Ecos De Sabbath; Black Wizard – “S/T” (2010)

 

 

Cerramos otra semana recordando a nuestras siempre figuras sombrías de Birmingham, posiblemente la banda con mayor influencia dentro del sonido pesado, discutido, catalogado y bendecido por todos nosotros a diario y que siguiendo esa marca que llevamos en las últimas entradas de esta peculiar sección, hemos dejado de lado lanzamiento de discos más antiguos, para centrarnos en otras bandas más contemporáneas. Al fin y al cabo, Black Sabbath no entiende de edades, podrán pasar décadas pero su legado solo hace que el tiempo lo engrandezca.

Si es usted uno de esos viejos seguidores de “La Habitación 235”, entonces recordará nuestros tiempos más primitivos. Hablamos del año 2012 y 2013, en esos meses dimos una larga batida por los bajos fondos canadienses con las diferentes reseñas de formaciones como Monobrow, Tobeatic, Anciients, Bison, Monster Truck, Pyres, Sandveiss, Black Tusk, Alaskan (ya entrados en el 2014) o Black Wizard. Algunas de ellas cesaron su actividad, pero otras han sigo acrecentando su carrera y de todas las que hay mencionadas, si hay alguna en la que fijar sus ojos bajo la estirpe de las eternas huestes de Birmingham, las resonancias procederían de Vancouver.

Black Wizard y su pedazo de homónimo álbum son los protagonistas de esta nueva entrega de “Ecos De Sabbath”, definiendo una vez más la grandeza de los británicos y la savia influencia implantada en tantas jóvenes bandas.

Corría el año 2010, justo un año antes de su fundación cuando este cuarteto canadiense se sacó dela manga un estreno por todo lo alto, que hacen que esos Witchcraft, Graveyard, Kadavar, Orchid, Ogre y todas esas bandas que han hecho brillar el estilo del heavy metal más primitivo en este milenio, tenga un claro acompañante de recreo al que puede que algunos de ustedes, no le haya prestado la atención suficiente a semejante discazo.

Precisamente nosotros en el año 2013 reseñamos su segundo volumen, “Young Wisdom” (reseña aquí) con unos tintes sabbathicos más perfeccionados en su homónimo estreno.

Tantas formaciones con las palabras “wizard” o “black”, puede crear cierta confusión. Yo soy de los que piensa que estos canadienses, están lejos de esos clichés para darle más originalidad al nombre de su proyecto y así equilibrarlo con la fuerza de sus composiciones. De esto hay mucho en su debut, empezando con su inicio en “Long Way Home” y ese riff que nos escupe a la cara pasado a los 4 minutos como pleitesía a las sagradas escrituras británicas.

Con todo esto, la banda sabe encajar bien esos golpes al heavy metal más clásico, solo que bajo un empuje de riffs abrasivos dónde muchos medios lo han catalogado como stoner. Falso, no hay nada de stoner aquí, tan solo una homilía que rinde el mejor tributo al gran árbol genealógico de su estilo, con una marca personal como pocas veces se ha visto antes basado en las técnicas más pegadizas del hard rock.

La naturaleza de la oscuridad setentera es indiscutible que pasa por la sangre de estos 4 músicos. Hay una clara sensación a los matices clásicos en las muchas canciones de este disco. Black Wizard no parecen noveles en este álbum, rápidamente vemos a un cuarteto bien encajado en todas sus piezas con ese fulgurante inicio. “Kill The City” es más de lo mismo, llevando ese ADN al heavy metal arcaico, con un buen trote en su sección rítmica, mientras Adam Grant se mantiene bastante correcto en las voces sin tener que sobresalir mucho del camino.

Todo parece que vaya sin el mejor esfuerzo posible, y cuesta creer que tras un año de su fundación se sacaron este disco, pero hay quedan pistas como “Evergreen” o el cierre con “Black Fog” para la explosión definitiva de sus guitarristas, y sobre todo, marcando constantes giros de guion en las composiciones, con una madurez que pocas veces se puede encontrar desde el inicio de una carrera musical.

Sin duda un clásico de este milenio en lo que se refiere a esos trabajos con manía persecutoria por la alargada sombra de Black Sabbath, solo que a diferencia de muchas calcomanías, o descaros sin venir a cuento dónde muchos correctamente se han lanzado con lo de “plagio”, no es precisamente el caso de estos poderosos Black Wizard, consiguiendo de esta manera, una de las detonaciones y posteriormente, uno de los grandes debut del 2010. Indispensable obra maestra.

 

Error: Embedded data could not be displayed.
Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *