Clásicos Del Género: Sleep - "Holy Mountain" (1993)

Sleep - Holy Mountain

Stoner / Doom Metal

(Earache Records)

 

Durante el año 1993 se liberó un disco que no solo con el paso del tiempo cogería un peso mayúsculo colocándose como un pionero de su estilo, sino que llevaría a esa época dorada marcada por Ozzy y los suyos a la enésima potencia. En una época dónde el metal se abrazaba con el tecnicismo y las virtudes de muchos músicos, tres tipos; Al Cisneros, Chris Hakius y Matt Pike, sobrecogían los cimientos del underground mundial con una apisonadora totalmente grasienta y cargado de los riffs más bestias de la historia de un género como el stoner.

Cualquiera que no este familiarizado con el estilo verá este disco como un completo de desastre, la voz de Cisneros no es precisamente fácil de escuchar, la producción en sí es bastante borrosa, tosca también puede ser la palabra, pero muchos hoy en día la encuentra idónea y esencial, forma parte de ese universo de sonidos llamado Sleep.

Es la asfixiante atmósfera que puede dejar este “Holy Mountain”, interesante de escuchar, las influencias son directas y totalmente palpables con las primeras obras de Black Sabbath. El sonido garajero que pudieron dejar tanto este como “Blues For The Red Sun” de Kyuss o incluso “Spine Of God” de Monster Magnet, sirve de muchas bandas actuales para llevarlo a un sonido más pulido, pero los principales fundamentos empiezan por aquí.

La batería y el bajo te llevan de cabeza a la orgía de grandes riffs que tiene este segundo trabajo de Sleep, dispersados por todo el espectro del álbum con un Matt Pike en estado de gracia, una bestia de las seis cuerdas que parecía aún estar aún con los grilletes, el demonio que llevaba dentro aún no se había soltado pero dejaba ver rasgos de la crudeza que montaría años después con su proyecto particular High On Fire.

Sleep Band¿Por qué mencionamos las influencias a Sabbath en un disco como “Holy Mountain”? Pues es bien sencillo, piezas como la abridora “Dragonaut” o “Some Grass” rompen con los mejores riffs de la escuela de Iommi en el inolvidable “Masters Of Reality”. Las letras también son bastante abstractas, inspirada en dragones o druidas, miren esa pieza llamada “The Druid” y ese narcotraficante que llevan dentro. ¿Guiño a “The Wizard”? Pues puede ser otra más…

“Holy Mountain” es una devoción no adulterada dentro de ese consumo abundante de malrollismo interior. Los masivos riffs que trae “Evil Gypsy/Solomon’s Theme” hacen que tus altavoces se resquebrajen, que se abran las puertas del infierno para estos desolladores, una de las tormentas sonoras más apoteósicas que se pudieron vivir en una visionaria década como los 90, una de esas épocas que cuando creías que todo estaba hecho, llegaron Sleep y le dieron un giro de tuerca al mundillo para ponerlo boca abajo y subirte la sangre a la cabeza hasta que te haga explotar.

Supongo que la cualidad más sorprendente de ellos radicaba en esa paciencia interminable, amén de su obra “Dopesmoker”, aquí también hay una pequeña antesala, se llama “From Beyond”, o lo que es lo mismo, esa acumulación de tensión interior, esa recarga de batería para estas máquinas del averno que estalla con fuerza en esa catarsis final. Tiempo adelante se vería cristalino y más extendido en “Jerusalem”.

Nueve piezas que llevan al stoner/doom en su máxima expresión, inspirado en sus profesores de escuela del pasado en la Universidad del Heavy Metal en Birmingham pero Sleep le añade algunas características originales; extrañas voces que no son cantos, sino el cantar de los efectos psicotrópicos que llevaban en ese momento y que se adaptan a la música perfectamente. Comercialmente es el más accesible de la banda, pero en cuanto le das al play y empieza a sonar “Dragonaut”, será mejor que tengas el cinturón bien abrochado, porque comienza tu paseo por este demencial infierno.

 

 

 

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *