Holy Mushroom – “Moon” (2018)

holy-mushroom-moon

Psychedelic / Space Rock

 

Traspasamos la puerta hacia el cosmos de psicodelia que representa esta casa para introducirnos en el propio universo paralelo que nos proponen los asturianos Holy Mushroom con su nuevo disco “Moon”. Grabado y mezclado en los estudios Asturcon por Berto del Mazo y Boniel Llaneza, masterizado en Kadifornia Mastering por Mario G. Alberni y diseño de su cubierta Portu Lugosi y Greta Saavedra.

Todo un viaje al interior de la mente en el que la banda de Oviedo, nos invita a explorar otros espacios en los que la alucinación y lo tántrico envuelve nuestras neuronas en una reconfortante catarsis dónde la lisergia flota sobre nuestra razón. Tres cuartos de hora en los que la levitación de lo material genera un estado de ingravidez narcotizante.

“La Caverna” es la estación de partida del viaje. Efectos creando un espacio exterior con difusas notas de bajo, arropadas por unos alarmantes platillos. Calientan las máquinas con la sutileza de acordes de una guitarra invadida por efectos fuzz, misteriosas voces se vislumbran en la lejanía. El clima se crea desde el primer momento para que el oyente se sienta atrapado en el sigiloso sonido de Holy Mushroom. Los sagrados hongos alucinógenos comienzan a hacer efectos en el oyente a través de las notas musicales. Todo aquello que la mente humana no acaba de entender, aparece ante nuestros oídos. La oscuridad de la cavidad da paso a universos en los que vislumbran luces estimulantes, cegando nuestros ojos sin que podamos evitar  la perturbación de nuestros sentidos. Un inquietante órgano en la lejanía se ve violentado en su estado por una guitarra distorsionada totalmente abducida por sonidos heavy psych.

Tras la salida de la cueva, el espacio infinito se presenta ante nosotros con un corte en el que armonías con reminiscencias a los daneses Causa Sui se dejan notar. Todo un espejismo que se transmuta por momentos a los mismísimos Deep Purple, gracias al trabajo del órgano. Se retoman los sonidos tántricos engulléndonos en un pozo de blues psicodélico a la vieja usanza. Los lamentos vocales se confunden con el humo de sustancias que alteran nuestros sentidos, bajo acordes de piano entremezclados con nítidos solos de guitarra, distorsionando en todo un ritual de liberación lleno de magia negra. Es la hora del vudú.

Llegados a este punto, no existen recodos en los que guarecernos. Flotamos hacia el espacio sideral en “The Preacher”. El trayecto hacia el infinito comienza con calma. La ingravidez domina la composición. Los teclados flanquean el viaje, custodiados por una hipnotizante línea de bajo. Los solos de guitarra distorsionada desbaratan la calma para proseguir avanzando por el itinerario marcado. Un tema lleno de efectos de pedales con el que Holy Mushroom, consigue un resultado abrumador.

holy-mushroom-band

“Eufrates”, el tema que la banda usó como adelanto de “Moon” el pasado mes de Diciembre, se desarrolla de menos a más. El sosiego inicial se va perturbando en tonos más pesados según avanza la composición. La psicodelia domina el espacio en un alucinógeno trance que se precipita en un torbellino final con vertiginosos registros stoner. Cada instrumento parece seguir su propio camino en una auténtica bacanal sonora.

Ecos tántricos abren “Grand Finale In The Blind Desert”. El uso repetido del wah wah crea un ambiente de espiritualidad, dónde los sentidos son llamados a la actividad cerebral y emocional. La banda mezcla distintos estilos musicales demostrando sus fuentes de inspiración y su gran versatilidad. Ecos jazzeros aparecen intercalándose con sonidos de psicodelia pesada y ciertos ritmos stoner. Si rasgamos en la piel del tema encontramos influencias setenteras en sus notas. Así mismo, grandes solos de guitarra colorean la conclusión de este soberbio “Moon

Cada vez que me encuentro con un registro de estas características creado por una banda española, la satisfacción invade mi estado de ánimo. Demasiadas veces infravaloramos los trabajos hechos por estas tierras en detrimento de otras apuestas que vienen más allá de nuestras fronteras. Craso error. La música bien hecha no tiene pasaporte y la prueba de ello son estos chicos de Oviedo.

Alejandro Castro (bajo), Pablo Argüelles (batería), Enol Cuesta (teclados) y Alberto Arce (guitarra) un año y medio después de su inicio como banda, ha conseguido aprobar con nota el duro examen que supone la presentación de un segundo trabajo tras las buenas expectativas creadas en su debut.

Esta casa tuvo la oportunidad de comprobar que las sensaciones ofrecidas en disco tienen una magnífica puesta en escena sobre un escenario. El show que dieron el pasado verano en el marco del festival Sonic Blast, en la vecina Portugal, fue todo un regalo para sus seguidores, y un importante punto de partida a la hora de que su música se expanda entre más discípulos.

En “Moon” los ovetenses se muestran más maduros y compactos incluso que en su homónimo debut. Un disco que te atrapa en su interior desde las primeras notas y del que no te sientes liberado hasta el último acorde del tema que lo cierra. La psicodelia con muchos toques espaciales domina todos sus surcos con maestría y efectividad. Pero no sólo de heavy psych hablamos. Escondido en las entrañas de sus temas, flotan el hard setentero, el stoner, el blues e incluso el jazz.

Como siempre deseamos cuando nos encontramos un trabajo tan notable, ojalá les sirva de lanzadera para poder actuar sobre más escenarios fuera de su Asturias natal, y que sus ecos traspasen nuestras fronteras.

Facebook || Bandcamp

Error: Embedded data could not be displayed.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *