Crónica Acid Mess (Wurlitzer Ballroom, Madrid)

Acid Mess TAOTBE Cartel Madrid

 

 

Y la lisergia sobrevoló Madrid. El jueves pasado daba igual que te encontraras dentro del Wurlitzer, en los alrededores o en Alcorcón, los ecos de Acid Mess debieron llegar a cualquier rincón de la Comunidad, básicamente porque la hora de concierto que se metieron entre pecho y espalda es imposible que no traspasara las paredes del local y se extendiera cual nube tóxica por toda la capital del reino. Madrid está lleno de representantes del mundo asturiano, especialmente si hablamos de su gastronomía pero si tuviera que quedarme con unos embajadores de tan insigne tierra no tendría duda: Acid Mess. Ojiplático me dejaron y con ganas de un par de días más de show.

Ahora vendría el momento de hablar de la banda que abría para ellos, TAOTBE (a.k.a. The Attack Of The Brain Eaters), pero desgraciadamente no tuve la oportunidad de llegar a tiempo a verlos. Como a estas alturas ya estamos adquiriendo cierta confianza, os contaré, aunque no venga a cuento (o quizás sí), la razón. Soy de los que cuando va a ver un concierto se lo traga todo, no me quedo en los bares circundantes esperando a que empiecen los protagonistas y paso de los teloneros como mucha gente hace. En esta ocasión se me presentó una oportunidad de esas a las que no se puede decir no: viaje relámpago en el día de ida y vuelta a Valencia para ver las Fallas antes de que salieran ardiendo el sábado. Era mi primera vez y después de haberlo visto lo que vi, no será la última. Arte, belleza, humor negro y una enorme dosis de mala baba en estado puro. Y también lisergia, por qué no decirlo, porque para idear algunas de las fallas que pude ver, hace falta haber escuchado mucha psicodelia o haberse acompañado de algunas de las numerosas sustancias psicotrópicas que están a disposición del personal. Lo siento de veras por TAOTBE, a los que les tenía ganas, pero seguro habrá más oportunidades para verlos esperemos que no en demasiado tiempo.

Acid Mess Band LiveDicho esto, y con la lengua fuera porque llegaba más que justo, tengo la suerte de entrar al local con el tiempo justo para adquirir el vinilo recién salido del horno del segundo larga duración de los de Oviedo y plantarme en primera fila dispuesto a seguir con la juerga. Casi de inmediato empieza la descarga de adrenalina por parte de Miguel Ruíz a la guitarra y ocasionales voces, Borja Vázquez al bajo y el enorme Antonio Tamargo a la batería (y una segunda guitarra en determinados momentos del concierto). Cuentan además con un cuarto miembro a los teclados y efectos, de cuyo nombre quisiera acordarme pero no lo logro hacer. Ya me disculpará usted. Sí recuerdo que el resto hizo especial mención a él por su gran labor de apoyo tras un brevísimo tiempo de ensayo junto a ellos.

Además del mencionado “II” (reseña aquí), que servía como excelente excusa para organizar el bolo, Acid Mess cuentan con un gran debut apropiadamente titulado “I”, así como varios eps, tales como “Creedless” (reseña aquí) o “Madre Muerte”. Qué suerte tuvimos los que allí estábamos y que pena por los que se lo perdieron, porque resulta complicado ver en vivo ahora mismo a una banda en su estilo que funcione como la máquina engrasada en los astilleros astures que son Acid Mess. Psicodelia pura concentrada en cinco metros cuadrados que le da mil vueltas a mucho de lo que escuchamos procedente de más allá de los Pirineos. Encima una juventud insultante, que lleva el ácido de los años setenta tatuado a fuego en su presentación y que solamente augura todavía mejores momentos de cara al futuro. Seguramente he mencionado más veces el Desertfest de Berlín en estas reseñas de las que debería, pero es que da verdadera lástima comprobar que año tras año se olvidan de España en sus carteles (con la excepción de los tristemente extintos Prisma Circus) y nos ofrecen multitud de bandas provenientes de todo tipo de países que no les llegan a Acid Mess ni a la altura del betún. Ya va siendo hora de que le echen un ojo y sobre todo un oído a lo que tenemos por aquí, que mejoraría con creces lo que aún con sus defectos sigue siendo el festival por antonomasia de este rollo.

Acid Mess Band“Brahamanda”, “Alquimia” o “El Vuelo Del Cóndor” entre otros temas, nos hicieron viajar en el espacio y extender nuestros sentidos más ocultos hasta lo indecible. Y eso que yo no necesito ni consumo las sustancias antes mencionadas. No me quiero imaginar hasta dónde llegarían los que las llevaban puestas encima. Excelentes interpretaciones para completar un jueves que en mi caso unió Madrid, Valencia y Asturias hasta completar un día más redondo que el punto rojo de la bandera de Japón. Grandiosos Acid Mess. No paréis, que el poder del queso de Cabrales y la ayuda imprescindible de gente admirable como Alex Nooirax, os permita seguir disfrutando con lo que amáis y hacernos gozar a los demás oyéndolo.

Por cierto, me sale un grano si no lo digo. Bien o mal, a mí me enseñaron a ir a los conciertos a ver y oír a las bandas, no a cotorrear con los colegas sobre cualquier tontería manteniéndome incluso de espaldas al escenario. Si lo que os mola es el postureo y presumir de lo listos que sois ya tenéis las redes sociales y los bares, pero en los conciertos, por favor, cerrad vuestras preciosas bocazas y dejadnos oír a los que acudimos a ver a los grupos. Que se está convirtiendo desde hace tiempo en una costumbre muy fea y no quiero acabar saliendo en los periódicos al día siguiente de que se me terminen de hinchar los cataplines y os suelte cuatro cosas bien dichas a la cara.

 

Vídeos Acid Mess:


 

 

 

 

Crónica: Jorge Iván Delgado López

Fotos: Sergio Albert Avilés

Vídeos: Jorge Iván Delgado López

Promotoras: Nooirax Producciones

Sala: Wurlitzer Ballroom

Fecha: 17-03-2016

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *