Ecos De Sabbath; Hellmet – “Judgement Day” (1970)

 

Volvemos a tirar de esas rarezas del extenso firmamento setentero, y los tantos clásicos, reconocidos a día de hoy, como auténticas obras de culto que forran las paredes de esta sección denominada “Ecos De Sabbath”.

Curiosamente y como punto de origen a las eternas huestes de Birmingham viajamos hacía el núcleo de 1970 para hablar de una banda como Hellmet, en esta fusión más propio de un híbrido entre Cream y Led Zeppelin para la ocasión.

Esta banda nace en algún momento del transcurso entre 1969 y 1970 y la composición de unir exintegrantes de bandas como Leviathan y The Motion.  Como suele pasar en muchos casos de este tipo de formaciones, la información por la red de ellos es bastante escasa, y la poca que hay es cuanto menos borrosa.

Algunas reediciones avalan la vuelta de este “Judgement Day” como recurso de los británicos llegados desde la localidad de Brighton y compuesto por los músicos Terry Aitken (voz), Stephen Day (guitarra), Ray Mellors (bajo) y Gary Murphy (batería).

Este disco fue el único de su corta pero provechosa existencia, llegando a tocar por medio del periodista John Tobler, en un marco encomiable por aquel entonces como era el Marquee Club. Todo esto llevo una creciente serie de grabaciones, siendo los propios músicos de Hellmet los que se financiaron ellos mismos su producción en los Orange Studios.

La consecuencia a todo esto fue “Judgement Day” y los 5 cortes que complementan este lanzamiento basado en el hard rock estándar de esos tiempos, fuertemente influenciado por Black Sabbath en cortes como “Trust” y ese riff principal que tiende a crecer en compases más progresivos para llenar el dinamismo de los británicos.

Pero si hay algo que puede llenar de florecimiento el jardín de Hellmet es su polivalencia en muchos géneros. El blues que despierta “Hazy Shady Lady” es magnífico como apertura y una banda sonora propia para presentarse al sonido de los de Brighton. “Sweet Bitch” da la bienvenida a la cara B con acompañamientos de piano y ese proto metal incisivo, bien continuada con el cierre “What Is The Point (Of It All)?” y esa sorpresiva intromisión jazzística que tiene por medio.

Mención aparte para ese canto melancólico que es la canción principal del disco y su adicción a la heroína en uno de los puntos más profundos de “Judgement Day”.

En medio de toda esa vorágine de lanzamientos descubiertos y ocultos del extenso universo setentero, este “Judgement Day” sigue siendo una auténtica pieza de coleccionista para los más melómanos. Este es otro de esos ejercicios para entender las razones a la dureza del proto metal y el largo abanico de ramificaciones a los que podía extenderse su sonido. Hellmet, como tantos alumnos aventajados de su clase, eran otro de sus mejores recursos.

 

Facebook Twitter Plusone
Visited 28 times, 1 visit(s) today

 

Banner La Habitación 235

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *