Ecos De Sabbath; High Tide – “Sea Shanties” (1969)

 

Volvemos con otro de esos capítulos a nuestra arcaica sección de “Ecos De Sabbath”, y como plato definitivo para cerrar esta semana, vamos con el debut de una banda, antes de la preciada década de los 70, llevando ese proto metal, hasta un estilismo único e original para hacer de una banda como High Tide, de esas formaciones dispuestas a romper los cánones de por aquel entonces.

Nuevamente el territorio británico para darnos más de su provechosa historia y su infinidad de bandas que han agrandado el género rock en todas sus vertientes y por toda su historia.

El debut de los británicos llegaría con “Sea Shanties” precisamente en el año 1969, a poco meses del cambio de década y bajo el foco de ese heavy rock de la época, de claros tintes sabbathicos pero también con la connotación del violín como elemento indispensable en los escritos de High Tide.

La salida de este disco se produjo en Octubre del 69 teniendo muy buenas críticas, pero como tantas formaciones de su estirpe, su tiempo de vida fue corto, y el colapso mental de su batería Roger Hadden durante la grabación de la tercera entrega de su discografía, hizo imposible la continuidad de High Tide, separándose definitivamente en 1970. A partir de aquí,  salieron varios discos bajo su nombre pero con una alineación totalmente diferente.

Sea Shanties” es la explosión de ellos bajo su formación original, la que fabricó tanto este como su segundo y homónimo álbum. Basado en ese proto metal diverso, enriquecedor y sobre todo desde una perspectiva progresiva, ya que desde esta enmarañada sección, se encuentra la huella más original de unos High Tide, claramente impulsados por el violín de Simon House, también en los teclados, como elemento más original.

En cierta medida, el disco nos engaña en su entrante, con un riff providencial denotando el gran músculo de la banda, sobre todo en la actuación de su guitarra y voz Tony Hill, dando inicio en “Futilist’s Lament”, con un timbre muy cercano al de Morrison.

Las sorpresas se suceden, no tardan mucho en llegar, y la primera de ellas llega con “Death Warmed Up”, corte instrumental para poner a prueba la química de los 4 británicos. Soberbio de todos sus aspectos, entran en un bucle dónde resuena su mejor fuente musical, riffs, violines y una sección rítmica que bombea con fuerza se entremezcla ente su mayor originalidad en 9 minutos que suenan divinamente demenciales.

Más allá de todo esto, “Sea Shanties” prevalece por su melancolía, muy impuesta en el violín, y proporcionando momentos sumamente interesantes para los más entusiastas del progresivo, ya que en esta fecha, el complejo género de por sí vivía de sus primeros días y las bandas eran contadas con los dedos de la mano.

Por lo demás y entrando un poco en el destripe de “Sea Shanties”, cabe destacar ese impulso de tímido blues en “Missing Out” dentro de su sonido más valvular. La dupla entre los riffs escalonados y la definición del violín en “Pushed, But Not Forgotten”, o sus momentos más suaves en lo más parecido a una balada en el cierre “Nowhere”.

Entre el proto metal y el progresivo, o lo que se suele decir en su conjunción proto-progresivo para unos adelantados a su tiempo en la fabricación de este “Sea Shanties” en un año como fue 1969. Rezumando muchos misterios y bajo un aura muy pesimista en sus letras, High Tide se estrenó con este disco mostrando un muro poderoso dónde predomina toda su base instrumental de lo más entusiasta en innovadora para por aquel entonces. Una fascinación basada en su siniestralidad con más de 50 años a la espalda como un gran pionero de su estirpe.

 

Facebook Twitter Plusone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *