Admiral Sir Cloudesley Shovell – “Check ‘Em Before You Wreck ‘Em” (2014)

Admiral Sir Cloudesley Shovell - Check Em Before You Wreck Em

Psychedelic / Hard Rock / Heavy Metal

(Rise Above Records)

 

En una semana dónde indagaremos mucho en las continuaciones de las bandas que han sido marcadas por grandes debuts, no podía faltar meter en el saco “Check’ Em Before You Wreck’ Em”, el nuevo y segundo disco de estos macarras del rock británico más duro o lo que es lo mismo decir, Admiral Sir Cloudesley Shovell. El sello británico Rise Above Records, vuelve a repetir partida con el power trío de Hastings.

Seguro que aún quedarán muchos que no conozcan esta banda y mi clara intención no es otra que hacerla llegar a vuestros oídos porque su música la merece. Admiral Sir Cloudesley Shovell nace a orillas del Canal de La Mancha, al sur del país inglés. Tres músicos; Johnny, Louis y Bill, influenciados e hipnotizados por sinfonías del rock como Sir Lord Baltimore, AC/DC, MC5, Status Quo o Buffalo, verdaderas raíces de los 70 que la convierten en la mezcla perfecta de estos 3 degenerados del rock para llevar sus buenos deberes a su estilo musical particular. Tomando el nombre de la banda de un oficial de la marina británica de finales del siglo XVII, estos portentos son la consecución a ser calificados como los últimos de una raza bastarda del rock más grasiento, como bien los define su sello.

Rock de vértigo para levantar el telón con “Do It Now”. Siguiendo esos pasos dejados atrás en el fulminante debut “Don’t Hear It… Fear It!”, los británicos siguen a lo suyo calcando su trabajo anterior y magnificando su estilo incisivo que no deja títere con cabeza. Puro rock de los 70 que estos pedazos de músicos lo ofrecen como un gran homenaje. Un sonido de guitarra puro que se unen a una mezcla esencial y una producción perfecta, creando cada uno de los elementos como algo fascinante.

La segunda “2 Tonne Fuckboot” tiene ese aire zeppeliano perfecto con las demenciales voces de Louis “Bronco” Wiggitt y su guitarrista el “Gorilla” Redfern. Suben las apuestas con “Captain Merryweather” la cuál arranca con esa atmósfera idónea que sientes cuando vas a escuchar algo grande. Una verdadera obra psicodélica de 8 minutos que recuerdan a los mejores Monster Magnet. Primeros compases de enormes y bellas voces dan paso a una segunda parte brutal entrando en la particular fantasía macarra de estos tíos.

Admiral Sir Cloudesley Shovell Band

La excelente aportación que deja Bill Darlington en un corte como “Running From Home” es de quitarse el sombrero. La conducción que lleva el tema es tremenda y el solo de guitarra que se marca el bueno de Redfern es tan sólo el comienzo de algo espectacular. “Happiness Begins” tiene un sonido de lo más familiar, como asomar la cabeza con unos tempraneros Status Quo, o los guiños a una banda como The Who y ese aroma blues que tiene “Shake Your Head”.

Sorpresa de título con la propia “Don`t Hear It… Fear It!”, que nos recuerda la autenticidad de su primera obra con el particular show de Johnny Redfern a las cuerdas. El trabajo en equipo es sin duda la mejor aportación que tiene este corte tan laborioso.

Llegando al final de “Check’ Em And Wreck’ Em”, las sorpresas no dejan de caer con cortes más boogies como “Bulletproof”. Cada canción tiene su propio brillo pero todas forman parte de un todo, es cierto que a veces la banda podría haber dado algo de más como es el caso de “The Thicker The Better”, dónde se podría haber aportado mejores coros para mejorar la calidad del tema, pero evidentemente, nada es perfecto.

Atentos a ese final que, como bien hicieran en su debut, se despiden a lo grande. “Late Night Mornings” es algo épico, los británicos se sacan de la chistera el cañonazo definitivo del disco y nos lo regalan al final del mismo. En realidad hablamos de dos canciones en una que juegan en el mismo momento. Muchos incluso creerán que se trata de una mala grabación pero podéis comprobarlo rebobinando. Dije dos canciones pero también puedo decir hasta tres si contamos ese tramo final. Todo un detallazo original de estos Admiral Sir Cloudesley Shovell que nos dejan un blues de alta escuela entrelazando con momentos de puro músculo para cristalizar el sentimiento general que puede despertar esta gran banda.

Gran continuación para los de Hastings que vuelven a tumbarte con su sabor retro más gamberro. Un álbum que gana más y más con el paso de las escuchas y que se reduce a un estilo consistente e incisivo transformándolo en un éxito general. Tal vez a nivel compositivo no este a la altura de su debut, pero sin duda es otro gran disco para seguir disfrutando de la grandilocuencia de estos almirantes del rock. Recomendadísimo.

 

Facebook || Comprar 

 

 

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *