New Keepers Of The Water Towers – “Cosmic Child” (2013)

 

Es increíble el número elevado de bandas nórdicas que pueden salir en un año con trabajos realmente buenos. Si a esto le sumamos las ya consolidadas, se podría decir por enésima vez en este blog, que de países como Suecia, Noruega o Finlandia está verdaderamente uno de los pilares europeos de cualquiera de los estilos musicales del panorama.

Si hace unas semanas publicamos uno de los trabajos más importantes de año como era lo nuevo de los noruegos Kvelertak, hoy le toca el turno a sus vecinos New Keepers Of The Water Towers y su nuevo “Cosmic Child”.

Nacen en 2006 y después de dos discos oficiales en, en 2009 “Chronicles” y en 2011 “The Calydonian Hunt”, los suecos se decantan por los números impares a la hora de sus lanzamientos y eligen este 2013 para el lanzamiento a órbita de su nuevo trabajo.

Hablar de bandas nórdicas es hablar por encima de todo de ejemplos de bandas con mucha calidad en sus entrañas. El caso de New Keepers Of The Water Towers es otro más, si bien considero que “Cosmic Child” va a ser un punto de inflexión en su carrera.

Entre los elementos más progresivos y esos guiños omnipresentes al space rock, digamos que tenemos dos vertientes que definen  “Cosmic Child” de una manera cristalina. Un trabajo de lo más creativo, pero sobre todo, atrevido por parte de los suecos y que con este disco parece como si volvieran a renacer, reflejando y poniendo todas las garantías a estas palabras en sus casi 50 minutos de duración. Dicho en pocas palabras, “Cosmic Child” es ese tipo de disco con la etiqueta space, que te transportará a diferentes galaxias y dimensiones sin abandonar tu casa.

Desde su inicial “The Great Leveller”, asistimos a la perfecta introducción de una banda que intenta, y así lo logra, aportar un sonido nuevo en su trecho camino. Combinar multitud de riffs de ese rock progresivo con los guiños al citado space que hacen degustar a los amantes del profundo y negro espacio.

 

 

“Visions Of Death” lo calificaría como la novena sinfonía de los suecos. Lo que en un principio parece comenzar con toda la alegría del mundo, las teclas de un piano nos hacen poner los pelos como escarpia y aumentar la calidad del corte a límites insospechados. Un épico viaje que hace que te sientas a años luz en una canción que se te hace corta y que es la excusa perfecta para ver la madurez que han alcanzado estos tíos tanto en su música como a la hora de componer sus canciones. Así llegamos pasados más de cinco minutos de canción para meternos en una vorágine de riffs stoner ,que saliendo de la nada, nos dejan en su tramo final una de las mejores partes de este “Cosmic Child”.

“Pyre For The Red Sage” así sumirse al oyente en la nostalgia y rescatar ese espíritu de los mejores Pink Floyd en el primer tramo de la canción. Un corte con mayúsculas donde la improvisación pasa a un segundo plano y es sustituida por la contundencia en una segunda parte de canción llena de los mejores riffs y punteos de todo el trabajo.

 

Como si de un videoclip se tratará lo mejor recomendación que tengo a la hora de degustar este álbum de la mejor de las maneras, es poner un clásico de la ciencia ficción como es “2001: Una Odisea Del Espacio” activar el mute y como banda sonora poner “Cosmic Child”, cartas de amor para unos pioneros como Pink Floyd transcurren en sus venas.

Con “Cosmosis” escuchamos de inicio y por segunda vez en el disco esas partes acústicas, haciendo caer la baba a un servidor anonadado ante tanta calidad y continuar con la quinta canción “Lapse”. ¿Qué se puede decir de este corte? Una canción de casi trece minutos y unos ruidos ambientales que definen a la perfección un mundo tan apasionante como desconcertante. Como una jodida obra de arte, “Lapse” quedará en las mentes de mucho como esa canción donde el estado de ánimo y las atmosferas que desprenden de él, chocan contra la intención y el propósito. Cerrar los ojos y dejar que sus riffs  te lleven por otro gran viaje por el inmenso espacio, es la mejor opción que les puedo dar.

 

Con toda esta epopeya space llegamos a la final “Cosmic Child” de menos de tres minutos que sirve de outro para despedir un trabajo que destila esa sensación de un álbum con cierto concepto épico, dónde sus pistas más largas prevalecen y se componen de movimientos que se conducen a la perfección desde un punto a otro del disco.

Con una mezcla moderna y un nítido sonido, permite al oyente degustar la complejidad que se desprende de él. Gran parte de esta culpa, es ese maravilloso trabajo de producción.

No me cabe ninguna duda a que estamos ante el mejor trabajo de la banda hasta la fecha. Cortes como “Visions Of Death” o “Lapse” son garantía de ello, pero cada pista tiene algo especial en su interior.

 

En una página que ahora no recuerdo su nombre leí que el título correcto para este álbum tenía que ser “The Dark Side Of The Doom”, la verdad que el tipo aquí no anda desencaminado ya que como he dicho antes, este trabajo bebe mucho de las raíces de Pink Floyd. Ese rock progresivo que bien sonaba antaño y aderezado con ese space rock, los hacen como grandes delatadores de un sonido que siempre se ha echado en falta desde hace años, y que gracias a la nostalgia cada vez que lo volvemos a escuchar es imposible que deje a uno con la piel de gallina.

 

Si a todo esto le sumamos el enfoque moderno por parte de la banda sueca y la creación de ese lado más doom siendo un álbum más contemporáneo, lo que obtenemos como resultado es un disco de gran talento musical que brilla en este primer trimestre del 2013.

 

 

 

New Keepers Of The Water Towers – Cosmic Child
Listenable Records 2013
Tracklist:
 
01. The Great Leveller 06:11
02. Visions of Death 09:25
03. Pyre for the Red Sage 12:05
04. Cosmosis 03:45
05. Lapse 12:32
06. The Cosmic Child 02:52
 
 
 
Facebook ->  https://www.facebook.com/NewKeepers?fref=ts
 
 
Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *