Sonidos Del Ayer; Snail – “Terminus” (2012)

Psychedelic / Heavy Rock / Doom

 

La noticia en la vuelta de Snail contada por un servidor aquí presente en los últimos días (ver aquí), ha causado un boom que me ha hecho ir retrocediendo lenta pero satisfactoriamente, percatándome de todo su elenco de detalles en la carrera de una banda fetiche para mí.

Desde las entrañas de la provechosa Seattle, originada precisamente cuando el grunge estaba en pleno auge, este caracol empezó a arrastrarse lenta pero sigilosamente cosechando posteriormente lo que hasta el día de hoy se han facturado en 4 trabajos de estudio.

Con la llegada de “Fractal Altar” en el horizonte como esperadísimo disco para finales de Abril, hoy, en nuestros “Sonidos Del Ayer”, le quitamos las telarañas a este “Terminus”, reseñado por un servidor el mismo año de origen de esta misma habitación, y también el que llegaría en el año 2012 celebrando los 20 años de carrera para nuestros amigos de Snail.

Con un vínculo muy emparentado a aquel “Warp Riders” de The Sword, disco que por cierto será otro de nuestros próximos protagonistas en esta nostálgica sección, “Terminus” entraría nuevamente ese estado no tan flotante en este caso de unos Snail que si viran el rumbo hacía sus orígenes más incisivos, reconfortándonos entre esas melodías vocales por parte de Johnson, abriéndose ante un mar de riffs machacones divagados entre las vertientes del rock más pesado y alternativo, tal y como marcan sus orígenes.

Diez canciones como contenido de “Terminus” alabarían en muchos medios a este disco en 2012 como magistral regreso de los norteamericanos. También es verdad que la ayuda del que fuera su otro guitarrista, Eric Clausen, tira mucho cuando se trata de 4 componentes y no del power trío original que son en la actualidad.

Precisamente la pirámide que hace erupción en su carátula, nos puede también llevar por los derroteros de otro de los exponentes de Snail, como puede ser la banda seminal Shrinebuilder. De hecho, “Terminus” no ha perdido soltura cuando está a punto de cumplir su primera década de existencia a la vuelta de la esquina, y sí que sigue sonando tan fresco en el que yo considero como la firma más elegante y directa de la banda en toda su discografía.

Con todo esto, esa psicodelia pesada adquiere matices épicos cuando encuentras pistas como “Burn The Flesh”, “Matchbook” o “Recursion”, un batallón dónde la naturaleza más arcaica del señor riff es el único protagonista. También es verdad que esa apuesta sonora de la banda, en lo que yo considero una mezcolanza de ideas que van desde el rock psicodélico y alternativo con tintes doom, nos dejan un cóctel de ideas explosivas pero de una marca sonora personal que los hace únicos de su inventiva.

Poco más que añadir para un álbum que habla alto y bien claro desde el primer segundo, llevando esa esencia de fuzz en una inmersión profunda en algunos momentos (“Try To Make It”) como directa en otros tantos (“Hippy Crack”).

Sigo diciendo que ante una discografía tan sólida, cada entrega de Snail me sigue pareciendo igual de fuerte que su anterior. En el caso de “Terminus”, el listón estaba bastante alto con lo que había plasmado cuatro años atrás “Blood” (reseña aquí), pero igualmente, esa huella se dispara nuevamente sacando lo mejor de la banda, infundiendo ese estilo peculiar suyo, entre generaciones y generaciones que circula por el pasado, presente y futuro de las vertientes más alternativas.

 

Error: Embedded data could not be displayed.
Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *