“Crack The Skye”, la cumbre artística de Mastodon celebra su décimo aniversario

mastodon-crack-the-skyeSludge Metal / Progressive

(Reprise Records)

 

No tengo por costumbre reseñar discos de bandas que han llegado o están dentro de unos parámetros más mainstream, también es verdad que en el caso de Mastodon, hemos reseñado casi todos sus discos y no podemos ocultar nuestra devoción por los norteamericanos. ¿Falta a nuestros principios? Desde luego que sí, y será de los pocos casos en los que nos vamos a encontrar entre las repisas de la 235.

Inevitablemente y por motivos de celebración, el cuarto larga duración de estos innovadores del estado de Georgia, cierra la semana con nuestros “Sonidos Del Ayer” y dirigiéndonos directamente a “Crack The Skye”, posiblemente para muchos, el disco que marca la frontera entre sus dos épocas.

Es un poco injusto por mi parte también decir esa última frase, si de algo puede sacar pecho los músicos de Mastodon es de ser unos continuos exploradores de un estilo patentado por ellos mismos a principios de milenio, el cuál como muchas veces he dicho, llegó en un momento en el que todo el mundo creía que ya estaba todo hecho en el mundo del metal, para darle ellos un nuevo giro de tuerca.

Mastodon BandLos cuatro primeros discos de Mastodon son sin duda el Santo Grial del estilo, una banda alucinante, ambiciosa, creadora de diversos giros progresivos, de una marca única y reconocible… Si entras a un bar y escuchas cualquiera de sus canciones, no hay duda, sabes que lo que está sonando, son Mastodon. No aceptan comparaciones y por mucho que lo intenten, ni siquiera se le acercarán.

Dejando a un lado los elogios, nos centramos directamente en el codicioso “Crack The Skye”. Lanzado originalmente el 24 de Marzo de 2009 por Reprise Records, era hasta la fecha la aventura más ambiciosa de la banda que por aquel entonces venía de una extensa promoción de su anterior redondo, “Blood Mountain”, y que en sus muchas paradas por el largo y ancho del globo, servidor aquí presente tuvo el privilegio de caer enamorados de su directo en el abrasador verano de Zaragoza y esa edición que se vivió del Monster Of Rock en el año 2007,  con un cartel de doble jornada pocas veces visto en este país.

La evolución de Mastodon en sus primeros discos alcanzaba su cumbre artística en “Crack The Skye”, álbum conceptual de temática compleja y en homenaje en su título a la hermana del batería Brann Dailor que se suicidó con apenas 14 años.

Realmente “Crack The Skye”, por los motivos personales que vivía la banda por aquel entonces, es la entrega más pura y cristalina jamás realizada por la banda. Complejas historias que van desde curas de un parapléjico en sus viajes astrales, zares rusos, o las teorías de Stephen Hawking sobre los agujeros de gusano.

También es el primer disco con menor número de canciones pero caracterizada por estructuras largas como “The Czar”, dividida en 4 actos, o su cierre con “The Last Baron”. Desde la inolvidable “Hearts Alive” de su segundo “Leviathan” (reseña aquí), Mastodon no traspasaba sobremanera su minutaje en los diferentes cortes. Este es uno de los principales vanguardismo que esconde “Crack The Skye” y es que precisamente, en sus temas más extensos es dónde guarda sus mejores armas, dónde las historias de su disco alcanzan una importancia vital y dónde su estilo más progresivo se llena de una imaginación única, creativa, inspiradora y de lo más teatral.

 

En el caso de pistas como “Quintessence” o “Ghost Of Karelia”, la banda sigue redefiniendo su sonido y llevando ese eco de “Blood Mountain” a un nuevo nivel. Si una ofrece un ritmo enérgico dominado por el característico sentido que dan sus dos guitarristas; Bill Kelliher y Brent Hinds, sería en “Ghost Of Karelia” dónde la importancia en las cuatro cuerdas de Troy Sanders, cobre su protagonismo. Al igual que un motor a los parches como es Brann Dailor, el puente de ésta con la canción que lleva el nombre del disco, colaboración de Scott Kelly (Neurosis) incluida, es una de las partes más retorcidas del LP, con muchos giros en las estructuras.

El principio de “Crack The Skye” lo invaden los que fueron sus dos primeros sencillos y que en ediciones especiales posteriores del álbum, recogerían sendas versiones instrumentales. Aquí tenemos unos Mastodon más reconocidos, sobre todo en “Divinitations”, pista principal del disco. “Oblivion” en cambio, destaca el fuego como narrativa en sus letras. De hecho, en su forma de reproducirse, recuerda mucho a “March Of The Fire Ants” de su primer larga duración, “Remission” (reseña aquí). También es un ejemplo para ver los diferentes rasgos vocales de Sanders en sus casi 6 minutos, abandonando por completo sus voces guturales.

Mastodon podrá hacer 20 discos más que jamás alcanzarán lo ocurrido en el 2009. Su cumbre artística sin ninguna duda, con este laberinto progresivo de cruzados caminos instrumentales e inolvidables momentos. Un pequeño resumen de su discografía de por aquel entonces mostrando la dureza de “Remission”, la inteligencia de “Leviathan” y las innovaciones de “Blood Mountain”, todo un rompecabezas que encaja a la perfección como su novena sinfonía dentro de un estilo refinado y de un imaginario artístico pocas veces visto en el género. Mastodon en estado puro, en su versión más inspiradora y profunda.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *