Clásicos del Género; Bongzilla – “Gateway” (2002)

Sludge / Stoner

(Relapse Records)

 

Hablar de un clásico del género es perfectamente hablar de cualquier disco de Bongzilla, ministros del sludge patentado en Wisconsin, una de las piedras angulares del sonido fangoso y por supuesto una de esas detonaciones que el pasado 2021, tuvo su laureado regreso con un increíble viaje de especias verdes universales como era “Weedsconcsin” (reseña aquí).

El despertar de estos renacentistas del género, supuso todo un puñetazo sobre la mesa para invocar a la veteranía del riff, a que en esta empresa estas moles tienen pocos rivales y ya que estamos en el 2022 y tan solo unos meses de esa fecha festiva, creo que este viernes es apropiado para hablar un poco del tercer asalto de los norteamericanos “Gateway”.

Resulta que el próximo 3 de Septiembre, esta bola de demolición, que en su día lanzó originalmente Relapse Records, cumplirá 20 castañas como no uno de los máximos mandatarios en estos de las descargas masivas y vertientes pesadas a las que tanto nos abrazamos a diario, de la misma férrea forma que nos acaloramos a un amplificador de 2 metros.

Todo un espectáculo que supone una de las grandes culminaciones de Bongzilla, en claves muy aproximadas a las vertientes Sabbath, amplias dosis del blues más pesado, y posiblemente uno de los discos más agresivos de Bongzilla, llevando una rítmica brutal y todo dentro de ese reinado dónde el señor riff levanta el puño para reclamar su jerarquía.

Humeante en todos los aspectos, clamando al bong que alimenta sus entrañas y un Makela a golpe de voces monocromáticas, letras unidimensionales y toda esa pizca de maldad procreada en aquel 2002 por parte de Bongzilla para la legalidad del verde universal. A partir de aquí se abre el espectáculo de una formación en su ópera hacía el sludge de Madison, con ese crujido atronador y riffs mayúsculos en los mástiles tanto del propio Makela como de “Spanky” en los mástiles de 6 cuerdas. Las afinaciones en esas guitarras tienen un mérito terrible en la producción de Wendy Schneider, a punto del ocio y disfrute, pentatónicos en su expansión, difusos en nuestro cerebro lleno de resonancias que van y vienen entre sus reverberaciones.

Ocho pistas para las vitrinas del género, estatuarias, monolíticas, con sus diversos cambios de tiempo, pero siempre bajo ese esencial groove demoledor de Bongzilla. Como el mazo de un primate del Neanderthal directo a la boca del estómago, bajo la interpretación más propia de su surrealista mundo apocalíptico.

Pocas palabras para describir la grandeza de este “Gateway”, más bien sobran demasiadas ya. Simplemente detengan sus ojos y empiecen por esa portada que sirve como declaración de intenciones para adentrarnos en el contorno de espeso verdor en el mundo de Bongzilla. Una vez seducidos a su hechizo, suban el volumen, denle al play, y disfruten del fin de semana.

Buen viaje camaradas…

 

Error: Embedded data could not be displayed.
Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *