Crónica Monkey3 + Phonocaptors (Wurlitzer Ballroom, Madrid)

cartel-monkey3-phonocaptors-madrid-febrero-2017

 

Febrero de 2017, mes escogido por la promotora Desert Sons en colaboración con Kraneo Producciones para ofrecer a un público sediento de conciertos tres fechas en las que la buena música asume el protagonismo. Tres fechas encabezadas por formaciones que cruzan nuestras fronteras para reunirse con anfitriones que ratifican la calidad residente de nuestra capital, oscilando acertadamente en el marco del stoner y psicodelia. Situada a día 9 de Febrero, en la céntrica y tan transitada Wurlitzer Ballroom, iba a elevarse el sonido cósmico ancestral de los suizos Monkey3 tras un frenesí surfero de los madrileños Phonocaptors.

Tengo la suerte de contar con ciertas fuentes que han sido capaces de confirmarme que Phonocaptors siempre será el fondo musical escogido por los padres y madres marcianos en sus fiestas de juventud más alocadas. Los terrícolas pudimos ver en acción un motor de sonidos psych que parecía elevar la intensidad continuamente, volviendo imposible resistirse a la locura y a dejarse llevar por la fuerza de un sonido surfero, pesado y buenrollero en esencia. Llevaba bastante tiempo implorando a los astros por una fecha suya que cuadrase con mi agenda, y puedo decir que no me esperaba un directo tan arrollador de Phonocaptors, pese a su excelente material grabado. “Errata Naturae” (reseña aquí), publicado en 2016, estuvo muy presente en el recital, mostrando en el directo cómo se llevan a cabo estas interesantes composiciones, preservando el sonido del teclado como el eje troncal de la melodía, y arropado por una frenética base rítmica que elevaba los pies del suelo. Siendo francos, Phonocaptors es uno de esos grupos que enriquecen la cultura musical de uno, amplían el abanico de las preferencias musicales y redescubren ambientes vintage con un enfoque novedoso. En alguna autopista sideral, estoy seguro de que ahora mismo está sonando “The Dark Surf Returns” en la radio de más de una nave intergaláctica.


phonocaptors-live-bandDespués de una culminación respondiendo generosamente un bis que hacía resonar “Marihuana Sótano Maldito” en la Wurlitzer, Phonocaptors dejaron un campo electro-magnético que hacía chisporrotear a un público entregado a la prímera fecha organizada por Desert Sons y Kraneo. Un público que había llegado a este momento para purgar su mente de todo el estrés liberando toda la energía negativa que sus cuerpos habían ido acumulando. Un público que venía a apoyar y colaborar con la música que había sobre el escenario para que ésta fuese el cepillo que barriese todos sus males. Con un inicio que invitaba tanto a saltar, gritar, aplaudir y bailar con la música, un gran sector del público se estrelló contra el guion hermético de Monkey3.

La música de Monkey3 se puede resumir como un conjunto de pasajes en los que la intensidad es evolutiva, secciones ascendentes que desembocan en silencios delicados, y sigilos misteriosos que mutan en oleaje de potencia. Mientras que la formación madrileña ofrecía intensidad constante, Monkey3 jugaba con la alternancia del silencio. Es por eso que, aquel sector del público que saltaba, gritaba, aplaudía y bailaba, eran desplazados continuamente por estas secciones más relajadas. Parecía que a la banda no le hacía mucha gracia que vitoreasen sus repentinos y cuidadosos parones, tampoco que aplaudiesen sus espectaculares cambios de tempo, o que calentasen los silencios antes de sus explosivos riffs. La pista dividía a los asistentes durante las canciones, y cuando los temas culminaban se unían en aplausos. Pero eso a Monkey3 no le gustaba. monkey3-live-bandEs más, daba la impresión de que la música que nos ofrecían había que disfrutarla a su manera, que nos encontrábamos bajo la dictadura de su criterio, y que lamentaban no tener una masa de oyentes uniforme. Y esto era apoyado por más de un asistente que, antes de dedicarse a pautar cómo otras personas han de disfrutar su ocio, bien podría haberse quedado en el sofá de su casa, auriculares en las orejas y una taza de té Rooibos en la mano.

El concierto de Monkey3 es un fracaso como banda. La profesionalidad de un músico se mide en la capacidad de mantener intacto su show con independencia de cuál sea el público que le toque. Sin duda, las malas caras, los malos gestos, y el largarse del escenario sin resolver un bis que pese a todo pedían los asistentes, son detalles clave para darse cuenta que al proyecto Monkey3 le falta madurez respecto a su puesta en escena y le sobra más de una crítica positiva. ¿Es que acaso 15 años sobre los escenarios no han sido suficientes para que Monkey3 sepa quién hace posible que sigan sobre las tablas? Resumiendo, un concierto mediocre aderezado con visuales, de mano de unos músicos impecables en técnica, pero incapaces de tener su propio show bajo control.

En definitiva, Phonocaptors fueron los protagonistas de la noche, cuya música de otro mundo pudo disfrutar cualquier persona que pagase la entrada de esa noche, sea cual fuere su concepción de concierto, derrochando entrega y buen rollo. Nuestra escena musical dio una lección intachable de cómo se une a la melomanía bajo un mismo himno: Phonocaptors, un orgullo de banda.

 

 

 

 

 

Crónica, fotos y vídeos: Aston Wirz

Promotora: Desert Sons, Kraneo Producciones

Sala: Wurlitzer Ballroom

Fecha: 09-02-2017

 

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *