Heavy Trip; Conectando con el cosmos creativo…

heavy-trip-live-band

 

Ejecutado con la misma fiereza que podrían hacerlo las altas esferas del género, nos vamos directamente hasta la Columbia británica, porque allí, directos desde la ciudad de Vancouver, Heavy Trip se gradúa con honores con su homónimo arranque.

Nombre idóneo de proyecto, orientativo para todo el que se adentre en esa explosión llevadas en sus jam sessions de alucine, con una fina mano de Earthless por un lado, la pesadez de Tia Carrera, la creatividad de Iglesia Atómica o la firma de Domadora.

Fuentes innegables de succión para el sonido de unos Heavy Trip totalmente incendiarios, irrumpiendo nuevamente en una categoría superpoblada a estas tempranas alturas del año como son la de los instrumentales.

La hipnótica marca de Heavy Trip, derrocha tanta sensualidad como su amor por el blues, véase el caso de esa segunda pista en “Lunar Throne”, llenando esos minutos, más allá del viaje a los campos del Eliseo, hacía un universo multicolor dominado por la jerarquía de la rítmica y el virtuosismo de sus extendidos solos.

Auténtica materia de las sesiones que más nos embaucan hacía los confines de la psicodelia pesada, pero evidentemente, si hay algo que hace grande este disco, ese es el plano de sus muchos estados de ánimo. heavy-trip-stEs verdad que la presencia de Cole Jandrisch hace de su labor todo un monólogo en “Heavy Trip”, suyos son los momentos por dónde nos ilumina ese camino a través de la explosividad de su factura, pero el dominio tanto de Cole Vibert (bajo) como de Ben Frith en los parches, marca ese rock vertiginoso que a veces alcanza la velocidad de crucero en el segundo tramo del progresivo crecimiento que lleva “Mind Leaf”.

Ojo a un cañonazo como es ese arranque con el nombre de “Hand Of Shroom”. Todo lo que necesitas saber para convencerte a las primeras de cambio con Heavy Trip, está en esos 7 minutos y medio de inmejorable carta de bienvenida. Un éxtasis instrumental, lleno de efectos, reverberaciones y todos esos elementos que pueden hacernos entrar en trance en esos bucles laberínticos que acaban absorbiéndonos como la mano más incendiaria del mismísimo Isaiah Mitchell.

Los títulos de sus canciones son toda una declaración de intenciones del narcotismo que despierta las escuchas de este primogénito suyo, pero también cuenta mucho esa citada versatilidad que evidentemente hace de las jam sessions, como las mejores si se llevan un buen esquema detrás con la mejor improvisación. En este caso, la pista final con “Treespiner” es la mezcla perfecta entre el heavy blues de “Lunar Throne” y la progresión ascendente de “Mind Leaf”. Dicho esto, ni que decir tiene que ese manto de humeante ácido omnipresente en todo el disco, aquí alcanza sus mejores cotas para engullirnos dentro de esa ambientación psicotrópica que hace de este primer lanzamiento de los norteamericanos, todo un trabajo a destacar por su polivalencia, su deflagración y sobre todo, su destreza virtuosa..

Todo un plato devorador y sobre todo tentador para las bandas de libre improvisación antes citadas y que ampliamente todos conocemos. Tengo la sensación de que no pasará desapercibido en este 2020.

 

Error: Embedded data could not be displayed.

 

Facebook Heavy Trip

Bandcamp Heavy Trip

Web Oficial Heavy Trip


 

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *