los meses más convulsivos de cada curso.

“Kalos Eidos Skopeo” es el primero en entrar dentro de los muchos lanzamientos que llegarán este mes, también es la tercera oferta dentro de la discografía de estos músicos australianos, casi que un reflejo de sus vecinos Frozen Planet 1969, pero con la única diferencia de que aquí el señor riff tiene la palabra.

Su nuevo álbum es el más largo hasta la fecha, más de 50 minutos para estos entusiastas conformado en 4 excitantes piezas instrumentales, alargadas entre ellas, dominadas por esa sensación de humeante fuzz y una reconstrucción de capas, tan familiares en el espectro musical de Comacozer.

“Axis Mundis” abre el ritual espacial de este power trío de Sydney, al que hay destacar la suma de un cuarto elemento para esta nueva función y no es otra que la aportación de Frank Attard (Mother Mars, Frozen Planet 1969) en los teclados y sintetizadores, apoderándose de las ambientaciones más idóneas dentro del marco de Comacozer. Esta primera pista nos lleva a la metamorfosis de los australianos, desde esa psicodelia sutil en los primeros prolegómenos, nos guía en ese zumbido interior que lleva a un crescendo magnífico. Más atmosférica y tenue sería el caso de “Nystgamus”, con una buena carga de efectos de sintetizador, hasta esa parte final dónde todo es tanto lento como masivo. “Hylonomus” fue el primero de los adelantos que nos brindaron, traído a esta casa en su día con todos los detalles de este “Kalos Eidos Skopeo” y siguiendo muy de cerca los patrones de su predecesora. Comacozer Live BandDentro de un mar sosegado por la cálida templanza de sus estructuras, Comacozer nos hace levitar dentro de nuestro imaginario más alucinógeno. Una vez entrado en una enajenación espacio-temporal, los enriquecidos wah wah y diversos pedaleos, nos avistan de la tempestad que viene sobre nosotros. Muchos más stoner en esa parte final, “Hylonomus” estalla de rabia, llevando su intensidad al cubo y un incremento en el compás del mismo. La babilónica “Enuma Elish”, cierra el trabajo llegado prácticamente a los más de 40 minutos de soberana y placentera escucha. El rock más estelar y reconocido en algunos momentos de su ejemplar “Deloun” (reseña aquí), nos devuelve la nostalgia de aquella primavera de 2015, bajo la jerarquía de Rich Elliot al bajo, que es quién marca los pasos en buena parte de este tema final. A su lado, tanto los arreglos de Rick Burke a la guitarra, las reverberaciones de Frank Attard al sintetizador, y el suave trote de Andrew Panagopoulos a los tambores, nos entrega un fino temple como la más tenue de las despedidas. Pero si de algo se puede describir el dominio musical de Comacozer, es de imprevisible, cuando creías que “Kalos Eidos Skopeo” se acabaría desvaneciendo entre el vasto imperio de estrellas, es dónde vuelve a entrar en masa toda su fuerza bruta, descargando nuevamente secciones del rock más pesado y despidiéndose a lo grande con una huella imborrable.

Estupenda continuación de Comacozer para los seguidores del empirismo instrumental más espacial. Una nueva muestra de que en muchas ocasiones no hacen falta voces para la restauración de composiciones totalmente discontinuas. Los australianos se expanden por el cosmos con su obra más extensa en otra de sus meditaciones tan alucinantes como enrabietadas. Un buen amasijo de ideas que resultan toda una fórmula ganadora y encuentran en estos músicos, como todo unos cirujanos de expresa terapia quirúrgica.

 

Facebook || Bandcamp || Comprar

 

Error: Embedded data could not be displayed.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *