Ecos De Sabbath; Dragonauta – “Cruz Invertida” (2010)

Stoner/ Doom Metal / Occult

(Tommy Gun Records)

 

 

Llegados a este punto de un viernes tan agitado, y ante todo memorable por sus muchas efemérides, todas ellas vistas en nuestras redes, toca entrar en la penumbra de nuestros “Ecos De Sabbath” con una nueva entrega.

Con más de 20 años a la espalda de plena actividad, y para un tercer trabajo como es este “Cruz Invertida”, Dragonauta celebra de esta manera el décimo aniversario que cumple este discazo, llegado desde el vasto imperio underground argentino.

Un servidor aquí presente, recuerda aquel verano de 2012, el mismo año de origen de esta puerta número 235, hacer una reseña bastante verde de un disco que ha ganado un peso mayúsculo con el paso del tiempo.

El puñado de influencias de estos Dragonauta, los mismos que llegarían al principio de la pasada década con su disco más oscuro, aquí daban un paso mucho más lento y pesado al género stoner/doom, tan repartido por la geografía sudamericana, y abriendo nuevos horizontes dónde los exponentes de la banda quedaban evidenciando en sendos guiños a formaciones ilustres del método como Electric Wizard, Cathedral, Saint Vitus, Pentagram o los mismos Black Sabbath.

Con el paso del tiempo, Dragonauta ha seguido su exploración, llevada en todas esas fuentes de admiración de las que bebe e inspiran sus componentes hacía los terrenos del black más primitivo con “Omega Pentagram” o un prodigio auditivo como fue su último “Entropicornio”.

Digamos que Dragonauta son ese tipo de bandas que se desmarcan de los cánones establecidos en el submundo argentino. Una banda con demasiadas prestaciones, muchísimas influencias y ante todo, dónde yo veo el mérito, es que a pesar del baile de músicos en su alineación, no les ha impedido superarse con cada nuevo lanzamiento a sus vitrinas.

Centrando nuestra mirada en “Cruz Invertida”, damos la vuelta 10 años atrás con una formación que únicamente incluiría por aquellos tiempos a su fundador, el Dr. Evildinsky. Siendo este escoltado por las cuatro cuerdas y voces del “Topo” Armetta”, el batería Ariel Solito y el también guitarrista Alejandro Gómez. Juntos formarían una de las piezas esenciales del stoner/doom argentino del nuevo milenio, “Cruz Invertida”, dotado de largas canciones rellenas de letras paganas y unos riffs de guitarra que bombearán con fuerza ese sonido valvular correspondido por Dragonauta en este notable disco.

Los climas más oscuros y medios tiempos se esparcen en este tercer volumen de los bonaerenses, siendo una de sus entregas más personales dentro de una discografía imprescindible, y testigo de una metamorfosis, muy pocas veces vista y escuchada en el cono sur americano. Y digo esto, porque momentos como los de “World Of Violence”, destilan un groove a galope en estos Dragonauta, dónde la intensidad se multiplica para que siga sonando igual de fresco 10 años después. El mismo ímpetu, varía en niveles con “Montañas De Sangre”, otro de esos cortes venenosos, predecesora de otra de las pistas culmen del álbum, “Black Venom”. Aquí se podía definir perfectamente el sonido más actualizado de los Dragonauta de 2010, versátiles como la naturaleza de “Cruz Invertida”, el inquietante paso del disco, tendría una de las paradas más aterradoras con este quinto acto, lleno de ese spanglish del “Topo” Armetta en las voces, y las diferentes marcas progresivas que nos llevan por una montaña rusa de perturbaciones infrahumanas. Terror, tétricas atmosferas y silencios de puro suspense, darían paso a una de las mayores tormentas causadas por Dragonauta en este registro.

El cierre con “Lux De Marte” es un guiño para una sección tan señalada como esta. “Cruz Invertida – Altar Penumbra”, como pista que da nombre al título, retoma el sendero más espeluznante de los argentinos, absorbidos por una oscuridad y las tendencias más características al ocultismo y satanismo, adquiriendo un mayor índice de conciencia en “God Half Blind”, cargada de los riffs más demoledores del redondo.

Hablábamos antes de los británicos Electric Wizard como una de las principales referencias del combo sudamericano por aquel entonces, y pistas como la abridora “Muerte y Destrucción”, así lo atestiguan. Igualmente, “Poseidon’s Blood” es otra de las destacadas de un disco compactado en lo mejor de la banda lanzado hasta ese 2010. Ver cómo crece este monstruo de innumerables cabezas que es Dragonauta en composiciones más alargadas, y arrojarlos al cenagal de mierda más pesado con el doom más sombrío.

Dentro de su estilo, y si nos posicionamos dentro de la escena sudamericana, pocos discos pueden hacerle frente a este inmortal acontecimiento del riff, como una verdadera joya en bruto para el género pesado. Ante todo es un disco visionario que tiempo después, acabaría definiendo los pedazos de músicos que son hoy en día, siendo todo un referente como es Dragonauta en su larga y batida carrera. Hoy es día de disfrutar, del funesto y más oscuro pozo sin fondo, proyectado en un sublime “Cruz Invertida”.

 

Error: Embedded data could not be displayed.
Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *