Sandrider – “Godhead” (2013)

 (Good To Die Records) 

 

De las cenizas de Akimbo se inició este proyecto que vio su debut hace 2 años con aquel homónimo trabajo que les llenaron de críticas positivas, y que siendo un primer trabajo tuvo un gran reconocimiento. Las expectativas para la continuación eran muy altas, la banda Sandrider lo sabía y sin despeinarse, han dado una respuesta sin paliativos.

El debut de hace 2 años, fue celebrado por la crítica y por los más entusiastas del rock más pesado. La mezcla de esos riffs contundentes con esa creatividad de imágenes de fantasía era uno de los puntos en los que más se fijaban en una banda como ellos.

Jon Weisnewski (guitarra y vocal), Nat Damm (batería) y Jesse Roberts (bajo), han puesto todo su esfuerzo y maestría musical en este nuevo “Godhead” para lograr una más que digna continuación a su gran debut. Buena parte del disco suena a la típica banda que recomienza de cero, pero en líneas generales no creo que supere a su álbum debut ya que por momentos se hace algo predecible.

Matt Bayles (Mastodon, Russian Circles, Modo Ken…) se ha encargado de la grabación del disco en los Red Room Studios y fue el pasado 19 de Noviembre cuando el sello Good To Die Records dio luz verde al lanzamiento de “Godhead”.

Si lo que verdaderamente buscan es una verdadera inyección de adrenalina por sonido, dónde el señor riff es omnipresente en todo el disco y necesitas algo prospero para quedar bien con los amigos en una noche que pretendes hacer historia, entonces tu apuesta es el nuevo trabajo de Sandrider. Más pesados que nunca, la banda norteamericana ha vuelto con las pilas cargadas y con una inminente gira con Red Fang y los canadienses Bison B.C.

Desde la inicial “Ruiner”, la batería de Nat Damm nos advierte como si de un “We Will Rock You” se tratará, a partir de aquí las acometidas no dejarán de cesar en todo el disco y siendo a veces diferente y otras veces no tanto, el rodillo norteamericano empieza a funcionar a las mil maravillas. La canción parece más una intro larga donde calientan la maquinaria y hacen al oyente acomodarse en el asiento para disfrutar de su espectáculo que pronto comenzará.

Pasados el corte inicial, arranca la furia desgarradora de Sandrider. La primera en darnos la bienvenida a su particular carnicería es “Castle”. Beligerantes guitarras, un portentoso bajo marcando el tiempo en el fondo de la canción y la batería marcando un ritmo frenético. El perfecto chute que libera toda la ira de la banda.

 

La mezclas del estilo desértico con ciertos tintes al punk, convierte un disco como “Godhead” en pura electricidad. Las canciones “Tides” y “Gorgon” son dos grandes ejemplos para la frase anterior, dos verdaderos tornados que devoran todo cuanto esté a su paso. La propia “Godhead” deja uno de los mejores momentos del disco. Sus casi siete minutos de duración, deja una versión más épica de la banda en dónde despertar su lado creativo. La vibrante voz de Weisnewski y sus riffs de guitarra te obligan a seguirle en sus coros. Una canción cargado de emociones, puro Sandrider.

Del segundo tramo del disco, destacó sobre todo a los cortes “Overwatch”, “Champions” y “Beast”. Pistas realmente potentes y hechas para los verdaderos amantes a los riffs más carnívoros.

“Godhead” es una colección de canciones por parte de los norteamericanos que despertarán las ansias a los amantes de bandas como Red Fang. El similar estilo que llevan les ha obligado incluso a girar con ellos. Su nuevo disco es diferente a su debut, no mejor, pero engloba esa vieja magia de Sandrider. Un disco que respira vida propia. Recomendable.

 

Error: Embedded data could not be displayed.

 

Facebook ->  https://www.facebook.com/sandriderseattle

 Comprar ->  http://www.goodtodierecords.com/
 
 
 
 
 
 
 
Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *