Black Pyramid – “Adversarial” (2013)

 

Si había un disco que era de los más esperados en esta mitad de 2013, ese no era otro que “Adversarial”, tercer larga duración de una consolidada banda como es Black Pyramid que en un plazo más bien corto y con dos soberanos cañones por bandera como son sus dos primeras obras, se han ganado a un público redimido en su música y ellos lo han devuelto de la mejor manera que se le puede sacar una sonrisa al fan, ofreciendo nuevos trabajos.

Dicha sorpresa y toda la incertidumbre de este nuevo disco recae en el nuevo frontman de la banda tras la separación del grupo de Andy “Dinger” Beresky por motivos, según él, religiosos. Tanto el bajista David Gein como el batera Clay Neely, deciden continuar con la banda tras la dimisión del primero y conseguir un buen recambio como es Darryl Shepard.

 

Acto seguido después de todo esto, la banda confirma su asistencia al Deserfest de Berlín de este año, y así lo confirma el posterior cartel con el nombre de la banda unos días después. Lo curioso de todo esto es que si me dicen un nombre para sustituir la vacante de Andy Beresky no es otro que el de Shepard, un tío que hace respirar vida de sus propias canciones. Evidentemente y como suele pasar, con cambio de frontman suele haber un cierto cambio en su estilo, pero ni creo que este sea el caso, ni que se note tanto.

“Adversarial” salió a la venta a través de Hydro-Phonic Records el pasado 2 de Abril. Eli Wood se encarga del cover de este trabajo que con este cambio de cantante se enfrentan ante una nueva era para el trío de Massachusetts.

Superar el listón del primero fue algo que casi consigue su segundo trabajo, pero que se quedó con la miel en los labios. Está claro que este “Adversarial” tiene su punto negativo en su duración. Hablamos de 5 cortes de los cuáles uno de ellos, la que cierra el trabajo “Onyx And Obsidian”, era un tema que se había adelantado hace unas semanas, y que confirmaban las sospechas de que la banda había cambiado algo. El resto son cuatro canciones más que se te acaban muy pronto, pero que a mí me dejan con una sensación más que agradable para su siguiente trabajo.

Está claro que Andy Beresky machacaba más su guitarra a un lado más stoner, pero sin embargo a mí me gusta más la voz de Darryl Shepard, quién actúa con más libertad a la hora de empeñar diversos solos, mientras el primero se apuntaba a un tanto más rítmico. El disco te deja con ganas de más sí, y se hace corto, también, pero deja esa sensación de que el próximo trabajo de esta banda se va a disfrutar en todo su esplendor, solo le falta esa madurez entre ellos y la posterior compenetración, el talento ya lo tienen.

 

El estilo ha cambiado un poco pero tampoco se han alejado tanto del camino. La inicial “Swing The Scimitar” vaga en un primer tercio entre riffs machacones y una voz algo más gutural por parte de Shepard. Casi doce minutos, nos enseñan la nueva versión que tendrá esta banda ahora, y en la que es de esperar en este tipo de temas tan largos, suelen venir con varias partes. Está en concreto, después de una primera parte más metalera, en el segundo tercio muestran un lado más atmosférico y experimental y cerrar esa parte final hacia un stoner-doom más contundente que se asemeja más con el estilo de sus anteriores trabajos.

Con “Bleed Out” encontramos las primeras voces limpias por parte del cantante y soberbio trabajo del bajista David Gein al que en los primeros minutos del corte se oye perfectamente como castiga su bajo con sendos latigazos. El corte en sí, es la perfecta muestra para el deleite del cantante manejando voces limpias y guturales en un perfecto corte que engancha rápido y que se convertirá en un clásico de sus directos.

“Issus” es la canción más corta del trabajo, un tema instrumental que apenas llega a los cuatro minutos y que da una pequeña muestra de aquel discazo homónimo que se marcaron los norteamericanos, pero en una versión un tanto más rápida.

 

 

“Aphelion” camina por una senda más lenta en su lado rítmico, dónde el propio Shepard muestra sus credenciales a la guitarra y sus voces limpias destilan un lado más doom en el corte para marcarse un buen solo casi en la parte final de la canción y conectar de seguido con “Oxydian And Obisidian”, el corte más melódico del disco y el que ofrecieron de adelanto. Los acordes del principio nos muestran ese sonido nórdico que tenían ellos al principio, y no me extraña nada que lo pusieran de adelanto ya que es el tema que más clava aquel estilo. Gran tema que se convierte en uno de los estandartes del disco.

 

“Adversarial” es más simple que sus predecesores, no tiene la profundidad de los otros dos discos, ni tampoco la duración ya que es un disco que en su totalidad dura poco más de media hora. Pero hablamos de un cambio de estación y todo lleva su tiempo y compenetración.

Creo que más de uno se llevará cierta decepción con este disco y yo hasta les daría la razón pero hay que pensar positivamente y darles un voto de confianza. La baja de Andy Beresky fue un palo importante, pero Darryl Shepard no lo hace nada mal, de hecho, diría que se defiende bastante bien en un disco que, como decía antes, te deja con ganas de más, pero con esa sensación de que la banda puede volver a la senda exitosa que han dejado atrás tras sus dos primeras obras con el paso de los años, solo hay que tener paciencia que el tiempo es la mejor medicina. Respiremos con tranquilidad, peores sustos nos hemos llevado.

 

 

Black Pyramid – Adversarial
Hydro-Phonic Records 2013
Tracklist:
 
01. Swing The Scimitar 11:58
02. Bleed Out 05:39
03. Issus 03:56
04. Aphelion 08:32
05. Onyx & Obsidian 08:23
 
 
Facebook ->  https://www.facebook.com/pages/Black-Pyramid/49292323952
 
Buy ->  http://www.hydro-phonicrecords.com/home.html
 
 
Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *